martes, 24 de marzo de 2015

#leyDeAguas ¡No al proyecto tubero de #LeyDeAguas! ¡No a la tecnología tubera del agua! ¡Sí a la Libertad de acceso al agua limpia natural!

¡No al proyecto tubero de Ley General de Aguas! ¡No a la tecnología tubera del agua! ¡Sí a la Libertad de acceso al agua limpia natural!

Comunicado 18 de marzo de 2015 de ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México y la Red en Defensa de la Ciudad de México.

Rechazamos el nefasto proyecto tubero de Ley General de Aguas presentada repentinamente hace unos días en la cámara de diputados por el PRI, PVEM; rechazamos este proyecto por la forma de presentarlo a debate y dictaminarlo y por su fondo, depredador, mercantilista, ingenieril, ecocida.

La rapidez con la que se pretende aprobar este proyecto traiciona la intención de ocultar su contenido e imponerlo sin información y amplio debate público, como lo exige un tema de tanta trascendencia; con este proyecto tubero se pretende beneficiar a los enemigos históricos de la conservación del agua limpia: el Banco Mundial, Goldman Sachs, Morgan Stanley, City Bank, entre otros; las transnacionales Coca Cola, Jumex, Nestlé, Heineken, Suez, Bechtel, Veolia, Lyonnais des Eaux, entre otras; las mineras canadienses y las especializadas en el fracking, entre otras y las empresas nacionales Lala, Grupo México, Peñoles, ICA, CARSO, entre otras, y desde luego a la CONAGUA, refugio de los ingenieros tuberos que sólo saben poner tubos y bombas y que tanto daño hacen a México.

La codicia extrema, la desvergüenza que entraña la redacción de este proyecto tubero de ley  lo hacen totalmente inaceptable desde el punto de vista ecológico, social, económico, político y cultural.

No podemos aceptar el reforzamiento del escandaloso consumo y contaminación de agua en la agricultura, la extracción de gas y petróleo, la minería; en la industria alimentaria, embotelladora de aguas, cervecera, automotriz, textil, química;

 No podemos aceptar aumentos substanciales al subsidio desmedido existente al consumo industrial del agua;

No podemos aceptar el bloqueo a la investigación independiente en los asuntos del agua;

No podemos aceptar la rápida expansión de la tecnología tubera del agua, como son las grandes presas, los trasvases-como el del Cutzamala, el Independencia de Sonora, el  Panuco-Monterrey, el Zapotillo-el drenaje profundo del Valle de México, las grandes plantas de bombeo y de tratamiento de aguas, la red oculta de distribución donde se fuga tanta agua, los excusados que operan con agua potable.

No podemos aceptar que domine la más obscena visión del agua en la legislación y la política mexicana: la que sólo ve en ella una mercancía y un negocio y que desprecia la riqueza natural de México y las culturas que han considerado el agua como sagrada.

Exigimos poner un freno al loco crecimiento de la tecnología tubera del agua, responsable del colapso nacional en el balance hídrico y de la muerte de las matrices locales del agua;

Exigimos la eliminación de la centralización en la gestión del agua y la concentración de facultades sobre las decisiones del agua a nivel federal y estatal.

Exigimos garantías para el ejercicio de la libertad personal, colectiva, regionalista de acceso al agua limpia donde se le encuentra naturalmente: en la lluvia, suelo, subsuelo, arroyos, humedales, ríos, lagos, lagunas; libertad de captar, extraer, consumir, depurar agua,  en las cantidades de agua necesarias para la sobrevivencia de las personas, pueblos, ejidos, barrios, colonias, de acuerdo a lo aprobado por las asambleas publicas de los municipios, ciudades, o cuencas.  

 ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México  Red en Defensa de la Ciudad de México ¡Descrecimiento o colapso!

 Adriana Bermeo, Adriana Gómez, Adriana Matalonga, Aline Fernanda, Ana María Yustis, Anhai Martínez, André Prieur, Aurora Marín, Bianca Sandoval, Carmen Espino, Cecilia Brañas, Cesar A. Salamanca, David Jiménez, Edgardo Mota, Eduardo Farah, Eduardo Soriano, Emir González Calderón, Fabián Carvallo, Gabriela Vega, Gabriel Valencia, German Vargas, Guadalupe Tron, Gustavo Romero, Heriberto Salas, Jacqueline Bolaños, Javier Osorno, Jonathan Arroyo, José Ignacio Félix Díaz, José María Bilbao, Juan Manuel Pomares, Karen Zúñiga, María de Lourdes Ríos, María Díaz Santos, María Elena Contreras Domínguez, María de Lourdes Ríos, Mario Rechy, Mauricio Villegas, Miguel Valencia, Nancy Herrera, Patricia Carrera, Pedro Luis Burrola Ávila, Rafael Huízar, Ricardo Alcaraz Vargas, Ricardo Zúñiga, Roberto Christian Domínguez, Rodolfo Ramírez Velázquez, Sara Espíritu, Sharon Sánchez, Soledad Osorio, Sonia Verónica Coronado Hidalgo, Susana Clares Popoca, Susana Morales, Tulia Roa Castro. 

No al #NAICM - Organizaciones civiles impulsan frente amplio contra el #aeropuerto

Organizaciones civiles impulsan frente amplio contra el aeropuerto

La Jornada, Domingo 22 de marzo de 2015

Informar a la población sobre el desequilibrio ecológico que ocasionaría, entre las metas

Plantean desenmascarar las precarias condiciones de los empleos que el gobierno generaría con el proyecto en Texcoco

Llaman a excluir a partidos porque sólo buscan sacar beneficio

Rocío González Alvarado
 
Periódico La Jornada
Domingo 22 de marzo de 2015, p. 30

Representantes de organizaciones civiles, vecinales y ecologistas del valle de México plantean conformar un frente amplio de redes ciudadanas en contra de la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco, que en una primera etapa informará a la población sobre los impactos negativos que traería este mega proyecto de transporte.

Indicaron que bajo la bandera del progreso y la generación de fuentes de empleo las autoridades federales buscan ganar adeptos a este obra, que provocaría un desequilibrio ecológico en esa zona, relativamente poco accesible y con reducida incidencia en la población aledaña afectada.

Miguel Valencia, representante de la Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México, propuso desenmascarar el tipo de empleos que generan estos mega proyectos. Algunos de ellos: el globalizado, destinado a los técnicos especializados que vienen del extranjero; el caníbal, que al ser creado mata a otros tres por el uso de la tecnología, y el waltmarizado, común en las tiendas de autoservicio, que consiste en largas jornadas de trabajo por un salario mínimo, refirió.

En su exposición, el activista consideró que ante la avasallante estrategia gubernamental para posicionar sus mega proyectos, no se puede actuar por separado e ignorar lo que sucede en otros lados, por lo que se pronunció para que esta lucha en contra del nuevo aeropuerto sea el eje articulador para frenar otras obras de gran magnitud.

Movilización en redes sociales

Durante el coloquio Cómo fortalecer la resistencia social frente a la construcción del nuevo aeropuerto y otros proyectos, también señaló que es indispensable que estas redes ciudadanas sean rigurosamente no partidistas, pues los grupos políticos suelen alterar el movimiento social y sólo utilizarlo para su beneficio y votos.

A su vez, André Prieur, de la Asamblea de Vecinos en Defensa del Parque Reforma Social, indicó que se enfrentarán a una guerra gubernamental de imagen y de convencimiento con el lema de progreso y empleo, a la que habrá que responder con el concepto de identidad y memoria del pueblo mexicano, así como primero la tierra y la cultura.

Gabriela Vega y Heriberto Salas, de organizaciones del estado de México, manifestaron que se debe informar a la población sobre los impactos negativos de este mega proyecto, mediante medios propios y a través de las nuevas tecnologías, así como con movilizaciones.

22 DE MARZO DE 2015- 1er #COLOQUIO DE REPRESENTANTES DE #MOVIMIENTOS SOCIALES DE LA #CUENCA DEL VALLE DE MÉXICO

COMUNICADO DE PRENSA 22 DE MARZO DE 2015

1er. COLOQUIO DE REPRESENTANTES DE MOVIMIENTOS SOCIALES DE LA CUENCA DEL VALLE DE MÉXICO


"Cómo fortalecer la resistencia social frente a la construcción del Nuevo Aeropuerto y otros megaproyectos, programas, normas y leyes locales y estatales que vulneran la integridad de los pueblos, ejidos, barrios y colonias de este territorio y dañan la riqueza natural y cultural de la Cuenca del Valle de México, Ciudad de México y el área Metropolitana conurbada de los Estados de México e Hidalgo".


El 21 y 22 de marzo de 2015 se celebra en la ciudad de México este primer coloquio convocado por la Coordinadora de Pueblos y Organizaciones del Oriente del Estado de México en Defensa de la Tierra, el Agua y su Cultura, el Colectivo Zapotlán de Juárez y el Movimiento Tlaxiaca Despierta del estado de Hidalgo, la Red en Defensa de la Ciudad de México, ECOMUNIDADES Red Ecologista Autónoma de la Cuenca del Valle de México y el Parque Reforma Social.

En el evento se reafirma y amplía la alianza no partidista entre colonias, pueblos, ejidos,  comunidades indígenas y organizaciones de la Cuenca del Valle de México en contra de la construcción del Nuevo Aeropuerto (NAICM), todos los megaproyectos, el despojo y la exclusión de los pobladores en su derecho a ser consultados antes de decidir obras sobre sus territorios.


Los grupos ahí representados que se reconocen a sí mismos como los verdaderos dueños del territorio, manifestaron su absoluto rechazo a la destrucción de un ícono de identidad nacional con un enorme significado cultural y regulador ecológico de toda la Cuenca del Valle de México:  el Lago de Texcoco; e hicieron patente su solidaridad a otras luchas como la de los Vecinos Unidos de Santa Fé en contra del viaducto vehicular elevado y el tren suburbano México-Toluca, Vecinos Pedregales-Coyoacán en contra de la ZODE-Ciudad del Conocimiento, pobladores originarios de Acolman, Estado de México en contra de la urbanización y explotación de la Cuenca,  pobladores originarios de Tlapacoya, Ixtapaluca en contra de la destrucción del Cerro Tepeolollin ó del Elefante para la extracción de material para la construcción del Nuevo Aeropuerto, Cooperativa "La Casa de la Chinampa" en contra de 7 proyectos en la zona chinampera promovidos por la SEDEREC,  Frente en Defensa de la Unidad Deportiva de la Magdalena Mixiuhca en contra de la construcción del estadio de los "Diablos Rojos" y las adaptaciones del autódromo por el Gran Premio de México, Espejo Red Polanco en defensa de las áreas verdes de Chapultepec y la Delegación Miguel Hidalgo, Vecinos en defensa de la Colonia Viaducto Piedad, Defensa Regional Ciudadana Texcoco en contra de la Unidad Habitacional ARA "Nueva Alameda Texcoco", Comunidad Terapéutica Madreselva por la salud de la Madre Tierra y de organizaciones anti-capitalistas.


Se llega a la conclusión de que el megaproyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México nos va a costar a todos los mexicanos,  no solo en dinero público que el gobierno cobra a los ciudadanos  a través de impuestos  en una deuda que seguramente será heredada a las generaciones venideras, sino también en afectaciones graves a la tierra, la cultura, el agua y otros recursos naturales, razón por la cual se pronunciaron a favor del saneamiento de los ríos y la restauración del Lago de Texcoco y la Cuenca del Valle de México.


Se acuerda impulsar la creación de un frente amplio no partidista en contra del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.


Finaliza con un llamado a las asambleas de vecinos,  ejidos, pueblos, comunidades, artistas, académicos, organizaciones y grupos ó personas que enfrentan una problemática, a acercarse para coordinar esfuerzos y fortalecer la vinculación y el diálogo permanente, para  frenar la embestida de los gobiernos y sentar las bases de un cambio de fondo.



Heriberto Salas Amac, Gabriela Vega Téllez, Eliseo Jiménez González, Miguel Valencia Mulkay y André Prieur.


coordinadoradepueblosdelorienteedomex@hotmail.com

redendefensaciudaddemexico@gmail.com


martes, 10 de marzo de 2015

#ecocidio Los #megaproyectos arruinan la Cuenca del Valle de México y los pueblos, ejidos, colonias, barrios en este territorio. Posición de la Red en Defensa de la Ciudad de México

Los megaproyectos arruinan la riqueza natural de la Cuenca del Valle de México y los pueblos, ejidos, colonias, barrios en este territorio. Posición de la Red en Defensa de la Ciudad de México

Texto consensuado en el desayuno del 11 de febrero de 2015 de la Red en Defensa de la Ciudad de México y consultado con sus integrantes hasta el 23 de febrero de 2015.

Ciertamente toda construcción humana daña el ambiente y los bienes comunes, tal como lo alegan frecuentemente las autoridades amantes de los grandes negocios publico-privados, para justificar sus actos atroces. Olvidan que hay diferencias abismales entre las diferentes formas de construir infraestructura a lo largo de la Historia; las construcciones de la era industrial, hasta la mitad del siglo pasado, resultan al menos diez veces más destructivas que las construcciones artesanales de las épocas preindustriales. Esta vieja devastación de los primeros 150 años de industrialización, provoca desde hace algunas décadas la aceleración  del colapso ambiental, social y cultural global y el desastre climático. Pero, las construcciones gigantescas de los últimos 30 años, los megaproyectos de nuestros días, como las centrales nucleares, las grandes presas, las supercarreteras, los puentes, los acueductos o trasvases, los trenes de alta velocidad, los grandes túneles, las plantas de generación eléctrica, los rellenos sanitarios, los complejos militares, los desarrollos turísticos, las explotaciones mineras, las grandes vialidades, las torres, los aeropuertos, los muelles, los estadios, las unidades habitacionales, entre otros, destruyen con mayor rapidez los territorios afectados: tienen una "huella ecológica", al menos diez veces mayor que los proyectos realizados antes de la segunda mitad del siglo XX.  Ahora son mucho más grandes y numerosos, y se construyen con mayor rapidez. Las tecnologías utilizadas hoy en día ejercen una violencia mucho mayor sobre el medio ambiente, los dones de la Naturaleza,  el tejido social y las culturas. No existe el desarrollo sustentablela economía verde, o el crecimiento verde. Palabrería hueca que consigue diferir el cambio de actitud frente a las infraestructuras.  

El tamaño o las dimensiones de un proyecto determinan en gran medida los daños ocasionados al pueblo, ejido, colonia o barrio. Un edificio de 100mx100mx100m (1, 000,000 de metros cúbicos) puede tener más de 8 veces el impacto socio- ambiental o la "huella ecológica",  al de un edificio de 50mx50mx50m (125,000 metros cúbicos); es decir: el impacto crece exponencialmente con el aumento de tamaño del proyecto.   Evidentemente, cada megaproyecto y cada tipo de megaproyecto tiene impactos específicos sobre el clima, el aire, el agua, el suelo, el subsuelo, las comunidades,  sin embargo, existen afectaciones culturales, climáticas, ambientales, sociales, económicas, financieras, políticas que tienen un patrón común en todos los megaproyectos. Por otra parte, las principales afectaciones de los megaproyectos son las erosivas; es decir: las que dañan cotidianamente, insidiosamente, a lo largo de muchos años hasta que logran colapsar las matrices de la vida en la región.  Los llamados efectos secundarios de los proyectos se vuelven primarios a lo largo de los años. El conjunto de afectaciones producido por un megaproyecto es sólo una parte de la valorización de su impacto: hay que tomar en cuenta, además, el conjunto de infraestructuras o megaproyectos en un mismo territorio: la cercanía entre megaproyectos tiene efectos multiplicadores del daño. Por otra parte, las infraestructuras afectan aspectos inconmensurables o infinitos, es decir: que no tienen precio: no hay manera de valorizarlos numéricamente, como lo son: la pérdida de vidas, biodiversidad, salud de los suelos, bosques, ríos, lagos, humedales; sólo los pueden valorizar las comunidades afectadas o la observación histórica. Los impactos de los megaproyectos son siempre excesivos: en los hechos son contraproducentes, inútiles, genocidas, ecocidas, suicidas.  No hay justificación alguna para construir grandes infraestructuras. Veamos de cerca algunos efectos comunes de los megaproyectos.

Las torres, segundos pisos, aeropuertos, supercarreteras, presas, trasvases o acueductos, trenes rápidos o de cercanía, rellenos sanitarios, plantas de generación de electricidad,  drenajes profundos, estadios, unidades de vivienda popular, túneles, puentes,  y otras grandes infraestructuras, cambian los valores inmobiliarios de los terrenos situados en su cercanía en un radio que puede llegar a ser de hasta decenas de kilómetros ; es decir: afectan el valor de las propiedades en cientos de kilómetros cuadrados alrededor de ellas: sube el valor del terreno y las rentas, baja el valor de la vivienda existente. Estos valores inmobiliarios se elevan desde el momento en el que se anuncia su construcción y suben consistentemente hasta tiempo después de que se inauguran; convierten en especuladores a los propietarios del área afectada y destruyen así la economía tradicional de la zona; los pobres son gradualmente expulsados del área afectada, llegan a residir migrantes de otras regiones y se asientan en ella nuevos usos del suelo que se caracterizan por una mayor rentabilidad. Debido al cambio en el uso del suelo en su área de influencia, los megaproyectos introducen en los barrios, colonias, ejidos y pueblos una nueva economía y con ella nuevas urbanizaciones y actividades industriales muy contaminantes. Impulsan vigorosamente el uso del auto y del transporte pesado, disparan la producción de basura, residuos tóxicos y peligrosos; la producción de descargas de aguas muy contaminadas; la producción de emisiones de micro partículas altamente nocivas, gases que contaminan el aire y que dañan el clima de la Tierra. 

En pocos años, los megaproyectos alteran profundamente el medio ambiente en la zona afectada: provocan la tala de muchos grandes árboles, convierten arroyos y ríos en drenajes, envenenan bastante los humedales, las lagunas y los lagos o los desecan; inducen la desaparición de plantas y animales endémicos; eliminan cultivos tradicionales, pavimentan grandes superficies de tierras fértiles, elevan substancialmente la contaminación del aire en la zona, provocan "islas de calor", obligan a los vecinos a recorrer cotidianamente mayores distancias y a dedicar bastante más tiempo en el transporte. De acuerdo con Michel Kraveik , el efecto de la urbanización , de la industria, de la agricultura, de la deforestación, de la construcción de presas, y de la infraestructura  y pavimentos  construidos por encima de los sistemas hidrológicos es alarmante, pues ocasiona la destrucción del hábitat natural del agua lo que no solo genera una crisis de abastecimiento que afecta a la población, flora y fauna, sino que disminuye gravemente la cantidad de agua potable de la que dispone un país y en suma el planeta. (El Oro Azul, Maude Barlow, 2001)  

Los megaproyectos vuelcan sobre las comunidades vecinas una gran cantidad de actividades muy destructivas, como la circulación y estacionamiento de autos y camiones de carga, la descarga de sustancias peligrosas o muy toxicas que pueden provocar decenas de miles de enfermos entre los vecinos y cientos o miles de muertos por accidentes y afecciones a la salud de los mismos. Elevan los riesgos de catástrofe por: explosiones, derrames de sustancias venenosas, "nubes" de gases venenosos, grandes colisiones. Disparan los niveles de migración y violencia en la zona afectada, tal como ha pasado en las zonas que han sufrido un proceso de intensa urbanización e industrialización. La construcción de la Ciudad Universitaria, la Central de Abasto, el acueducto Xochimilco- La Condesa, el Sistema Cutzamala,  la Torre Latinoamericana, la Torre Mayor, la supercarretera a Acapulco, los ejes viales, Santa Fe, las presas El Infiernillo, La Angostura, el Estadio Azteca, el drenaje profundo,  el WTC, han tenido un gran impacto en los procesos urbanizadores de México a lo largo de mucho años. Son inversiones cataclismicas.

La destrucción de la economía tradicional de la zona afectada, provoca la destrucción de las relaciones familiares y comunitarias en los pueblos, ejidos, colonias, barrios, en la cercanía del megaproyecto: deportan a muchos vecinos; se dispara la violencia intrafamiliar, escolar, laboral, urbana; se disparan las migraciones,  el narcotráfico, la formación de organizaciones criminales; se eleva el gasto en policías, equipos de seguridad y agencias de procuración de justicia.  Los nuevos vecinos de la zona eliminan las costumbres, las fiestas tradicionales; mueren las relaciones de apoyo mutuo y se reduce el tiempo promedio de residencia en la zona. Se dispara el número de usuarios de la zona. La construcción de un megaproyecto en una cuenca o microcuenca  atrae, propicia la construcción ulterior de otros megaproyectos en la cercanía. La construcción del distribuidor vial San Antonio sirvió de base para la proliferación de distribuidores viales y segundos pisos en todo el país. La línea 12 del Metro tiene el propósito de urbanizar Tlahuac, Milpalta y varios municipios al pie de los volcanes, así como recibir muchos usuarios del norte de Morelos. Los megaproyectos son responsables de las principales afectaciones al ambiente y a la riqueza natural del territorio; estas afectaciones resultan evidentes cuando aparece en su cercanía la irreparable catástrofe ambiental y social. 

Por otra parte, los megaproyectos se convierten hoy en día en uno de los mejores instrumentos para crear monopolios "legales" que producen enormes rendimientos financieros y permiten conseguir desmedidos subsidios del Estado y grandes rescates por quiebra: "son demasiado grandes para quebrar", por lo que son una inversión muy segura, pero muy nociva: colocan a la Sociedad al servicio de un pequeño grupo de inversionistas nacionales e internacionales que se apropian de los bienes de todos:  el espacio público, el aire, el agua, los suelos, la biodiversidad, las riquezas del subsuelo, la seguridad personal, la salud, los conocimientos y los saberes, las reservas monetarias, las normas, las leyes, la Constitución. Los megaproyectos permiten amasar grandes fortunas  a costa del agotamiento de los acuíferos, las reservas de gas y petróleo, los suelos fértiles; a costa de los pueblos, los ejidos, las colonias, los barrios. Son una estrategia fundamental  de la economía que se vuelve dominante en el mundo después de la crisis del petróleo de los 70, la economía neoliberal que busca privatizar y mercantilizar todo lo que existe en el mundo, incluyendo el aire, el agua, los suelos y los subsuelos.  La legislación mexicana facilita la construcción de megaproyectos: las Manifestaciones de Impacto Ambiental. MIA,  son ejemplo de mala ciencia y corrupción estructural: no consideran los impactos principales, solo analizan el impacto durante la obra, pero, ocultan o minimizan los impactos diferidos, estratégicos o profundos de los megaproyectos; no toman en cuenta la "capacidad de carga" del territorio afectado por ellos. La intervención del PVEM en la legislación ambiental ha sido una gran ayuda para los inversionistas altamente depredadores, pues habitualmente controlan las comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales. La SEMARNAT ha estado controlada por los grandes empresarios desde el final del siglo XX: sus autorizaciones de impacto ambiental son literalmente criminales por la enormidad de la destrucción ambiental que legitiman. Las llamadas "mitigaciones" que aceptan los gobiernos son un subterfugio para justificar estas atrocidades contra la Naturaleza. 

La lucha contra las centrales nucleares en el mundo sienta las bases de la histórica lucha ecologista contra los megaproyectos desde los 70 del siglo pasado, en Francia, Inglaterra, España y EU; en México se da de la misma forma: al fragor de la lucha contra la central nuclear de Laguna Verde a finales de los 80 es cuando se crea el sustento teórico de las primeras declaraciones ecologistas contra los megaproyectos, cuando Salinas de Gortari y Camacho Solís, anuncian la construcción de "megaproyectos", con esta palabra; la insistente denuncia ecologista de los megaproyectos hace que los gobiernos mexicanos eliminen de su vocabulario la palabra megaproyecto hacia el final del sexenio de Salinas. La Declaración ecologista de 1990 Salvemos al Anáhuac,  sienta las primeras bases contra los megaproyectos. En la ciudad de México se tienen referencias de la lucha contra los ejes viales de Hank Gonzalez, pero no es sino hasta cuando Salinas de Gortari anuncia primero en 1991 el "tren magnético" japonés, que luego se convertiría en el "Tren Elevado" de Bellas Artes a Santa Mónica, el proyecto Alameda, el proyecto WTC, la carretera La Venta-Colegio Militar, la Cuarta Etapa del Sistema Cutzamala que se desata la primera gran lucha contra los megaproyectos en la ciudad de México, lucha que luego sería replicada en muchos lugares del país afectados por megaproyectos. Hoy, muchos movimientos indígenas, campesinos, vecinales enarbolan la bandera ¡No a los megaproyectos!, una consigna que se extiende en la sociedad mexicana y que debe llegar a la Constitución y a la legislación ambiental. El movimiento contra los megaproyectos se extiende en Sudamérica y Europa desde finales del siglo XX; existen ONG y organizaciones sociales que luchan contra la Incitativa Regional Sudamericana, IRSA, que establece la construcción de un conjunto de supercarreteras, muelles, y otros megaproyectos, en diversos países de Sudamérica. En EU, la lucha contra el oleoducto Keystone X unifica a las organizaciones sociales de ese país. En Francia la lucha contra el aeropuerto de Nantes recibe apoyo nacional e internacional.  Por su parte, la iniciativa Europea contra los megaproyectos califica a los megaproyectos de "inútiles", por sus efectos contraproducentes. Son, en efecto, un gran elemento en la mercadotecnia y propaganda política que lamentablemente todavía produce muchos votos a los políticos. La mentira de que los megaproyectos producen muchos empleos  queda al descubierto cuando se analiza la realidad laboral de estas infraestructuras: producen muy pocos empleos por cada millón de pesos invertido: los micro proyectos producen diez veces más empleo. El empleo de los megaproyectos es caníbal- por su tecnología, su creación destruye empleos en otros ámbitos; es globalizado: por la capacitación y control requerido, exige personal que proviene de muchos países- es walmartizado- por la desprotección laboral en México, implica trabajo esclavo de muchas horas diarias y muy bajo sueldo.  Las aberrantes ideas de progreso, desarrollo, competitividad, crecimiento colonizan el imaginario de una gran parte de la sociedad que considera aceptables los megaproyectos  y contra esta colonización de las mentes, realizada principalmente por la escuela y los grandes medios, es que hay que luchar. La era de los megaproyectos puede llevar a la extinción de la especie humana si no se detienen a tiempo.  En la ciudad y en el campo proliferan hoy en día los megaproyectos, como una expresión del cáncer urbanizador, industrializador que devasta la complejidad de la Tierra. Centrales nucleares, eólicas, oleoductos, acueductos, supercarreteras, puentes, túneles, aeropuertos, bases militares, torres, vías rápidas, rellenos sanitarios, incineradores, unidades habitacionales ARA, GEO, Homex, ZODES, AGES, ADES, polígonos de actuación destruyen la vida en el mundo y en nuestra ciudad. Fracasa estrepitosamente la tecnociencia, la economía, la modernización.

¡No a los megaproyectos!   

México DF 10 de marzo de 2015

Red en Defensa de la Ciudad de México

 Adriana Bermeo, Adriana Gómez, Adriana Matalonga, Aline Fernanda, Ana María Yustis, Anhai Martínez, André Prieur, Aurora Marín, Bianca Sandoval, Carmen Espino, Cecilia Brañas, Cesar A. Salamanca, David Jiménez, Edgardo Mota, Eduardo Farah, Eduardo Soriano, Emir González Calderón, Fabián Carvallo, Gabriela Vega, Gabriel Valencia, German Vargas, Guadalupe Tron, Gustavo Romero, Heriberto Salas, Jacqueline Bolaños, Javier Osorno, Jonathan Arroyo, José Ignacio Félix Díaz, José María Bilbao, Juan Manuel Pomares, Karen Zúñiga, María de Lourdes Ríos, María Díaz Santos, María Elena Contreras Domínguez, María de Lourdes Ríos, Mario Marroquín Castillo, Mario Rechy, Mauricio Villegas, Miguel Valencia, Nancy Herrera, Patricia Carrera, Pedro Luis Burrola Ávila, Rafael Huízar, Ricardo Alcaraz Vargas, Ricardo Zúñiga, Roberto Christian Domínguez, Rodolfo Ramírez Velázquez, Sara Espíritu, Sharon Sánchez, Soledad Osorio, Sonia Verónica Coronado Hidalgo, Susana Clares Popoca, Susana Morales, Tulia Roa Castro. 

lunes, 9 de marzo de 2015

#Mixhuca #Mixcoac ¡Que nos saquen los trapitos al sol! Sí, sí tenemos “motivos políticos”.

¡Que nos saquen los trapitos al sol!  Sí, sí tenemos "motivos políticos".

Mancera declara a los medios que tenemos "motivos políticos"  las personas que nos manifestamos hoy martes 3 de marzo frente a sus oficinas en el Zócalo, a causa de la masiva tala de árboles en la ciudad deportiva de la Magdalena Mixhuca- para acceder a las solicitudes de los organizadores del Gran Premio de México Fórmula 1 en el autódromo Hermanos Rodríguez- de la anulación de la Declaración de Área de Valor Ambiental de esa deportiva, de la construcción del estadio de beisbol de los Diablos Rojos en las áreas verdes en ese mismo lugar. Mancera hace esta declaración,  después de que los manifestantes rechazamos por muchas horas  la propuesta de enviados suyos, de participar en un "diálogo" con funcionarios menores, para programar una más de las infames "mesas de diálogo" que acostumbra organizar el gobierno del DF, con el fin de entretener y debilitar a los movimientos vecinales y sociales que protestan contra la destrucción social y ambiental que nos impone este gobierno. Fuimos "encapsulados" por granaderos frente al edificio del gobierno del DF- como es costumbre en esta ciudad: cinco granaderos por cada manifestante- y mantenidos en esta privación de la libertad de tránsito por varias horas.   

Si Mancera tiene información válida sobre las motivaciones de quienes hicimos esta protesta, que nos saquen los trapitos al sol; cualquiera que denuncie actos atroces del gobierno del DF está expuesto a recibir respuestas atroces. Mancera, demuestra así,  su muy bajo nivel cultural. El león cree que todos son de su condición.  Sí, sí tenemos "motivos políticos": no queremos gobiernos que talen árboles públicos, para beneficio de negocios; que anulen declaraciones de área de valor ambiental, para favorecer a grandes empresarios; que quiten áreas verdes públicas- muy escasas en esta ciudad- para entregarlos a cualquier otro uso; que quiten espacios al deporte popular amateur, para entregarlos al muy corrupto deporte profesional. No queremos gobiernos que desprecian la riqueza natural y cultural de la ciudad de México. No queremos gobiernos al servicio de los grandes empresarios. No queremos gobiernos que ignoran a las organizaciones que legítimamente defienden los árboles, los parques, los jardines, los bosques, los animales, la conservación del agua y los acuíferos, la limpieza de los humedales, las barrancas, los ríos, los lagos, los suelos, la calidad del aire y la estabilidad del clima en la ciudad de México.  

¡No a la tala masiva de árboles, por la celebración del Gran Premio de México Formula1!

¡No a la construcción del estadio de beisbol de los Diablos Rojos de Antonio Harp Helu en las áreas verdes de la ciudad deportiva de la Magdalena Mixhuca!

¡No a la cancelación de más de 20 canchas de fut bol popular, amateur en la Magdalena Mixhuca!   
¡No a la cancelación de la Declaración de Área de Valor Ambiental de la ciudad deportiva de la Magdalena Mixhuca!

Miguel Valencia

Red en Defensa de la Ciudad de México

ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México

   

Firma y difunde: Legisladores/as desechen iniciativa #LeyGeneraldeAguas fast track

 
 
image
 
 
 
 
 
Congreso de la Unión, México: Desechen la iniciativa de ...
Las/os ciudadanas/os firmantes solicitamos a los diputados y senadores que se deseche la iniciativa presentada a título personal por los diputados: @GerardoGaudian...
Preview by Yahoo
 

miércoles, 18 de febrero de 2015

Intolerable el desastre ecológico, climático y energético de #México: obliga a no votar en 2015

Intolerable el desastre ecológico, climático y energético de México: obliga a no votar en 2015

 La mayor parte de los suelos, mares, ríos, arroyos, lagos, lagunas, humedales, manglares, glaciares de México se encuentran en pésimo estado, al borde del colapso.  El campo y las ciudades compiten por los más elevados niveles de contaminación atmosférica: al menos tres veces arriba de lo tolerable.  Las contaminaciones elevan rápidamente las cifras de muertes por infecciones respiratorias agudas, enfermedades diarreicas, canceres, malformaciones genéticas  y otras.   Desaparece ya la mayor parte de las reservas de bajo costo de extracción de gas, petróleo, oro, plata y otros metales. Se esfuman, también, los acuíferos del país; se multiplican las guerras del agua. Los registros de la precipitación pluvial anual en la ciudad de México indican una caída de más del 35% en los últimos 25 años.  La desertización avanza en el país a toda velocidad. Así mismo, se esfuman ya la mayor parte de los bosques y casi todas las selvas. La desaparición de especies vegetales y animales va en México a un ritmo muy superior al de la mayor parte de los países del mundo, probablemente entre 10,000 a 30,000 veces más rápido que las hecatombes geológicas de tiempos pasados. Los animales son tratados con una crueldad extrema por la mayor parte de las leyes, las autoridades y los empresarios.

Está en marcha el aumento en la frecuencia e intensidad de los "desastres naturales" creados por los ricos y poderosos del mundo, como son: las sequías, inundaciones, huracanes, olas de calor, granizadas, incendios forestales, tornados, tormentas atípicas. La guerra climática que libran hoy en día contra el mundo los países desarrollados afecta muy especialmente a nuestro país, por su miseria, como sucede con las recientes tormentasIngrid y Manuel que anuncian peores eventos climáticos en los próximos años. Debido a la reciente reforma energética, se acelera la extracción en gran escala de los hidrocarburos no convencionales, los más nocivos del mundo, como son: el gas y petróleo shale que se extraen por fracking, y el gas y petróleo extraído en aguas profundas; nuevo tipo de hidrocarburos cuya extracción produce al menos diez veces más destrucción ambiental y climática que la producida por la extracción de petróleo convencional.  Opera en el país fuera de control la moderna y devastadora extracción minera a tajo abierto realizada principalmente por empresas pirata canadienses destinadas a desaparecer, para no pagar los ecocidios que implica esta minería, tan pronto se agote la reserva accesible en el sitio. Así mismo, la industria agropecuaria funciona sin control significativo, a pesar de su excesivo consumo de agua, energía y productos químicos, la escandalosa destrucción ambiental que produce y el enorme daño que hace a la salud de los consumidores. Se multiplican en el país los derrames de sustancias muy venenosas en ríos, lagunas, lagos, arroyos, humedales, los casos extremos: ríos Sonora y Bacanuchi.  Se fomenta el turismo más depredador del mundo: Cancún, Riviera Maya, Baja California, Puerto Vallarta

Por otra parte, se construyen frenéticamente un gran número de megaproyectos que dañan severamente las matrices regionales del agua y la biodiversidad, como son: las supercarreteras, presas, trasvases, plantas de generación de electricidad, muelles, desarrollos turísticos, rellenos sanitarios, confinamientos de residuos tóxicos o peligrosos, autopistas urbanas, torres, vivienda popular masificada (ARA, GEO, Homex). El desorbitado proyecto de nuevo aeropuerto de la ciudad de México garantiza un excesivo impacto ambiental y social.  Se fomenta el uso excesivo de productos muy dañinos para el medio ambiente y la biodiversidad, como son los plásticos, el cemento, las pilas, los insecticidas, los detergentes, entre otros. Se entrega un ingente subsidio al uso de los transportes que más contribuyen a dañar el clima de la Tierra, como lo son: el auto, el avión, el tren rápido. Con gran irresponsabilidad, se permite la utilización de tecnologías de muy alto riesgo catastrófico, como la energía nuclear, los cultivos transgénicos, la nanotecnología. Se firman tratados de libre comercio, como el TLC, que fomentan la contaminación intensiva del territorio nacional y el agotamiento rápido de los dones de la Naturaleza.      

 La situación ecológica, climática y energética de México es desastrosa; para colmo, no hay hechos que permitan suponer que esta destrucción aterradora pueda frenarse significativamente mientras subsista el viejo régimen que domina a México.  Los cambios en los gobiernos, las legislaturas, la Constitución, las principales leyes, los reglamentos, las normas y las instituciones resultan habitualmente en mayor violencia contra los dones de la Naturaleza  y mayor consumo de energía y daños al clima de la Tierra: en peores soluciones. No puede ser de otra manera: los grandes inversionistas extranjeros y empresarios mexicanos definen las leyes y las políticas ecológicas que se utilizan en México; los gobiernos sólo impulsan falsas soluciones en estos temas. En las campañas electorales de 2012, los temas de ecología y medio ambiente no fueron materia de los grandes debates. Todos los días, los partidos y gobiernos de México demuestran el profundo desprecio que tienen por la riqueza natural del país, la religión económica que profesan y  el culto pueril que rinden a la tecnociencia, el progreso, el desarrollo, la productividad, la competitividad y el crecimiento.

El Estado mexicano tiene un odio inveterado por la complejidad natural y cultural en el territorio nacional, por los fundamentos de la vida en la Tierra; se "blinda" contra el cambio sensato en los asuntos ecológicos, climáticos y energéticos, por medio de muchos cambios de apariencia, una gran esfuerzo de manipulación mediática y política, y la existencia de un partido verde ecologista que hace todo lo contrario a lo que hacen los ecologistas del mundo en la defensa de la Naturaleza. El Estado canalla mexicano es evidentemente incapaz de hacer los cambios que se requieren  para frenar estos desastres. La gran falta de legitimidad democrática de los presidentes de la Republica, senadores, diputados, magistrados, jueces, producto de muchas décadas de corrupción, impunidad y fraude electoral, impide totalmente cambiar el rumbo suicida, genocida, ecocida que lleva México. Se necesita pues un nuevo sistema político que no lleve invariablemente al poder a  sicarios de cuello blanco. Así las cosas, votar en 2015 entraña hacerse cómplice del sistema político que mata el "equilibrio ecológico", desquicia el clima de la Tierra, elimina rápidamente la riqueza natural del país y nos roba el futuro.

Intolerable el desastre ecológico, climático y energético de México: obliga a no votar en 2015

Miguel Valencia Mulkay

Pronunciamiento ¡Otra #constitución! ¡Otro #México!

Pronunciamiento ¡Otra constitución! ¡Otro México!

La imposición de la regresión energética en 2013 ha colmado las expectativas de los banqueros y transnacionales petroleras, así como de los traficantes de drogas, de armas, de niños, de mujeres o de órganos; también, de los grandes empresarios extranjeros  y sus socios o cómplices nacionales, aunque deja a México sin los instrumentos para frenar la rápida extracción, remate y agotamiento de su petróleo, en una circunstancia histórica en la que estos hidrocarburos, los metales y otros minerales estratégicos muestran tendencias de precios que van rápidamente al alza, por la veloz caída en sus reservas conocidas de estos verdaderos regalos de la naturaleza; en una coyuntura histórica en la que es urgente reducir radicalmente la quema de combustibles fósiles que causan el desastre climático; y en momentos en que los países ricos y poderosos acumulan enormes reservas de oro, plata, cobre y otros metales, y derechos de extracción de gas, petróleo y metales, para enfrentar la rápida pérdida de valor de las divisas y los graves colapsos que se vislumbran en el futuro cercano: financieros, económicos, energéticos, ecológicos, climáticos, y luego, sociales. Fox y Calderón aceleraron la extracción de petróleo, metales y otros materiales malbaratándolos a la mitad del precio que tienen hoy. La dizque reforma energética, aunada a otras reformas promulgadas en los últimos 25 años (salinistas, zedillistas, foxistas, y de Calderón), y más en especial en los últimos 2 años (Laboral, Educativa, fiscal), nos llevan al precipicio.

Las reformas de los últimos años dejan a México sin elementos para reducir o paliar la miseria, proteger a los más débiles y frenar el saqueo de las riquezas naturales y culturales del país; sin herramientas ni recursos suficientes para contener la violencia, el hambre, la ignorancia, la enfermedad, la injusticia, la muerte prematura, las contaminaciones y depredación; sin bases para una defensa efectiva del territorio, de los bienes comunes, de las autonomías territoriales, las soberanías, las economías locales, las culturas indígenas, la Justicia, la Dignidad, la Paz, la Naturaleza.  Contamos con una constitución que impulsa o al menos permite y fomenta la explotación feroz de los suelos, los acuíferos, los bosques, las selvas; la contaminación intensa del mar, del campo y la ciudad; los eventos climáticos extremos.

Hoy tenemos en cambio una constitución que le inyecta velocidad a la torpe introducción de tecnologías ajenas y de riesgo extremo como es el fracking para extraer gas shale, la perforación en aguas profundas, los transgénicos (Organismos Genéticamente Modificados, OGM), la energía nuclear, las mega estructuras, la nanotecnología, la geoingeniería, los mega equipos y mega estructuras; tenemos ahora una constitución que permite acelerar el perverso proceso económico que desde hace décadas aniquila la riqueza natural y cultural de México y que hace más ricos a los más ricos y más pobres a los más pobres, sean individuos, grupos o comunidades.

La constitución hoy vigente promueve el robo o la expoliación de tierras; el exterminio de los más pobres: indígenas, campesinos y trabajadores: la propagación de la delincuencia financiera y económica (sicarios, traficantes, estafadores, banqueros),  la toxico dependencia, el suicidio, la violencia (intrafamiliar, escolar, laboral, urbana), el desempleo, la depredación ambiental, la manipulación mediática, la desinformación, la falta de transparencia, la corrupción, el control del cuerpo y la mente de los ciudadanos; favorece la permanencia en el poder del sistema político que destruye la constitución del 17 y lleva a México a la ruina. Ahora tenemos una constitución desvirtuada que favorece la esclavitud, la injusticia, la intervención policiaca y militar del país del norte, la colonización mental de los mexicanos, la guerra y la muerte del estado mexicano. Es ya una constitución inaceptable y muy peligrosa: estamos ya frente a una ruptura del pacto social: dos terceras partes de la ciudadanía ha sido marginada de la decisión en la dizque reforma energética. Hace ya muchas décadas, la muy degradada constitución del 17 funcionaba bastante mal debido a los ajustes, mutilación y distorsiones introducidos por el sistema político que amparó o prohijó, y a su propio envejecimiento ; hoy es ya sólo un vil pacto de cúpulas nacionales dependientes de gobiernos poderosos (EUA, Canadá, España, Inglaterra, Japón, Francia), organizaciones de países poderosos (FMI. OCDE, Banco Mundial) y banqueros y empresarios internacionales.

La constitución vigente está muy lejos de servir para enfrentar los retos y amenazas que entrañan los colapsos mundiales de este siglo: el final de la era del petróleo barato o la entrada del petróleo extremo (no convencional); el desastre climático; el agotamiento de los metales y otras materias primas; la virtual muerte de los mares, los glaciares, los acuíferos, los suelos, los ríos, los bosques, las selvas, las especies; los riesgos de ecocidio y de genocidio creados por la tecnociencia; las súper migraciones por razones económicas, ambientales o climáticas; el desquiciamiento social; el desquiciamiento social y la alienación de la persona humana. En fin, para afrontar la desacralización del mundo; el desmoronamiento del estado; la muerte de la democracia representativa, entre otros. 

México necesita obtener urgentemente una nueva constitución que ponga al respeto y la conservación de las riquezas naturales (acuíferos; gas, petróleo, metales en el subsuelo; mares, ríos, bosques, selvas, biodiversidad) y de las  culturales (derechos humanos; cultivos indígenas, campesinos; productos de  artesanos; monumentos, piezas de arte) por encima de cualesquier otras miopes consideraciones financieras, económicas, o monetarias; que coloque a la autonomía de las comunidades, los municipios y las regiones ecológicas y culturales, por encima de cualquier tratado internacional; que proteja al cultivo de alimentos en pequeña escala, sin fertilizantes químicos, sin pesticidas, sin tanta maquinaria agrícola o tractores; que haga frente a la guerra económica de los bancos y las transnacionales contra la sociedad; que defienda y ampare a la producción artesanal de vestimentas, utensilios, ecotecnias, casas, edificios, calles, huertos y granjas urbanas frente a los monopolios que controlan la subsistencia de la mayor parte de la población; que impulse la producción local para el consumo local y detenga los productos fabricados en lejanos territorios, con trabajo esclavo y venenos industriales; que fomente la Paz, La Justicia y la Dignidad y frene las guerras paramilitares, económicas, financieras, informativas, químicas, bacteriológicas, alimentarias, diplomáticas, militares.    

Convocamos a todas las organizaciones comunitarias, autónomas y municipales, independientes de partidos, religiones o fundaciones empresariales de México, a crear organizaciones de cuenca, región o estado, con el fin de consultar y discutir las bases para la creación de una nueva constitución.

México DF 4 de febrero de 2014

Grupo ¡Salir del Petróleo!

Adherentes al Pronunciamiento ¡Otra constitución! ¡Otro México!

Adriana Matalonga Rodríguez-Beltrán de ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México; Alejandro García Núñez; Ambrosio Mayorga; Ana Leticia Vargas, locutora de Radio Educación; Ana María Yustis G. de ¡Salir del Petróleo!; Andrea Fernández, locutora de Radio Educación; Aurora Mora Saavedra, Dr. Benito Manrique de Lara; Bernardo Benítez; Carlos Rivera Comité de Amigos de Puerto Rico, Daniel Rodríguez Gutiérrez; Edgardo Mota de ¡Salir del Petróleo!, Fabio Barbosa Cano del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM; Fernando Hernández; Francisco Gómez Tagle; Gabriel Sosa Martínez, locutora de Radio Educación; Germán Hurtado Aldana del Frente del Pueblo; Guadalupe López; Gustavo Armando Vega Martínez de Centro Mandala, Madre Tierra; Humberto Ángel Torres de Desarrollo Integral Autogestionario AC; Jacqueline Bolaños de Comunidad Terapéutica Madre Selva; Javier Ruiz Maldonado de ¡Salir del Petróleo!, Jorge Herrera Velasco, escritor; José Antonio Salas, José Arias Chávez del Pacto de Grupos Ecologistas, José Enrique González Ruiz, Coordinador de posgrado de Derechos Humanos de la UACM; José Ignacio Félix Díaz de ¡Salir del Petróleo!, José Luis Guzmán, locutor de Radio Educación; Juan Castro Soto, Lena García Feijoo, profesora e historiadora; María Eugenia Pulido, locutora de Radio Educación; Mauricio Villegas Ibarrola de Comunidad Terapéutica Madre Selva, Miguel Ángel Álvarez Quintana de la UCPTAC; Miguel Valencia Mulkay de ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México; Patricia Gutiérrez Otero, académica;  René Torres Bejarano de la ESIME del IPN; Arq. Rodolfo Buentello; Rodrigo Mendoza; Ing. Arq. Rubén Almeida D de la Casa Ecológica de Teotihuacán AC.

Organizaciones: Ayuntamiento Popular de Ixtacalco; Cañadas del Sur AC; Coalición en Defensa del Petróleo Mexicano; Colectivo Rosario Castellanos AC; Comité de Amigos de Puerto Rico; Comité Ciudadano "El Nuevo Contrato de Vivienda de Interés Social" AC; Comunidad Indígena Mazahua; Comunidad Indígena Otomí; Comunidad terapéutica Madre Selva; Desarrollo Integral Autogestionario AC;Diálogos Interactivos AC(DIRAS) de Mérida, Yucatan;ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México; Frente del Pueblo- Resistencia Organizada; Frente Nacional en Defensa de la Industria Petrolera; Grupo Alameda; Izquierda Verde; Miramón 48; Movimiento Habitacional "Torres Frente 10"; MULT, Movimiento de Unificación y Lucha Triqui;  Pacto de Grupos Ecologistas. PGE; PPS; PPT, Preparatoria Popular Tacuba; RAIZ; SACLAN, AC; ¡Salir del Petróleo!; Siervos de la Nación; Tonantzin AC;UPREZ, Centro; UPREZ, Benito Juárez; UNITERRA-Puebla; Unión de Colonias Populares del Tepeyac AC; Unión Nacional de Trabajadores y Profesionistas Petroleros, UNTYPP-Nacional.

#CDMX Alertan sobre catástrofe por obras públicas #ecocidio

Alertan sobre catástrofe por obras públicas
Alejandro Cruz Flores
 
Periódico La Jornada
Jueves 12 de febrero de 2015, p. 33
Sección La Capital

Los megaproyectos inmobiliarios y de transporte que pretenden llevar a cabo los gobiernos local y federal traerán como consecuencia una catástrofe para los próximos 10 años en materia ecológica y social para la capital del país y la cuenca del valle de México, advirtió la Red en Defensa de la Ciudad de México.

Integrada por grupos de residentes de distintas colonias del Distrito Federal, la red afirmó que obras como las zonas de desarrollo económico y social (Zodes), las grandes torres, el estadio de beisbol en la Ciudad Deportiva, la ampliación del Metro, el tren México-Toluca y el nuevo aeropuerto, entre otras que se pretende realizar, en la mayoría de los casos en colonias, pueblos y barrios originarios, así como ejidos, implicará la expulsión de quienes han vivido en esas zonas toda su vida, trayendo consigo un rompimiento del tejido social.

En conferencia de prensa, el ecologista Miguel Valencia, integrante de la red, calificó de irresponsabilidad de los dos niveles de gobierno promover megaproyectos que sólo traerán escasez de agua, y la poca que haya será cara y sucia.

Asimismo, agregó, se afectará la biodiversidad de la cuenca, con la desaparición de especies endémicas de la ciudad, como árboles, pájaros e insectos, además de que habrá mayor generación de residuos sólidos y contaminación del aire.

A esta catástrofe ecológica, añadió, se suma una más de índole social, pues se va a multiplicar la inseguridad, la violencia familiar, en la escuela y en el trabajo, como consecuencia de la expulsión de los habitantes originarios de las comunidades afectadas y la llegada de otros nuevos que no tienen el mismo apego a la comunidad ni tienen relaciones de apoyo mutuo.

De esta manera, afirmó, estos megaproyectos amenazan la salud, la convivencia y bienestar de los vecinos de los pueblos, ejidos, colonias y barrios de la cuenca del valle de México, así como su riqueza cultural y natural, afirmó Valencia.

Emir González, integrante de la organización Vecinos Unidos de Santa Fe, afirmó que estas obras sólo han generado encono hacia el gobierno, pues no hay un solo megaproyeto que sea bien visto por los ciudadanos, además de las irregularidades, lo que podría llevar a un escenario de conflicto social.

-- 

Miguel Valencia
ECOMUNIDADES 

ATENTADO CONTRA LA CIUDAD DE MEXICO, ESTADIO DE LOS DIABLOS ROJOS EN LAS ÁREAS VERDES DE LA MAGDALENA MIXHUCA.

UN ATENTADO CONTRA LA CIUDAD DE MEXICO, LA CONSTRUCCIÓN DEL ESTADIO DE LOS DIABLOS ROJOS EN LAS ÁREAS VERDES DE LA MAGDALENA MIXHUCA.

Miguel Ángel Mancera miente cuando afirma que "vamos a tener obras de beneficio puntual"  y que no hay afectación para los vecinos y usuarios de la ciudad deportiva de la Magdalena Mixhuca, por la construcción del estadio de los Diablos Rojos del empresario Antonio Harp Helu. ¿Qué beneficio puede traer la tala de miles de árboles, la pavimentación de 7 hectáreas de áreas verdes y la desaparición de una Declaración de Área de Valor Ambiental, en la ciudad deportiva que ha visto reducir su superficie original de 240 a sólo 80 hectáreas, todo esto dentro de una gran zona urbana: el Gran Centro Oriente de la ciudad de México? ¿Qué no tienen derecho a un gran parque los habitantes de la gran zona urbana que menos áreas verdes tiene en la ciudad, el oriente de la ciudad, con menos de un metro cuadrado por habitante?  ¿Qué beneficio puede tener la desaparición de más de 20 canchas para el deporte llanero, popular, amateur, con el fin de entregar estas superficies al muy corrupto deporte profesional, enemigo mundial del deporte amateur, impulsor de la violencia, la embriaguez y la contaminación de las mentes infantiles y juveniles?  ¿Qué beneficios tiene la muerte del propósito original, fundacional, establecido por el gran cómico Palillo, quien gestionó en 1956 la creación de la ciudad deportiva, con el fin de fomentar el deporte llanero, popular, amateur, en la ciudad de México? ¿Qué beneficio tiene facilitar la pavimentación de lo que queda de verde en la ciudad deportiva y privatizarlo para que se dispare el costo de la diversión de los vecinos, deportistas, paseantes y de la ciudad, por los efectos en la salud derivados de la contaminación del aire y del agua y la violencia intrafamiliar, escolar, urbana y se hagan grandes negocios que sólo benefician a unos pocos y fomentan la corrupción gubernamental y la degradación moral de la sociedad? ¿Qué beneficio social tienen los grandes espectáculos que se dan en este lugar, para promover productos chatarra? 

 La defensa de las áreas verdes de la ciudad deportiva de la Magdalena Mixhuca es clave en la defensa de todas las áreas verdes del país: parques y jardines, calles, camellones, banquetas y ciudades verdes; es clave, también, en la defensa en el país del deporte popular, llanero, amateur; finalmente, es clave en la defensa de las ciudades ecológicas, seguras, convivenciales, cultas. Convocamos a las personas sensibles a la creciente corrupción gubernamental, devastación social y ambiental y degradación democrática, hoy propiciadas en la ciudad de México por Miguel Ángel Mancera  y por el brutal ambientalismo tecnocrático de Tanya Muller, secretaria del Medio Ambiente del DF,  a participar en la resistencia contra la construcción del estadio de beisbol de los Diablos Rojos en las áreas verdes de la ciudad deportiva Magdalena Mixhuca, contra los bárbaros espectáculos que promueve OCESA en este sitio para beneficio de empresas transnacionales, contra la mercantilización abusiva del espacio público, el agua, el aire, los suelos, la biodiversidad, los monumentos, los barrios, los pueblos, las culturas.  

15 de febrero de 2015

FRENTE EN DEFENSA DE LA CIUDAD DEPORTIVA DE LA MAGADALENA MIXHUCA; ASOCIACIÓN DE LIGAS DE FUTBOL USUARIOS DE CIUDAD DEPORTIVA MAGDALENA MIXHUCA, AC; ECOACTIVISTAS MAGDALENA MIXHUCA, AC; ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México.



-- 
Miguel Valencia
ECOMUNIDADES 

nO CESAn #Diablos la gran tala de árboles en #MagdalenaMixhuca

nO CESAn Diablos la gran tala de árboles en Magdalena Mixhuca

Poster de Ecoactivistas AC

OCESA y el equipo de beisbol Los Diablos Rojos del empresario Antonio Harp Helu

Frenar la privatización del espacio público, demandan ambientalistas- La Jornada

Frenar la privatización del espacio público, demandan ambientalistas- La Jornada

Junto con colonos afectados protestan por tres obras en diferentes puntos de la ciudad

Frenar la privatización del espacio público, demandan ambientalistas

Rechazan la construcción de la Autopista Urbana Oriente, el doble túnel en Río Mixcoac e Insurgentes y el estadio debeis en la Magdalena Mixhuca

Ecocidio en marcha, denuncian

Foto
Vecinos y representantes de organizaciones sociales y ambientalistas denunciaron la tala de al menos 500 árboles en la Magdalena Mixhuca para ampliar el Autódromo Hermanos RodríguezFoto Víctor Camacho
Laura Gómez Flores y Alejandro Cruz Flores
 
Periódico La Jornada
Lunes 16 de febrero de 2015, p. 32

Con un día de campo, protestas y volanteo, vecinos y representantes de organizaciones sociales y ambientalistas se manifestaron de manera simultánea en tres puntos de la ciudad contra la construcción de la Autopista Urbana Oriente (AUO), el doble túnel en Insurgentes y Río Mixcoac y el nuevo estadio de beisbol del equipo los Diablos Rojos de México en la Ciudad Deportiva de la Magdalena Mixhuca.

A las 11 horas, vecinos de Iztapalapa y Xochimilco realizaron un día de campo en el parque lineal de Anillo Periférico para protestar por la AUO, que irá de Muyuguarda a Zaragoza a nivel superficial, con una longitud de 14 kilómetros, lo cual afectará 43 hectáreas de área natural protegidas y espacios verdes, públicos, de recreación y deportivos.

Tan sólo en los primeros cinco kilómetros se talarán 3 mil 954 árboles, varios de los cuales son patrimonio urbanístico; se acabará con una zona para 212 aves migratorias; se afectará a más de 250 mil habitantes en los alrededores, aumentará la temperatura 2 grados y favorecerá la expansión urbana, afirmó Ximena Gutiérrez, representante de Xochimilco Vivo.

Con mantas donde se leía: Alto a la #superviaOTE. Movilidad Sí. Ecocidio No, Guillermo Andrade, de la Coordinadora Sur Oriente en Defensa del Territorio, denunció que habrá expropiaciones en la colonia Año de Juárez y nuevos desarrollos inmobiliarios y comerciales, como el que pretende construir Fibras Dahnos en la zona de las Antenas.

En la Ciudad de Deportiva de la Magdalena Mixhuca, integrantes de organizaciones ecologistas y vecinos se manifestaron en contra de la construcción del nuevo estadio de beisbol de los Diablos Rojos, pues de una superficie original de 240 hectáreas, sólo quedan 80, de las cuales al menos siete se pretenden pavimentar para ese proyecto.

Luego de expresar su rechazo frente a la puerta 5 y con la consigna Árboles sí, gradas no, realizaron un recorrido por las instalaciones de la Ciudad Deportiva, donde se constató que decenas de árboles fueron talados, como parte de las obras de remodelación del Autódromo Hermanos Rodríguez.

Los inconformes aseguraron que en los días recientes al menos 500 árboles fueron cortados de noche y sólo se ve el beneficio para empresas trasnacionales, con la mercantilización de los espacios públicos de la ciudad.

Por otra parte, colonos de Benito Juárez, Álvaro Obregón y Coyoacán protestaron en el cruce de Río Churubusco e Insurgentes Sur contra la construcción de un doble túnel de más de 1.5 kilómetros, que no busca resolver un problema de movilidad, sino responder a las exigencias de grandes torres de oficinas y departamentos que se construyen en la zona.

Aprovechando la luz roja del semáforo, habitantes de colonias como Del Valle, Guadalupe Inn, Mixcoac y El Carmen informaron a automovilistas y peatones sobre las afectaciones ambientales, urbanísticas y viales que significa la construcción del deprimido Mixcoac, pues los trípticos entregados por funcionarios del gobierno de la ciudad son parciales", refirió Olga Kaus.

Sin interrumpir la circulación vehicular, los manifestantes ofrecieron a automovilistas y peatones la posibilidad de recibir mayor información por correo electrónico.

Indispensable, la vinculación o alianza de organizaciones vecinales autónomas, independientes, no partidistas, frente a la amenaza de construcciones ilegales, infraestructura y megaproyectos inútiles y concesiones, programas, normas, reglamentos, leyes que afectan severamente la integridad, la supervivencia, la calidad de vida en los barrios, colonias, ejidos, pueblos. Posición de la Red en Defensa de la Ciudad de México discutida en el desayuno-reunión de trabajo del 21 de enero de 2015 y consultada entre esa fecha y el 8 de febrero de 2015.

Indispensable, la vinculación o alianza de organizaciones vecinales autónomas, independientes, no partidistas, frente a la amenaza de construcciones ilegales, infraestructura y megaproyectos inútiles y concesiones, programas, normas, reglamentos, leyes  que afectan severamente la integridad, la supervivencia, la calidad de vida en los barrios, colonias, ejidos, pueblos. Posición de la Red en Defensa de la Ciudad de México discutida en el desayuno-reunión de trabajo del 21 de enero de 2015 y consultada entre esa fecha y el 8 de febrero de 2015.

Como nunca antes en la ciudad de México proliferan los avisos de la construcción de torres, estadios, centros comerciales, remodelaciones de calles o avenidas o grandes edificaciones, distribuidores viales, segundos pisos, supervías, CETRAM, estaciones de ferrocarril, aeropuertos, equipamientos, ZODES, ADES, AGES, infraestructuras o megaproyectos los que por su tamaño y naturaleza afectan severamente el uso del suelo, la disponibilidad de agua y drenaje, el arbolado, la movilidad de los peatones y bicicleteros(la movilidad autónoma), la salud, la seguridad, la economía, el arraigo, la supervivencia de los vecinos de uno o varios barrios, colonias, ejidos, pueblos. Proliferan ahora, también, los permisos, las concesiones,  las normas, los decretos, los programas, las leyes de desarrollo urbano que destruyen la vida de muchas familias, comunidades y zonas del Distrito Federal. Hay mucha excitación entre los grandes empresarios por las nuevas condiciones de la economía, la finanza, la política y las inversiones extranjeras. Están desatados por los efectos del Libre Comercio en México: en parte chocan y confluyen la vieja corrupción e impunidad gubernamental con la globalización financierista y así se crea ahora un gran desquiciamiento económico y político. Las mafias empresariales y políticas de la ciudad de México  se internacionalizan y tecnifican sus acciones. El gobierno del DF cuenta ahora con expertos en negocios internacionales, como Salomón Chartariski, Simón Levy, Simón Neuman y Tanya Muller.

Ahora tenemos una secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda controlada por los cárteles inmobiliarios y unas secretarías del Medio Ambiente, Obras, Movilidad, al servicio de los grandes empresarios, tal como lo están la Asamblea Legislativa y los partidos. Todos estos profesionales de la política están dispuestos a negociar con el mejor postor los suelos, el agua y el aire; los partidos saben que para sostenerse indefinidamente en el poder cuentan con la gran abundancia de personas en la miseria que venden su voto por muy poco dinero y con las televisoras que les ofrecen votos a quien quiera pagarlos a muy alto costo. En los hechos, los funcionarios públicos y los diputados son elegidos por los grandes empresarios quienes pagan sus campañas; así se facilita la realización de grandes negocios publico-privados, por lo que están obligados a mentir, engañar, manipular por sistema a los ciudadanos y a ejecutar acciones muy contrarias al bien común. Los barrios, colonias, ejidos o pueblos de esta ciudad están ahora muy amenazados por  las nuevas condiciones políticas y económicas del DF: pueden perder en pocos meses la paz, la tranquilidad, la armonía, los bajos costos de la vivienda, el agua en abundancia, los viejos árboles, las áreas verdes, los comercios o las construcciones tradicionales o emblemáticas, la limpieza,  la calidad del aire, el silencio, las relaciones de apoyo mutuo entre los vecinos.

La autorización de nuevas construcciones ilegales en sitios inadecuados, infraestructuras o megaproyectos inútiles, o la entrega de permisos o concesiones a particulares, o la aprobación de programas o normas o decretos o leyes de desarrollo urbano, movilidad, agua, limpia,  pueden destruir en poco tiempo la economía y el ambiente de cualquier cuadra, calle, manzana, barrio, zona urbana. La embestida empresarial contra las comunidades de esta ciudad se intensifica cada día más: los inversionistas transnacionales los consideran como nuevas "tierras vírgenes" a conquistar y colonizar.  Los banqueros globalizados piden a los empresarios locales cada año más tecnificación, más "productividad" en su explotación del territorio, de las comunidades, de la ciudad, con el fin de que ellos puedan conservar sus altas tasas de utilidades. Por su parte, los economistas y mucho urbanistas exigen que los "mercados internacionales" definan los usos del suelo, la disponibilidad de agua, la movilidad, la sanidad, la limpia, la biodiversidad, el cuidado de plantas y animales, la salud, la educación; que sean las transnacionales las que controlen todos los espacios públicos y todas las operaciones gubernamentales  en cualquier territorio. La consigna: Privatizar cualquier espacio o actividad productiva.

En los altares de la "competitividad" y la "productividad" de la ciudad se sacrifican ríos, manantiales, chinampas, cultivos, bosques, arbolados, parques, barrancas, vestigios arqueológicos, monumentos, edificaciones de valor vecinal o arquitectónico, la calidad del aire, del agua y de los suelos, las comunidades territoriales enteras. A estas calamidades modernas se añaden ahora grandes amenazas mundiales, creadas por las empresas transnacionales, como el desastre climático, el agotamiento del petróleo convencional, la muerte del agua limpia subterránea y superficial, la rápida desaparición de especies animales y vegetales, el tsunami de la basura y los residuos tóxicos o peligrosos, así como, los valores introducidos por los economistas y empresarios que dominan hoy en día en México: la agresividad, el cinismo, la seducción manipuladora, la capacidad de dar golpes más y más bajos, la indiferencia al sufrimiento de los demás, la complacencia del consumidor irresponsable. Valores internacionales, transnacionales que terminan por agravar la situación urbana: los adoptan vecinos que acostumbran a tener perros bravos, cámaras de seguridad, altas bardas electrificadas, autos blindados, guaruras, policías privados, armamento pesado. 

Muere el arraigo en la ciudad de México. Cada año disminuye el tiempo de residencia de los vecinos en su localidad. Cada año aumenta el número de usuarios en los barrios, colonias y pueblos. Virtualmente ahora nadie vive donde vivieron su abuelos. Los vecinos tienen cada año menos tiempo para ocuparse de los asuntos de la cuadra o el barrio; las actividades chupatiempo- el transporte cotidiano, los trámites gubernamentales y bancarios, los empleos walmartizados- destruyen la actividad cívica.  Las comunidades son las grandes perdedoras en el proceso de industrialización y urbanización del  mundo: la economía, aliada con la ciencia y la tecnología, provoca su debilitamiento y destrucción: son sus grandes enemigos. Sin embargo, los ingentes problemas y amenazas que sufren hoy en día las comunidades de la ciudad de México sólo los pueden resolver sus propios vecinos: los funcionarios públicos y los empresarios solo ven en ellos formas de ganar poder y dinero. Los gobiernos y los partidos venden las causas vecinales, ciudadanas, al mejor postor. El Estado es enemigo nato de las comunidades territoriales y desde luego, de las culturas.  

Para defender a las comunidades territoriales de la amenaza del "desarrollo urbano", la "movilidad motorizada" y de la "modernización" se necesitan muchos vecinos muy comprometidos con su localidad; se requieren muchas reuniones convocadas por los mismos vecinos comprometidos, pues se necesitan acciones vecinales muy complejas, de gran calado, sostenidas por muchos años. Se requiere la INTERVENCION VECINAL en la administración pública, y para ello se necesitan organizaciones vecinales autónomas, independientes, rigurosamente no partidistas, con visión de largo plazo, principios, objetivos, formas de trabajo aprobados por sus integrantes y difundidos ampliamente en la comunidad territorial. No hay manera de defender a las comunidades territoriales con eficacia o solvencia por medio de las organizaciones vecinales creadas por los partidos, como lo son los comités ciudadanos, infestados de militantes partidistas o las redes u organizaciones sociales o civiles tuteladas por estos mismos partidos. Las leyes de "participación ciudadana" están hechas para evitar que exista la "participación ciudadana". Los diputados representan principalmente a intereses empresariales, los que pueden ser lícitos o ilícitos, sin embargo, en los hechos no nos representan. 

 En la defensa de pueblos, ejidos, barrios y colonias es fundamental el nacimiento espontaneo de la organización vecinal, no partidista, provocado por alguna agresión mayor del gobierno del DF o de la delegación política a la comunidad, o por otras circunstancias, como la existencia de grupos vecinales que se interesan por temas mundiales contemporáneos, como la ecología, la desigualdad, la cultura, la seguridad personal, la democracia, entre otros temas. Para prosperar y fortalecerse, este tipo de organización vecinal autónoma requiere de una muy diversificada vinculación con otras organizaciones cercanas de su mismo tipo en la misma demarcación o en las demarcaciones vecinas, con el fin de articular una visión política de ciudad y del mundo; con el fin de crear una red u organización de ciudad o delegación política que abra y conserve ligas o vínculos interregionales e internacionales. Virtualmente todas las delegaciones políticas del DF son ciudades por derecho propio.  Las redes u organizaciones autónomas que se ocupan de la ciudad en su conjunto requieren a su vez de ligas y vinculaciones con organizaciones temáticas regionales, nacionales e internacionales, como derechos humanos, ecología, descrecimiento, urbanismo, movilidad, vivienda, entre otras.  Así se crea un entramado que permite a los vecinos liberar su creatividad y fortalecer la autonomía y  la identidad de su pueblo, ejido, colonia o barrio. La autonomía de las comunidades es esencial en la defensa del territorio. De esta forma se relocaliza la vida y la economía y se frena la destrucción del cuerpo social y los bienes comunes. Por lo tanto, es indispensable crear una alianza de organizaciones autónomas, independientes, no partidistas de la ciudad de México, con el fin de propiciar el nacimiento de barrios, colonias, ejidos y pueblos que tengan asegurada el agua y el aire limpios, la alimentación sana, la vivienda adecuada, la movilidad convivencial, el cuidado de los animales y la preservación de especies endémicas y en peligro de extinción, la conservación de vestigios arqueológicos,  monumentos históricos y edificaciones de valor arquitectónico,  la limpia conveniente, el aprendizaje de la naturaleza, el florecimiento de las culturas.  

México DF  16 de febrero de 2015  

Red en Defensa de la Ciudad de México 

Adriana Bermeo, Adriana Gómez, Adriana Matalonga, Aline Fernanda, Ana María Yustis, Anhai Martínez, André Prieur, Aurora Marín, Bianca Sandoval, Carmen Espino, Cecilia Brañas, David Jiménez, Edgardo Mota, Eduardo Farah, Eduardo Soriano, Fabián Carvallo, Gabriela Vega, Gabriel Valencia, German Vargas, Guadalupe Tron, Gustavo Romero, Heriberto Salas, Jacqueline Bolaños, Javier Osorno, Jonathan Arroyo, José Ignacio Félix Díaz, José María Bilbao, Juan Manuel Pomares, Karen Zúñiga, María de Lourdes Ríos, María Díaz Santos, María Elena Contreras Domínguez, María de Lourdes Ríos, Mario Marroquín Castillo, Mario Rechy, Mauricio Villegas, Miguel Valencia, Patricia Carrera, Pedro Luis Burrola Ávila, Ricardo Alcaraz Vargas, Ricardo Zúñiga, Roberto Christian Domínguez, Rodolfo Ramírez Velázquez, Sara Espíritu, Sharon Sánchez, Soledad Osorio, Sonia Verónica Coronado Hidalgo, Susana Clares Popoca, Susana Morales, Tulia Roa Castro.