sábado, 12 de abril de 2014

Fwd: La condena histórica de la Línea 12 del Metro.

La condena histórica de la Línea 12 del Metro.

Por Miguel Valencia Mulkay

Marcelo Ebrard se topa por primera vez con Tláhuac en 2004, por los linchamientos en el pueblo de San Juan Ixtayopan: lo destituye Vicente Fox como titular de la Secretaría de Seguridad Pública del DF. En adelante no olvidará a esta delegación. En 2007 hace público su proyecto de Línea 12 del Metro a Tláhuac y desata las primeras reacciones de los ejidatarios de esa delegación que tiene una importante población campesina y muy viejas tradiciones comunitarias y de nuestra Red, ECOMUNIDADES, vieja opositora a las grandes infraestructuras de transporte y a los megaproyectos.  El anuncio de la construcción de la Línea 12 a Tláhuac nos sorprendió mucho: la información que teníamos en 2007, al respecto del costo de las líneas del Metro, señalaba  que eran el tipo de inversiones prohibitivas en ciudades tan empobrecidas como la ciudad de México;  era ya excesivo su costo para un país muy endeudado como México.  Había pasado la época en la que México podía darse el lujo de construir líneas de Metro.  Por otra parte, el Metrobus había demostrado ya, no sólo que podían construirse cinco o siete kilómetros de transporte masivo de este tipo, por cada kilómetro de Metro, sino que el transporte público en la superficie de la calle es preferido por el usuario de la ciudad de México.

Desde hace décadas, el Metro confirma su fracaso en la Cuenca del Valle de México: impulsa la urbanización de muy lejanos territorios, a más de 20-30 kilómetros de sus terminales; para la gran mayoría de los usuarios del Metro, el viaje diario en este tipo de transporte es sólo una de sus tres o cuatro etapas. Esta urbanización, cada día más lejana, produce un continuo aumento en los tiempos promedio diarios  de transporte y en las distancias promedio diarias recorridas (ahora, más de cuatro horas diarias promedio, para la clase trabajadora); también, genera el despoblamiento de las delegaciones centrales del DF, la degradación urbana del Centro Histórico del DF y de los pueblos antiguos de esta cuenca, y el aumento continuo en el uso del auto, microbuses y autobuses que alimentan al Metro. El continuo alejamiento de las viviendas provocado por el Metro, aumenta el consumo de gasolina y electricidad (y por lo mismo, la contaminación del aire), destruye los bosques y campos de cultivo periurbanos (fundamentales para la permanencia de la ciudad y sus emergencias), concentra demasiada urbanización, industrialización y habitantes en la cuenca del Valle de México, proporciona el soporte o la estructura a la ecocida y genocida megalópolis del Valle de México.

En 2008, la Línea 12 fue denunciada en la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial del DF, PAOT: la construcción de su terminal a la mitad de un campo de cultivo( el ejido de San Francisco Tlaltenco), tiene el propósito de elevar el precio de los terrenos en los territorios campesinos de Tláhuac, Milpalta, Chalco y otros municipios en las sierras Chichinautzin y Nevada (Popo e Ixtaccíhuatl); esta elevación de los precios provoca el cambio a usos urbanos, en el uso del suelo de zonas agrícolas o de protección ecológica, en beneficio de grandes inversionistas ligados al gobierno del DF. La terminal de Tláhuac está en línea recta a solo 40km de Yautepec, Morelos. El proyecto de la Línea 12 del Metro involucra una gran especulación con terrenos localizados en vastos territorios en el sur de la cuenca del Valle de México y el norte del estado de Morelos, y la eliminación de las reservas ecológicas y la vida campesina en estos territorios. Entre los objetivos principales de la línea 12 del Metro está la construcción de centros comerciales, grandes bodegas, industrias, hospitales, unidades habitacionales, instalaciones para la incineración de basura, cuarteles policiacos y sobre todo, de nuevas vías rápidas que unan los municipios del estado de México y del Estado de Morelos, con el Distrito Federal. Se trata de un proyecto para crear en los próximos años una nueva gran conurbación sur, tipo Ecatepec, sobre reservas ecológicas y montañas que sirven para la recarga de acuíferos y la existencia de una rica biodiversidad. La PAOT fue incapaz de pronunciarse contra este megaproyecto.

La línea 12 se impone con gran violencia: se utilizan miles de policías y granaderos, para sofocar las protestas de los ejidatarios; se emplean cientos de agentes gubernamentales, para hostigar, manipular, desinformar a los afectados por la obra; se usan entidades públicas y privadas, expertos, comunicadores, para avalar y alabar los beneficios y ventajas de este megaproyecto. La secretaría del Medio Ambiente del DF(la ambientalista Martha Delgado), aprueba una Manifestación de Impacto Ambiental de esta línea que supera los niveles habituales de mentira, falsa ciencia y falta de ética en este tipo de documentos.  Los delegados en Tláhuac, diputados locales y militantes del PRD-DF intervienen para dividir a los ejidatarios  y desalentar las protestas. La justicia del DF se pone a favor del proyecto y contra los derechos humanos. Se producen encarcelamientos de ejidatarios en resistencia e inclusive asesinatos (Manuel Cadena). No es para menos: se trata de una gran expoliación de tierras campesinas: se ofrecen pagos insignificantes por las tierras ocupadas por la Línea 12 del Metro; tierras que ya han duplicado o triplicado sus precios originales. En toda esta violencia se aprecia un gran desprecio por la vida campesina, de parte del gobierno del DF, del gobierno federal, de los legisladores y jueces de todos los niveles: del Estado mexicano. En Marcelo Ebrard destaca su odio contra los campesinos de Tláhuac.  

Las fallas detectadas en el funcionamiento de la Línea 12 sólo vienen a confirmar la naturaleza corrupta, autoritaria, extravagante, desmesurada, de este proyecto: es evidente que fue necesario aprobar diseños y ahorros indebidos para lograr su inauguración antes de la salida de Ebrard. Se recurrió a proveedores españoles (CAF) de poco prestigio internacional. La ambición presidencialista de Ebrard está en el origen de este proyecto desastroso. Hay que reconocer que la opinión pública acepta este proyecto debido a la gran desinformación que existe en las universidades y en la sociedad, sobre los efectos perversos del transporte en las comunidades y en el Medio Ambiente, y debido a la vigencia de ese gran mito creado por intelectuales de izquierda que atribuyen grandes virtudes a ese concepto caduco de transporte que llamamos Metro, que no es una buena alternativa al uso del automóvil. Marcelo Ebrard se salió con la suya al construir la Línea 12 del Metro. Esperamos que la historia condene la destrucción que hace este megaproyecto, de la vida campesina del DF, de los campos de cultivo y de los bosques del suroriente de la Cuenca del Valle de México, así como de la vida de tantos usuarios del transporte público de la ciudad de México que gracias a la Línea 12 viajaran más de cuatro horas diarias para ir a trabajar. No lo olvidaremos nunca.       

México DF, 10 de abril de 2014  

viernes, 4 de abril de 2014

Ecopolítica de los núcleos urbanos.- Víctor Toledo.- Iniciativas en la ciudad de México

El dilema

Entre amantes de la naturaleza, la decisión de huir de la ciudad o permanecer en ella y luchar contra el imaginario dominante tan colonizado de los habitantes de las ciudades ha sido un viejo tema de discusión. ¿Cuál es la mejor vía para defender la naturaleza? 
permanecer en la ciudad de México y comprometerme con el ecologismo urbano. 
Me parece que huir de las ciudades en muchos casos implica huir de los retos y problemas de la vida moderna, y por otro lado, los habitantes de las ciudades, cuando van a vivir al campo, habitualmente contaminan la vida silvestre y la vida de los pueblos indígenas o campesinos. 
En 1991 apoyé la fundación del Foro Regional Ecologista del Valle de México, para ocuparnos del desastre ecológico de este territorio; en 1993 apoyé la fundación de la Liga por el Aire Limpio, para resistir el uso del transporte, en especial, el auto; en 1996 promoví la fundación del Calpulli Nápoles para difundir conciencia ecológica en la colonia Nápoles y otras cercanas y elaborar propuestas específicas para esta colonia y para la ciudad de México en su conjunto(urbanismo de barrio); conseguimos la aprobación del Programa Parcial de Desarrollo Urbano para las colonias Nápoles, Ampliación Nápoles, Ciudad de los Deportes y Nochebuena. En los años 90 el Foro Regional organizó 26 foros regionales ecologistas en diversas colonias y pueblos del Valle de México, para difundir alternativas a los problemas de energía, agua, biodiversidad, residuos, anticulturas. Hace diez años, varios compañeros lanzamos la iniciativa Belén de las Flores, para promover la urbicultura y otras ecotecnias en el poniente de la ciudad; en ECOMUNIDADES hemos trabado amistad con luchadores campesinos junto a la ciudad de México. 
Hoy en día, la iniciativa Comunidad Madre Selva del compañero Mauricio Villegas y su madre, retoma las experiencias de Belén de las Flores y otras de los últimos 25 años. Los activistas del descrecimiento en países europeos, en Australia, en Montreal, en EUA,  ensayan en estos momentos una gran cantidad de estrategias ecologistas productivas en ciudades; se multiplican en el mundo los ensayos de subsistencia ecológica y vida alternativa en las ciudades ante los embates de la globalización. 
En los próximos días, la Red en Defensa de la Ciudad de México convoca a una reunión de defensores de la naturaleza y el tejido social de este territorio, para discutir la manera de fortalecer el cambio de vida en la ciudad de México y la defensa de sus riquezas naturales y culturales. Esperamos a quienes quieran asistir. 

Miguel Valencia
----------------------------


Ecopolítica de los núcleos urbanos
Víctor M. Toledo
La Jornada, 1 de abril de 2014, Opinión, p 31

En la semana que pasó este autor tuvo oportunidad de participar en varios encuentros y de dialogar con diferentes sectores sociales: estudiantes, profesores, investigadores, ciudadanos de a pie, jóvenes militantes. En todos ellos surgió una pregunta, casi un reclamo: ¿Y las ciudades? Por diversas razones la mayoría de las experiencias y proyectos ecopolíticos exitosos y que han mostrado una cierta permanencia se encuentran en las zonas y poblados rurales. Estos proyectos se han construido ahí donde los pueblos, resistiendo y remontando situaciones de crisis o amenazas a su existencia, se han organizado para transitar hacia modelos de contracorriente ligados a la producción y/o los servicios.

¿Qué acciones y tareas deben promoverse en las ciudades desde la óptica ecopolítica? ¿Dónde se ubican en esta perspectiva los asalariados urbanos (obreros, empleados, profesionistas, trabajadores)? ¿Por qué hay tan pocas experiencias de inspiración ecológica en las ciudades, donde habita ya la mayoría de la población? Nos parece que, de alguna forma y por diversas circunstancias, se ha caminado una primera etapa de carácter esencialmente rural, y que justamente la clave para involucrar a los núcleos urbanos se encuentra en su articulación con los agentes o actores del campo ya sumergidos en las resistencias y proyectos socioambientales. Se trata de realizar una conexión suprema de sectores rurales que trabajan ya en modelos alternativos de producción y servicios, con sectores de consumidores real o potencialmente preocupados por lo que respiran, comen, beben, desechan. Se trata de gestar cadenas alternativas de producción, cada vez más extensas y robustas, redes de producción, circulación, transformación y consumo, construidas bajo una lógica diferente a las del capital, la ganancia individual y la usura. Para ello se deben construir proyectos inspirados en la agroecología y la economía solidaria. Pero no sólo eso, hay también un conjunto de tareas propias que pertenecen a los habitantes de las urbes, tales como las formas socialmente controladas de generación de energías renovables y de agua, el reciclaje de desechos, el uso de materiales adecuados, y la generación de alimentos dentro de los hogares, conjuntos habitacionales, edificios y barrios, bajo ecotécnicas diversas. Veamos qué tanto se ha avanzado en estos rubros.

En los países industrializados la iniciativa más vigorosa y conocida es la llamada comunidades en transición ( transition towns), que se inició en dos poblados de Irlanda e Inglaterra en 2006 y que hacia 2013 registraba ya mil 107 proyectos en 43 países (ver). Con la mayoría de las experiencias en Europa, Estados Unidos, Canadá y Australia, las comunidades en transición realizan proyectos de autogestión inspirados en la idea de que las acciones locales pueden cambiar al mundo. Sus principales líneas de trabajo son la producción de alimentos sanos, el uso de energías alternativas, el mejoramiento de calles y áreas comunes, la creación colectiva de panaderías, bares y centros de reunión, etcétera.

Frente a la crisis económica que ha afectado de manera severa a países como Grecia, Portugal y España, han surgido iniciativas autogestionarias de emergencia en ciudades y barrios de enorme interés. En España existen novedosas experiencias en barrios de Madrid (Lavapiés, Prosperidad) y Barcelona (Sants, Sant Antoni). Muchos de estos proyectos han surgido a consecuencia de las acciones de losokupas, el equivalente urbano del brasileño Movimiento de los Sin Tierra (MST). Uno de los más celebres ejemplos es la lucha por tomar y gestionar desde la ciudadanía la antigua fábrica textil de Can Batlló en Barcelona, la cual ha creado ya una biblioteca popular, un centro social, la producción de alimentos en los baldíos, mejoras en arquitectura, todo bajo la acción colectiva y la participación solidaria de profesionistas de todo tipo. En Granada, donde existe un vigoroso movimiento por alimentos sanos u orgánicos, los colectivos urbanos han creado centros de acopio, venta y distribución, y trabajan por articularse con los pequeños agricultores campesinos de la vega de Granada y la Alpujarra (en la Sierra Nevada), quienes aún utilizan sistemas tradicionales de riego de origen árabe hasta con mil años de antigüedad.

El caso más célebre es sin duda el ocurrido en las principales ciudades de Cuba. Ante la caída de la Unión Soviética que le cambiaba azúcar por petróleo, el país entró en una crisis de energía y por ende económica y alimentaria. Colapsado el sistema agroindustrial socialista con base en el petróleo, los cubanos se quedaron sin alimentos básicos. Sólo un movimiento autogestionario de los barrios de La habana y otras ciudades, inspirado en la agroecología logró generar alimentos en los baldíos y parques urbanos. Hacia 2009 existían ya 383 mil unidades urbanas, que en unas 50 mil hectáreas dan origen a una producción de más de 1.5 millones de toneladas de hortalizas (ver El poder de la comunidad).

Para los habitantes de las ciudades la ecología política entra por el estómago y los pulmones, es decir, por los alimentos, el agua y el aire que respiran. Ante el aumento de enfermedades cuyos orígenes están en los alimentos agroindustriales, rebosantes de venenos, conservadores químicos, traídos desde sitios lejanos, y en consecuencia con un alto costo energético de un transporte contaminador, y del aire lleno de sustancias y partículas tóxicas, la acción ecopolítica requiere de la participación de las familias de manzanas, conjuntos, edificios. La acción debe centrarse en su propio hogar y en la promoción de demandas colectivas sobre el entorno. Igualmente en las escuelas, fábricas y oficinas, se deben levantar demandas por alimentos sanos, prácticas no contaminantes, reciclaje de basura y desechos, emanación controlado de substancias y gases, transporte público gratuito y no contaminante, ciclopistas, etcétera. De gran importancia es la creación de mercados alternativos o de redes de productores y consumidores de alimentos sanos y otros productos. Tras una década, en México existen una veintena de tianguis orgánicos en 15 entidades del país (ver).* En suma, la dimensión urbana de la emancipación social y ambiental es el paso siguiente.

miércoles, 2 de abril de 2014

La torre "chueca" de Pedregal 24, la construcción del caos en la ciudad de México

La torre “chueca” de Pedregal 24, la construcción del caos en la ciudad de México

Pedregal 24 es un terreno de unos 4,500 m2 que se localiza en la colonia Molino del Rey junto a la vía del antiguo Ferrocarril a Cuernavaca, hoy ciclopista, en el tramo que colinda con un pequeño parque de la segunda sección de Chapultepec (el “parque de la Luz”, llamado así por los vecinos, por estar junto al sistema de luces que marcaban hasta hace un año el punto  donde cayó el avión que transportaba a Camilo Mouriño y por los monumentos en memoria de las personas muertas en ese accidente); el parque está contiguo al periférico y a la fuente de Petróleos Mexicanos, y a una cuadra del Paseo de la Reforma. En este predio se encontraba el edificio del antiguo Súper Servicio Lomas (Cadillac), diseñado en los años 50 por el arquitecto ruso Vladimir Kaspé, que fue demolido en 2011, a pesar de estar catalogado por el INBA. En 2007, el grupo Dahnos (Daniel hermanos) e Hispamex, un grupo inmobiliario español de Amancio Ortega (Grupo Zara), lanzan el proyecto de la torre Bicentenario de 70 pisos, con el apoyo de Marcelo Ebrard y el Arq. Felipe Leal, anterior secretario de la SEDUVI. El proyecto fue defendido por el representante de Dahnos, el Arq. Jorge Gamboa de Buen, quien fuera hace unos 20 años alto funcionario del desarrollo urbano de la ciudad de México y que en su declaraciones en la ALDF “destacó la necesidad de construir grandes edificios para favorecer la competitividad de la ciudad de México. Hay una correlación muy estricta entre las construcciones de edificios y la prosperidad económica de una ciudad”. (Hay una correlación muy estricta entre la construcción de grandes edificios y la quiebra del erario de la ciudad y el caos urbano y ambiental)

En su momento, vecinos de Molino del Rey, Las Lomas de Chapultepec  y otras colonias rechazaron este proyecto que también fue objetado por el gobierno federal, por su cercanía a Los Pinos, por estar en una ruta de entrada de aviones a la ciudad, por estar catalogada la edificación de Kaspé. El proyecto fue cancelado por Marcelo Ebrard a finales de 2007, sin embargo, en 2010, junto con el delegado Demetrio Sodi , autoriza la demolición del viejo edificio de Kaspé catalogado por el INBA y la construcción de la torre corporativa Virreyes de 25 pisos, diseñada por el Arq. Teodoro González de León. Esta torre tiene una fachada inclinada unos 30 grados de la vertical, lo que permite aumentar bastante la superficie de los pisos superiores: el primer piso tiene una superficie de 1,600m2 mientras el piso 25 tiene una superficie de 3,400 m2; por ello los vecinos la llaman la torre “chueca”. Además, tiene una característica única en el mundo de los rascacielos: tiene un estacionamiento subterráneo de 14 niveles  que puede requerir más de una hora para entrar o salir de este gran hoyo en horas pico: un enorme riesgo de protección civil. Por sus muy altos pisos: 4.5m, el edificio tiene gran altura (130m aprox).  Tiene un área rentable de 66,000m2 y puede tener unas 5,000 personas trabajando. Para lavar imagen, cuenta con un “museo de sitio”, hecho a partir de un pequeño resto del viejo edificio del Súper Servicio Lomas de Kaspé que se conserva en la punta angosta del terreno.

Desde hace años, la colonia Molino del Rey y sus alrededores tienen habitualmente 12 horas de congestionamientos, por esta razón el Grupo Danhos busca la autorización para construir un túnel bajo la superficie del Bosque de Chapultepec, con el fin de conectar el estacionamiento subterráneo de la torre “chueca”, con el Paseo de la Reforma y la lateral del periférico y , en el otro extremo de la torre, prolongar la calle Teapa, que pasa a un costado de la torre, sobre el parque que pertenece a la segunda sección del Bosque de Chapultepec, con el fin conectarla con la lateral del periférico. En apoyo a estos proyectos, el gobierno del DF abandona desde hace algunos años el cuidado de este “parque de la Luz” y manda talar los eucaliptos mayores- los árboles dominantes en esta sección de Chapultepec son eucaliptos-  para justificar  su poco “valor ambiental” y su desaparición. El antiguo proyecto de la torre Bicentenario consideraba la posibilidad de construir en este parque un estacionamiento subterráneo de 100,000 m2, con capacidad para más de 6,000 autos. Es un parque muy codiciado.

 Vecinos de Molino del Rey, Lomas Virreyes y Polanco rechazan rotundamente la construcción de este túnel y esta nueva calle sobre el Bosque de Chapultepec. Difunden copia de un supuesto convenio entre la coordinadora vecinal de Molino del Rey, Aristela Cerna, y el consorcio Pedregal- Hispamex en el que los vecinos “exigen” la construcción de este túnel y esta prolongación de la calle Teapa en los terrenos del Bosque de Chapultepec; firman como testigos David Razu, director general de gobierno de la Miguel Hidalgo y un director de desarrollo urbano de esa delegación. No se sabe de consulta alguna a los vecinos con respecto a este supuesto convenio. La torre “chueca” se construye con el respaldo de amparos, para evitar verificaciones a la obra que ya provocó la muerte de tres trabajadores. De acuerdo con los vecinos, estos amparos provienen del juez Álvaro Tovilla, que al parecer ha tenido acusaciones por los elevados ingresos en sus cuentas de banco. El Consejo Rector del Bosque aún no se pronuncia sobre la autorización de estas obras sobre el Bosque de Chapultepec: está dividido. El delegado Víctor Romo espera la reacción de los vecinos, para decidir sobre estas obras sobre el parque.    

Salta a la vista que esta torre “chueca” tiene efectos cataclismicos sobre la segunda sección del Bosque de Chapultepec, Molino del Rey, Las Lomas de Chapultepec, periférico norte, Polanco y en general sobre el poniente del Distrito Federal: cae como una bomba atómica que explotará en cámara lenta a lo largo de varios años, alterando el equilibrio del uso del suelo y la movilidad en la zona, provocando la expulsión de la vivienda tradicional, eliminando áreas verdes y edificaciones de valor arquitectónico como la obra de Kaspé, fomentando la construcción de nuevas torres de igual o mayor tamaño, verticalizando la zona, contribuyendo a la mala calidad del aire, elevando los costos urbanos y la ruina de la ciudad . Indudablemente, esta torre es un tumor urbano que provocará mucha muerte y enfermedad urbana en su alrededor. Los inversionistas de esta torre consiguen sus utilidades a costa del perjuicio económico y social de los habitantes de la ciudad de México. Este proyecto es emblemático de la mentalidad enemiga de la ley, el tejido social, la ecología y la ciudad, de los inversionistas extranjeros, como el Grupo Danhos-Hispamex y de los políticos-empresarios, como Marcelo Ebrard, Miguel Ángel Mancera, Felipe Leal, Simón Neumann, Martha Delgado, Tanya Muller, Jorge Gamboa de Buen, Teodoro González de León. Su lema Construir para destruir, Destruir para construir.  Los dogmas de la competitividad, impuestos por los inversionistas extranjeros y sus socios mexicanos, chocan frontalmente con la conservación de las áreas verdes, los suelos limpios, el agua limpia, el aire limpio, la biodiversidad, el tejido social, las culturas, la convivencia humana, la creación de ciudad. El gobierno del DF está secuestrado por los inversionistas extranjeros que proyectan la explotación exhaustiva de la ciudad de México en el menor tiempo posible. O les ponemos un freno o acaban con la ciudad de México en pocas décadas. Debemos poner un alto a la corrupción en el gobierno del DF y al caos urbano y ambiental construido por las grandes edificaciones. 

--------------

Miguel Valencia

Ecomunidades

domingo, 30 de marzo de 2014

Movilización, frente al desastre urbano y ambiental de la ciudad de México.

Movilización, frente al desastre urbano y ambiental de la ciudad de México.

Palabras en la reunión informativa ¡Salvemos Chapultepec! del sábado 29 de marzo de 2014

Proyectos aberrantes como el que hoy  vemos ante nuestro ojos aquí en Pedregal 24, en la segunda sección del Bosque de Chapultepec,  reflejan la gran corrupción que impera en el desarrollo urbano de la ciudad de México: una enorme torre de más de 30 pisos en un barrio (Molino del Rey) colapsado por los diarios congestionamientos junto al bosque y al periférico, a dos cuadras de Reforma: la voracidad de las empresas inmobiliarias no tiene límite. Estamos en estos días frente a una gran ola de proyectos urbanos destructivos en la ciudad de México que violan las leyes, los reglamentos, las normatividades y, sobre todo, que se hacen sin tomar en cuenta la saturación de la zona y sin consulta a los vecinos afectados; por lo mismo, son enemigos de la naturaleza y del tejido social. Estas obras y estos proyectos destruyen con gran rapidez  los jardines, los parques, los bosques, el uso del suelo, la movilidad urbana, el medio ambiente, la calidad de vida de los ciudadanos. Se trata de atracos, agresiones, atropellos, canalladas realizadas por grandes empresarios inmobiliarios y de la construcción, de común acuerdo con las autoridades del Distrito Federal  y delegacionales. La ciudad de México es hoy devastada por empresarios inmobiliarios como Simón Neuman, secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda, y personajes como Miguel Ángel Mancera y Tanya Muller, insensibles a las causas de fondo de la destrucción de áreas verdes y de la convivencia urbana, sometidos a las exigencias de los grandes empresarios. En estas circunstancias, no podemos esperar mejoría alguna en los asuntos de la calidad del aire, el tiempo perdido en el transporte y el control del uso del uso; las autoridades, los diputados, los partidos, están cada día más alejados de la realidad ciudadana y más cercanos a los intereses de los grandes empresarios. Ni el gobierno del DF ni los jefes  delegacionales ni los diputados locales representan realmente a los habitantes de la ciudad de México, es evidente que representan más bien a intereses privados.   

Para frenar el creciente desastre urbano y ambiental de la ciudad de México, los ciudadanos tenemos que movilizarnos y trabajar mucho, antes de que sea peor la situación social y ambiental. No hay manera de que podamos frenar proyectos urbanos como el de Pedregal 24 o la torre Mitikah o la Supervía, que afectan a toda la ciudad, en luchas locales aisladas. Los ciudadanos interesados en la calidad del aire, del agua, en la salud de los árboles, de los animales, en tener una ciudad amable y verde, necesitamos trabajar unidos frente a las acciones y omisiones de las autoridades que alientan, promueven o facilitan:

  • la poda y tala de árboles indebida; la falta de medidas fitosanitarias que permiten la existencia de tantos árboles enfermos en esta ciudad; la pavimentación de jardines, parques, bosques; la desertización; la plantación inculta de árboles y plantas;

  • las alteraciones en calles y otras vialidades para favorecer a grandes empresarios; los diarios congestionamientos o los accidentes de tránsito o la pérdida de tiempo en el transporte; la circulación de pesados tráileres de doble remolque por toda la ciudad; los proyectos de vialidad y transporte que destruyen áreas verdes y el equilibrio social de los barrios, las colonias y los pueblos; las pavimentaciones excesivas que impiden la filtración del agua al subsuelo y facilitan las inundaciones y el calentamiento indebido del aire de la ciudad; la quema de combustibles que degradan la calidad del aire; los procesos industriales contaminantes.  

  •  el cambio en el uso del suelo; las edificaciones con exceso de altura o mala integración con el pueblo, la colonia o el bario; los proyectos urbanos con importantes afectaciones a las áreas verdes y al tejido social; las normatividades, reglamentaciones y leyes de desarrollo urbano contrarias a la buena convivencia de los vecinos y al equilibrio urbano y ecológico.

  • la muerte de animales o su maltrato; la conservación de la vida silvestre junto a la ciudad.

  • la producción de basura y residuos; la falta de separación de los residuos; la recolección excesiva de basura; el excesivo transporte de residuos tóxicos, peligrosos o basura; el confinamiento o incineración de residuos.

  • el despilfarro del agua o su contaminación; la producción de descargas de agua que contengan excrementos, residuos industriales y aguas de lluvia; la utilización de tecnologías que fomenten el consumo excesivo de aguas.

  • la producción de gases que desestabilizan el clima de la Tierra; la prevención de desastres ocasionados por el desastre climático: inundaciones, olas de calor, incendios forestales.

  • las actividades mercantiles que afectan mucho la seguridad y la economía de los vecinos; los proyectos industriales o de servicios que degradan el futuro de la ciudad;  

  • la falta de consulta a los vecinos afectados por la aplicación de programas, proyectos, normatividades, reglamentos y legislaciones.

  • la falta de transparencia de las autoridades en la asignación de proyectos, concesiones y permisos. 

  • la información que emiten las autoridades y entidades autónomas sobre la ciudad de México y su calidad de vida.

  • La corrupción que invade todas las decisiones gubernamentales; el saqueo de los dineros públicos que ocasiona tantas muertes, enfermedades y destrucción de la naturaleza.   

Es urgente crear una organización ciudadana que se ocupe de unir a los interesados en los árboles, los jardines, los parques, los bosques, el agua, los animales, la calidad del aire, el uso del suelo, la movilidad urbana, los residuos, las culturas, el desastre climático, el gas y petróleo y la micro economía de la ciudad de México; una organización que se ocupe de articular los esfuerzos de los ciudadanos sensibles a los problemas y amenazas ambientales y sociales y los defienda y ampare frente a la violencia de las autoridades y los grandes empresarios; una organización integrada por los activistas que defienden los ejidos, los barrios, las colonias.

Propongo que se convoque a una próxima reunión para discutir la forma de unir voluntades ciudadanas en defensa de la naturaleza y la convivencia comunitaria.; propongo que esta reunión se realice antes de semana santa en un lugar céntrico de la ciudad.  

Miguel Valencia Mulkay



-- 
Miguel Valencia
ECOMUNIDADES 
Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México

sábado, 22 de marzo de 2014

Día Mundial del Agua ::: Sistémicos, la contaminación y el despilfarro del agua limpia

Sistémicos, la contaminación y el despilfarro del agua limpia

Por Miguel Valencia Mulkay

Conferencia presentada en la Facultad de Derecho de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, en el foro Bosques y Agua del 20 de marzo de 2014

El agua embotellada, las llaves de agua, el botón o manivela del excusado educan al niño: le enseñan a consumir el agua en exceso, a contaminarla, a deshacerse de ella mezclada con excrementos, detergentes y otros desechos; le transmiten imágenes, percepciones, valores sobre el agua. Más tarde, el niño aprende que difícilmente puede escaparse de la botella de agua, el excusado inglés, la plomería, las tuberías, las válvulas, las bombas, los canales, los trasvases, las presas; sufre el monopolio radical del agua; el acaparamiento del agua establecido por el Estado y el Mercado; conoce la escasez del agua inducida, controlada y manipulada por lejanos y poderosos personajes que viven en El Castillo. La gran mayoría se somete a las modernas tecnologías del agua y se adapta a sus condiciones. Muchos adoptan los valores que les transmite este sistema creado por otro sistema mayor que lo engloba: el sistema económico que considera al agua como un bien económico, como simple H2O que puede transportarse en grandes cantidades y acumularse como mercancías o dinero. La sociedad aprende a ver con naturalidad, sin indignación significativa, la escandalosa contaminación y el gran despilfarro del agua en la industria y los servicios: se educa a la población en la abundancia y la escasez fabricada por los tubos y las bombas. Una parte importante de la sociedad llega entonces a creer que no puede vivir sin las modernas tecnologías del agua y que la solución al colapso hídrico mundial pasa por la intensificación de las tecnologías convencionales (mega drenajes, mega tuberías, mega bombas, mega plantas de tratamiento en todos los municipios) y, sobre todo, que pasa por la elevación de las tarifas del agua y la eliminación de su gratuidad. La economía impone su garra letal sobre el agua y la ecología.

El error fatal, mezclar agua de lluvia con excrementos y desechos industriales

 El Sistema hidráulico convencional  viola siempre la primera regla en el manejo adecuado del agua: no mezclar el agua de lluvia con excrementos y desechos industriales; esta transgresión hace fracasar cualquier intento de conservación del agua limpia: el agua sucia aumenta sin cesar en todo el mundo. Los drenajes saturan los cuerpos de agua de isótopos radiactivos, químicos, plásticos, excrementos.  Se abandonan con facilidad las plantas de tratamiento de agua; el tratamiento de la mezcla de aguas tiene muy elevados costos; en el fondo se utilizan sólo para simular la conservación del agua. El agua sucia satura los mares, lagos, lagunas, humedales, ríos, arroyos de México e inutiliza los acuíferos superficiales. El endurecimiento de los suelos, las pavimentaciones y las edificaciones que invaden el territorio, impiden la filtración del agua al subsuelo, conducen los desechos sólidos a los drenajes, provocan la bajada del agua en torrente en cerros, colinas y pendientes. Los drenajes rotos, muy comunes en países como México que tienen frecuentes sismos o que toleran el paso de pesados camiones o tráileres por cualquier calle, contaminan el agua potable de las tuberías de distribución municipal y también el subsuelo.  Dependemos cada vez más del agua embotellada- México ocupa el primer lugar mundial en consumo de agua embotellada-, tendencia económica  que induce la mala calidad en el agua entubada, los precios exorbitantes del agua, el big bang del plástico en los mares, los ríos, los arroyos; en suma: el desprecio por la conservación del agua .Los pobres tienen cada vez menos acceso al agua limpia: el sistema hidráulico mata ya las innumerables maravillosas maneras de obtener agua gratuita, local, sabrosa, que existían hasta hace algunos años; ahora se consume agua cada vez más cara, insípida, contaminada que viene de lugares cada año más lejanos. Cada día mueren en el mundo cerca de 80,000 personas por enfermedades ligadas a la contaminación del agua. Los tubos y las bombas aumentan cíclicamente de número y tamaño en todo México: complican mucho la conservación del agua limpia.

El mega bombeo acaba con las ecorregiones y pone el agua en manos de las empresas transnacionales

El Sistema hidráulico dominante logra hoy que la población modernizada del mundo consuma al menos unas 30 veces más agua per cápita de la que consumía antes de su introducción hace unos 200 años; consigue que la industria consuma entre 70 y 100 veces más agua de la que consumía originalmente y que, además, consuma hoy cerca del 80% del agua entubada[1]. Los acuíferos se agotan con rapidez en todo el mundo debido al mega bombeo que exige la industria de hoy. En la ciudad de México se pierde el 50% del agua que se inyecta en las tuberías de distribución y domiciliaras.  Nos sometemos cada año más al agua traída por medio de trasvases, como el del Cutzamala o el Bicentenario de Sonora, megaproyectos devastadores que borran o aniquilan los parteaguas hídricos, las ecorregiones: en un extremo, sirven para apuntalar los elevados niveles de despilfarro y contaminación del agua de la industria y los servicios; en el otro extremo, crean destrucción del tejido social, sequias, deforestación y pérdida de biodiversidad; son un robo descarado del agua. Las presas destruyen la ecología de los ríos y las cuencas, así como las comunidades asentadas en ellas. Los bosques se secan por la indiscriminada extracción de agua. Persistentemente, los planes de reforestación fracasan por la escandalosa ignorancia e insensibilidad de las autoridades en los asuntos del territorio, la ecología y la cultura, mientras se protege por otro lado la tala ilegal en las sierras, por medio de paramilitares, militares, ingenieros forestales, jueces, leyes.   Los proyectos industriales, incluyendo los agropecuarios y de servicios, especialmente los turísticos, demandan cada día mayores volúmenes de agua: al menos 2,000 lit., por cada litro de leche, o 900,000 litros por cada auto fabricado o 1,500 m3 al día, por campo de golf de 50ha; la minería a tajo abierto envenena regiones enteras con los millones de litros de aguas mezcladas con cianuro. La agroindustria consume cantidades descomunales de agua y petróleo: es un fracaso.  Se concesionan los principales acuíferos a “grandes usuarios del agua” transnacionales: se fomenta el consumo industrial del agua por medio de tarifas de agua insignificantes y la entrega del control de los Consejos de Cuenca a grandes empresarios. Se deslocaliza cada día más la extracción de agua; se consumen escandalosas y crecientes cantidades de electricidad en el bombeo: una contribución principal a la producción del desastre climático; se ignoran las grandes extracciones clandestinas de agua.

Las decisiones importantes del uso del agua se aprueban fuera del país

 Los  financieros internacionales dictan ahora las leyes del agua de México. El TLC- NAFTA es hoy en día  la Constitución Mexicana vigente: se entrega el agua a países extranjeros, por medio de la maquila de productos industriales, de las grandes producciones agropecuarias de exportación, de los servicios turísticos.  Debido a proyectos privados y publico-privados que acaparan el agua, persisten en México más de 4,000 conflictos locales del agua, en pueblos, ejidos, colonias y barrios. El Estado alienta la destrucción de los santuarios del agua y los asesinatos de los activistas que defienden  los bosques, acuíferos, ríos, lagunas, humedales, manantiales frente a megaproyectos de todo tipo. Se proyectan para los próximos años consumos de al menos 2,000 millones de metros cúbicos de agua en la extracción de gas shale, por medio del fracking, en los estados de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Veracruz, Tabasco.  Las decisiones importantes de la gestión del agua se toman fuera del país y las hacen principalmente los banqueros internacionales y las transnacionales (el Consejo Mundial del Agua y el Foro Mundial del Agua). La distribución municipal del agua queda ahora en manos de las transnacionales del agua (Suez, Bechtel, Aguas de Barcelona). No hay participación de la sociedad en la solución de los problemas importantes del agua, pero, eso sí, se le imputa en su mayor parte el desperdicio y la contaminación del agua. La tecnociencia del agua responde principalmente a intereses transnacionales y resulta cada año más contraria a la naturaleza y al tejido social. El agua se despilfarra y se contamina hoy más que nunca antes en la historia.

La visión económica del agua mata el agua limpia

El agua cae del cielo para todos, en los territorios, montañas, arroyos, humedales, ríos, lagos, lagunas, mares, y crea cascadas, caídas de agua, cataratas; se filtra en los suelos de montañas y planicies y crea acuíferos, manantiales, ojos de agua. Se conserva limpia y disponible para apagar la sed de todos- todos los días-, siempre y cuando no exista una tecnología (motores, químicos, tubos, cemento, centrales nucleares) que la capture, la acapare, la contamine. Se mantiene libre y cantarina como un elemento que fomenta la Paz y los acuerdos entre los pueblos, mientras no existan en la sociedad opiniones, imaginarios dominantes que consideren el agua como un instrumento para ganar poder y dinero, para ganar guerras contra la naturaleza, o contra las culturas, los pueblos y  las comunidades; o para embarcarse en una modernización, un progreso,  un desarrollo, un proyecto político que sirva para concentrar el poder en pequeñas minorías nacionales o internacionales. El agua ha sido una inacabable reserva de símbolos culturales, un elemento mítico de las culturas, un componente fundamental de la filosofía nacida en Grecia, sin embargo, la modernas ciencias naturales ligadas a los imaginarios económicos han aniquilado la poética del agua, la filosofía del agua que antiguamente permitían la conservación del agua limpia.  La contaminación y el despilfarro del agua son inherentes, consubstanciales, al diseño del excusado inglés, el agua embotellada, los tubos, las bombas, las válvulas,  los trasvases,  las presas; son inherentes al imaginario económico que crea la escasez del agua, pero medio de la moderna tecnología del agua.

Sistémicos, la contaminación y el despilfarro del agua limpia

 

 


[1]  Tageszeitung, 1992, p.30, citado por Jean Robert en Water is a commons: Agua consumida en el mundo en base anual:  Agroindustria 2,680 km3; Viviendas 300 km3; Industria 1,000 km3; total 3,980 km3

viernes, 21 de marzo de 2014

¡Salir del petróleo!, imprescindible para todas las comunidades y ciudades del mundo.

¡Salir del petróleo!, imprescindible para todas las comunidades y ciudades del mundo.

Por Miguel Valencia Mulkay  

Existen dos muy poderosas razones para ¡Salir del Petróleo!, tan pronto como sea posible: La transición del  gas y petróleoconvencional al gas y petróleo no convencional o Petróleo Extremo, y el desastre climático.

La transición del petróleo convencional  al petróleo no convencional o Petróleo Extremo

Desde hace algunos lustros disminuyen mundialmente las reservas de petróleo en los yacimientos de tierra firme; el petróleo barato, convencional, se agota ahora rápidamente; los precios del petróleo suben desde hace algunos años y llegan a 158 dólares el barril antes de la crisis de 2008, luego bajan, por la gran caída de la economía  mundial, y se sostienen ahora cerca de los cien dólares por barril, en espera de que haya algún repunte importante, para subir bastante más que la economía mundial.  Al mismo tiempo que se agota el petróleo convencional-final del petróleo barato- entra en auge mundial la extracción del petróleo no convencional o petróleo caro, como lo es la extracción de gas y/o petróleo en aguas profundas, en Europa; en arenas bituminosas, en Alberta, Canadá: H2Oil; en lutitas o esquistos (shale y fracking), en Texas, EUA. A este gas y petróleo no convencional de moda también se le llama Petróleo Extremo, por la ruina social y ecológica que produce en grandes territorios y la devastación ecológica que ocasiona en litorales y extensas zonas marinas: tiene un muy elevado costo económico, social y ecológico . El agotamiento o declive del petróleo barato- un proceso geológico de extrema gravedad, por sus efectos devastadores sobre la política, la economía y la sociedad-, combinado con el auge en la extracción del Petróleo Extremo o no convencional, produce un efecto desestabilizador en los mercados de petróleo: se genera una condición crítica, crucial, trascendental, de transición que eleva radicalmente los riesgos de disparo sin previo aviso, para los próximos años, de los precios del gas y petróleo; disparo que puede ocasionar a su vez elevaciones abruptas y radicales en los precios al público del gas y las gasolinas, y en las tarifas de electricidad. 

Estas muy probables conmociones o sobresaltos, implicarían en los próximos años tal violencia económica contra la gran mayoría de la población que podrían llegar a provocar bastante más miseria, sufrimiento y muerte de las que ya tenemos; a impulsar autoritarismo, represión y crisis políticas nunca vistas: genocidios y ecocidios. Los aumentos en las tarifas de electricidad y en los precios al público del gas y las gasolinas de los últimos años podrían llegar a ser considerados como muy menores frente a los aumentos radicales que pueden darse en los próximos años. El declive del petróleo convencional genera guerras (como las de Irak, Afganistán, Libia y Siria), crisis financieras (como la de 2008), crisis económicas (como la que vivimos mundialmente desde 2008), crisis políticas (como las que se dan en EUA, la Unión Europea, Asia, Latinoamérica), crisis sociales (como el aumento mundial en la miseria, la inseguridad, la violencia intrafamiliar, escolar, laboral, urbana).   El auge del petróleo no convencional o Petróleo Extremo es evidentemente una falsa solución, una salida falsa de Europa, Canadá, Estados Unidos y otros gobiernos al problema del declive del petróleo convencional o de bajo costo de extracción: implica enormes costos y riesgos ambientales, sociales económicos y políticos que, por otra parte, se complican aún más al ocultarlos o minimizarlos ante la opinión pública: error gubernamental imperdonable que los hace todavía más peligrosos y destructivos. La reforma energética de Peña Nieto se basa en profundizar y perseverar en estos errores descomunales de EUA y otros países desarrollados, instigados por grandes especuladores internacionales. Por sí misma, la conjunción de los procesos del final del petróleo barato y del auge del Petróleo Extremo, una combinación explosiva, es una razón suficiente para buscar urgentemente formas de dejar de consumir gas y petróleo.  

El desastre climático

El desastre climático que empieza a destruir la economía mundial está directamente ligado a la emisión de gases generados por la extracción, procesamiento, distribución y consumo de gas y petróleo. El nuevo Petróleo Extremo o no convencional dificulta aún más la situación: implica, además, la multiplicación de las emisiones de los gases que provocan el crecimiento del desastre climático, por pie cúbico de gas o barril de petróleo extraído. La terrible amenaza que representa el desastre climático es por sí misma una razón suficiente para dejar de consumir gas y petróleo, muy especialmente, el Petróleo Extremo que lo complica.

¡Salir del petróleo!

Frente a estas amenazas gemelas, resulta imprescindible impulsar cambios profundos en el modo de vida de los pueblos, ejidos, barrios, colonias y ciudades; cambios hacia muy bajos consumos de gas y petróleo; implica realizar transformaciones radicales en los modelos de: transporte, cultivo de alimentos, crianza de animales en granjas y establos, tecnología del agua, industrialización, urbanización, comercio, salud, educación, gobierno, relaciones internacionales, y sobre todo, entraña el abandono de las viejas ideas o modelos de crecimiento, progreso, desarrollo o modernidad que dominan desde hace décadas en las mentes de los políticos, los empresarios y una gran parte de los académicos mexicanos, así como de una gran porción de la sociedad mexicana. Entraña, también, el abandono de lasfalsas soluciones al fin del petróleo convencional, como la energía nuclear, los agrocombustibles, las grandes instalaciones eólicas, entre otras.  Las clases dominantes son responsables de la muy equivocada orientación energética que sigue México desde hace más de tres décadas: son víctimas de una vieja colonización cultural económica, economista, economicista, que asfixia y arruina los potenciales de las comunidades y ciudades de este gran país.  ¡Salir del petróleo! es un duro camino que habrá que seguir en los próximos años, voluntariamente u obligados por las catástrofes que vienen.  

 ¡Salir del petróleo!, imprescindible para todas las comunidades y ciudades del mundo.  

6 de marzo de 2014

----

Miguel Valencia

miércoles, 26 de febrero de 2014

A diez años de la propuesta ecologista, al fin una Ley de la Movilidad Sustentable del DF

A diez años de la propuesta ecologista,  al fin una Ley de la Movilidad Sustentable del DF

En estos días se sube por fin al pleno de la ALDF un dictamen de la nueva Ley de Movilidad del DF revisado por todas las fracciones parlamentarias que al parecer será aceptado por una mayoría. Esta nueva Ley tiene como origen  la Propuesta ecologista de Ley de la Movilidad Sustentable del DF presentada en 2004 en la Asamblea Legislativa; se trata de la primera propuesta que exige formalmente un cambio en el nombre de la Ley de Transporte y Vialidad, con el argumento de que  esta ley ignora y destruye cada segundo a la movilidad metabólica, autónoma, sustentable; es decir: la caminata y la bicicleta; y en contrapartida, da prioridad en las superficies públicas a los motores, al transporte. Para sustituir el título existente, propone introducir la palabra movilidad  que permite reconocer en la Ley a todas las formas de movilidad en la vía pública, como lo es la movilidad que se realiza con energía metabólica, sustentable, la forma de movilidad que respeta a la naturaleza y a la sociedad.  Por su perversa concepción, la Ley de Transporte y Vialidad del DF  es responsable de la atroz situación que ha vivido la ciudad de México desde hace más de 20 años en los asuntos del transporte urbano, la movilidad en general, el  uso del suelo y la urbanización. Con esta ley se instaló la hipermovilidad –tiempo excesivo dedicado diariamente al transporte.  Sólo por medio de la eliminación de esta ley aberrante se podrá reducir: el tiempo que diariamente perdemos en el transporte urbano- vivir para moverse; la accidentalidad-una guerra de baja intensidad en nuestras calles; la segregación espacial- todo cada vez más lejos; la discriminación social-no todos motorizados; la seguridad- el transporte, gran apoyo del crimen organizado; también: el desastre climático, la contaminación del aire, el ruido, la ocupación del suelo y otros efectos simbólicos, económicos y políticos derivados del uso de motores.   

La Propuesta demanda la inversión de las prioridades existentes en la Ley del DF y en la vía pública, lo que significa: colocar a la movilidad metabólica muy por encima de la movilidad motorizada, tanto en las superficies públicas que se les asignan para su circulación como en las inversiones y gastos que se presupuestan para su funcionamiento.  En estos años se dedica una cantidad excesiva de dinero en inversiones y gastos, en la construcción y mantenimiento de infraestructura para la movilidad motorizada mientras se realizan inversiones y gastos insignificantes en la construcción y gastos para la movilidad autónoma o sustentable.  Correlativamente, la Propuesta también demanda una moratoria a la construcción de nuevas infraestructuras para la circulación de la movilidad motorizada: segundos pisos, distribuidores viales, nuevas líneas radiales de Metro, ampliación o creación de nuevas superficies pavimentadas, y una reconversión de las infraestructuras existentes, para reducir sus capacidades.  Sólo así se puede llegar a conseguir una mejoría en los asuntos de la movilidad urbana en la ciudad de México. En la medida en que esta inversión en las prioridades se logre nos acercaremos a la movilidad óptima.

 El auto produce una violencia excesiva en muchas dimensiones de la vida de la ciudad: frena a las demás formas de movilidad, altera el uso del suelo, disloca el tiempo y el espacio: representa la forma de transporte más insustentable sobre el pavimento público; sin embargo, el transporte en todos sus tipos es también una actividad altamente insustentable, inclusive los denominados como “verdes” o “sustentables” (lavado verde).  El cambio de prioridades tiene como propósito reducir radicalmente la movilidad motorizada en este territorio: reducir el uso del auto y del transporte en general, por medio de diversas restricciones que ya se aplican exitosamente en diversas partes del mundo. Por medio de estas medidas restrictivas, pueden florecer y demostrar su superioridad  las formas de movilidad metabólica o autónoma: la caminata y la bicicleta. La Propuesta define con claridad el conflicto que existe entre las diferentes formas de movilidad en la ciudad y describe cómo reducirlo; cómo combatir la motorización y los congestionamientos; indica  el grado de nocividad de cada tipo de transporte y cómo crear “ciudades libres de autos”.

Por otra parte, la Propuesta es contraria a la idea partidista de un “Sistema Integral de Transporte”, pues implica dar prioridad al desarrollo del transporte motorizado y asfixiar así a la movilidad metabólica o autónoma: con esta propuesta no habría cambio de paradigma. El supuesto “derecho a la movilidad” de los partidos y de la CDHDF, no reconoce que hay un cuasi monopolio de la movilidad motorizada en las superficies públicas que viola los derechos humanos de los que viven en la movilidad metabólica o autónoma: se  subvierte así, la garantía constitucional de Libre Tránsito. Sin reconocer el conflicto entre las movilidades urbanas, es imposible lograr el sueño de los partidos y del gobierno del DF: “un sistema de movilidad de calidad aceptable, suficiente y accesible. La Propuesta también rechaza: que se conceda prioridad a la construcción y operación de estacionamientos, los que deberían ser sancionados con mayores impuestos; que la bicicleta, movilidad metabólica, sea considerada como un  transporte no motorizado (mentalidad dominada por el viejo paradigma del transporte); que se ofrezca apoyo al uso de la moto, un forma de movilidad muy utilizada por el crimen organizado y muy contaminante. Rechaza la propuesta partidista de crear un tal Consejo  de Movilidad, Órgano Público Autónomo, integrado por cinco ciudadanos de reconocida reputación y expertos en el tema de movilidad (¿cuales hay en México?) y que tendría, entre otras, funciones solicitar a la Asamblea Legislativa…. cambios y adecuaciones…al Plan de Movilidad; Emitir recomendaciones en materia de movilidad; este consejo sería otro engendro burocrático, como el IFE, la CNDH y otros.   

  



--
Miguel Valencia
ECOMUNIDADES
Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México
¡Descrecimiento o Extinción! 

Activistas instan a reactivar el campo mexicano: la platica del grupo ¡Salir del Petróleo! con La Jornada

Activistas instan a reactivar el campo mexicano: la platica del grupo  ¡Salir del Petróleo! con La Jornada
Adhesión al TPP profundizaría los efectos negativos del TLCAN en el país, advierten
Fernando Camacho Servín
 
Periódico La Jornada
Sábado 22 de febrero de 2014, p. 16

La posible adhesión de México al Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) significaría profundizar los efectos negativos que ya ha provocado el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en 20 años de aplicación, el cual únicamente ha beneficiado a las grandes empresas trasnacionales en perjuicio del equilibrio ecológico del planeta.

Así lo advirtieron los integrantes del colectivo ¡Salir del petróleo!, quienes lamentaron que ni los partidos políticos ni las organizaciones civiles noten el vínculo entre este modelo económico y los fenómenos de violencia y pobreza que afectan al país, y por lo tanto no lo analicen ni discutan cómo salir de él.

Durante una conferencia de prensa en el que presentaron un análisis sobre las consecuencias jurídicas, sociales y medioambientales del modelo de libre comercio impulsado por Estados Unidos, los activistas Miguel Valencia, José Arias, Edgardo Mota, Rodolfo Buentello y Mauricio Villegas advirtieron que el TPP es un nuevo y más potente instrumento de guerra económica que reforzará al TLCAN.

Una de las áreas más perjudicadas por este modelo, indicaron, es el campo mexicano, el cual ha sufrido la quiebra de más de 80 por ciento de los pequeños agricultores desde la firma del acuerdo comercial, lo que a su vez ha generado un fenómeno masivo de migración forzada y el surgimiento del narcotráfico como poder trasnacional.

De igual forma, lamentaron que aunque el TLC significa para los gobiernos de Estados Unidos y Canadá un simple tratado, para su contraparte de México se ha vuelto una entidad por encima de la propia Constitución, que le da múltiples ventajas a las empresas extranjeras si el Estado quisiera interponer medidas de protección laboral o ambiental.

Por todo ello, manifestaron que los grupos dirigentes del país son élites fallidas que se pliegan a los dictados de las compañías y los gobiernos de sus vecinos del norte, al mismo tiempo que renuncian a su obligación de generar un modelo propio de evolución y desarrollo.

El TPP va a ser como el TLCAN pero diez veces peor, y ante ello el Estado mexicano es cada día menos un Estado porque ya no hay un pacto social, lo que deja a las autoridades la única labor de administrar las riquezas del territorio en beneficio de unas cuantas empresas, subrayaron.

Para revertir esta tendencia, es urgente reactivar el campo mexicano, pues de esa forma cambia de forma radical la posición geopolítica del país, al romper con la dependencia de la importación de alimentos, evitar la migración forzada y golpear el ámbito donde hoy se desenvuelve sin freno el crimen organizado.



--
Miguel Valencia
ECOMUNIDADES 

jueves, 20 de febrero de 2014

Viernes 21 de febrero: Invitación a conferencia de prensa del grupo ¡Salir del Petróleo!

Viernes 21 de febrero: Invitación a conferencia de prensa del grupo ¡Salir del Petróleo!

Tenemos el gusto de invitarlos a la conferencia de prensa del grupo ¡Salir del Petróleo! que tendrá lugar este viernes 21 de febrero, a partir de la una de la tarde, en el Centro Cultural de la Diversidad situado en el primer piso de Colima 267,esquina con Insurgentes (frente a la estación Durango del Metrobus), colonia Roma. Presentación de un análisis en torno a las consecuencias jurídicas, políticas, sociales, ambientales, simbólicas que tiene ya en México la firma del Acuerdo Transpacífico, el ATP, y la continuación o reforzamiento del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el TLC.

Atentamente

Grupo ¡Salir del Petróleo!
Adriana Matalonga, Ana María Yustis, Edgardo Mota, José Arias, José Ignacio Félix Díaz, Mauricio Villegas, Miguel Valencia.

miércoles, 19 de febrero de 2014

20 de febrero: Invitación a conferencia de prensa del grupo ¡Salir del Petróleo!

20 de febrero: Invitación a conferencia de prensa del grupo ¡Salir del Petróleo!

Tenemos el gusto de invitarlos a la conferencia de prensa que tendrá lugar este jueves 20 de febrero, a partir de la una de la tarde, en el Centro Cultural de la Diversidad situado en el primer piso de Colima 267,esquina con Insurgentes (frente a la estación Durango del Metrobus), colonia Roma. Presentación de un análisis en torno a las posibles consecuencias que tendría en México la firma del Acuerdo Transpacífico y la continuación o reforzamiento del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el TLC, en los asuntos jurídicos, políticos, sociales, ambientales, simbólicos. 

Atentamente

Grupo ¡Salir del Petróleo!
Adriana Matalonga, Ana María Yustis, Edgardo Mota, José Arias, José Ignacio Félix Díaz, Mauricio Villegas, Miguel Valencia.

domingo, 16 de febrero de 2014

18 de febrero, reunión extraordinaria del grupo ¡Salir del Petróleo!

El martes 18 de febrero, a partir de las 5.30 de la tarde, en el Centro Cultural de Diversidad, Colima 267, esquina Insurgentes(Metrobus Durango), tendrá lugar una reunión extraordinaria del grupo ¡Salir del Petróleo!, con el fin de revisar borradores y crear el pronunciamiento ¡Denunciar las negociaciones del acuerdo transpacífico, ATP! ¡Rechazar el tratado de libre comercio de Norteamérica!, que será presentado en la conferencia de prensa que tendrá lugar el 19 de febrero mientras se reúnen en Toluca, estado de México: Obama, Harper de Canadá y Peña Nieto, para negociar a espaldas del pueblo mexicano este nuevo tratado de libre comercio. Les rogamos ser puntuales.