domingo, 26 de abril de 2015

sábado, 25 de abril de 2015

Fwd: Chinamperos de Xochimilco temen que se destruya esa reserva natural;

Chinamperos de Xochimilco temen que se destruya esa reserva natural

Pobladores de San Gregorio Atlapulco denuncian la incursión de maquinaria

El titular de la Sederec incumplió su compromiso de consensuar trabajos, dicen

Foto
Ejidatarios de San Sebastián y Tlacoapa, en el poblado de San Gregorio Atlapulco, de la delegación Xochimilco, denunciaron la entrada de maquinaria pesada a la zona natural protegidaFoto María Meléndrez
Mirna Servín Vega
 
Periódico La Jornada
Viernes 24 de abril de 2015, p. 31

Chinamperos y ejidatarios de los parajes de San Sebastián y Tlacoapa, del pueblo de San Gregorio Atlapulco, en la delegación Xochimilco, denunciaron la entrada de maquinaria pesada en zona natural protegida para dar inicio a la construcción de diques junto a canales y el cierre de zanjas que proporcionan agua para el cultivo de la tierra.

En un recorrido por la zona, los afectados denunciaron que aunque el titular de la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las comunidades del Distrito Federal (Sederec), Hegel Cortés Miranda, se comprometió hace tres semanas a no realizar ninguna obra en la que no hubiera consenso, el martes entró el primer trascabo, lo que hizo que ejidatarios y chinamperos se enfrentaran con floricultores y personal por impedirles el paso.

David Jiménez, habitante de la zona, incluso ofreció una videograbación, que tiene este diario, donde efectivamente se observa en un recorrido al titular de la Sederec afirmando que si no hay consenso para que se desarrollen los siete proyectos propuestos para la zona lacuste de Xochimilco, éstos no se realizarían, pues no se trataba de generar un conflicto social.

Sin embargo, señalaron, no sólo entró la maquinaria, sino que el titular de la Dirección de Desarrollo Rural de la Sederec, Ignacio Ruiz López, les advirtió que o las obras empezaban esta semana o los recursos se perderían.

De acuerdo con Pedro Nájera Romero, otro de los inconformes, ellos sí consideran necesario un proyecto de restauración, conservación y aprovechamiento del suelo, pero por medio de la nivelación de éste con tierra fértil para activar la producción de hortalizas.

El proyecto actual, explicó otro campesino que trabaja estas tierras, no contempla el entorno ecológico del que depende la zona, ya que con la construcción de bordos para que supuestamente no se inunde la zona con agua de los canales, hará que en temporada de lluvias el agua se quede estancada en el suelo irregular y que en otras áreas de plano no llegue el líquido.

Además, Alejandro Galicia denunció que aunque se ha solicitado el proyecto ejecutivo de las obras que pretenden realizarse, los chinamperos y ejidatarios no lo conocen ni se les ha entregado. Asimismo, explicaron, el comité que validó la ejecución de los proyectos, se llevó a cabo sin la participación de ellos ni de las personas que resultarían afectadas.

Nosotros queremos rescatar la siembra tradicional del campo, clavar nuestras manos en la tierra para poner los retoños y hacerlos crecer, pero estas obras sólo acabarán con esta reserva natural, lamentaron.

NOTA.- Esta nota periodística se desprende de los acuerdos del desayuno del miércoles pasado en el Día de la Tierra, en apoyo a nuestros amigos de San Gregorio.  

miércoles, 22 de abril de 2015

Siete obras contra las chinampas del ejido de San Gregorio Atlapulco, Xochimilco

Siete obras contra las chinampas del ejido de San Gregorio Atlapulco, Xochimilco

Las chinampas del ejido de San Gregorio Altapulco, Xochimilco están seriamente amenazadas por las siete obras que iniciaron el día de ayer en este lugar, como parte de un "rescate integral" de esta zona, impulsado funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades, SEDEREC del Gobierno del DF. Sin consultar a los ejidatarios y a los chinamperos y sin exhibir justificación técnica alguna, funcionarios del gobierno de Miguel Ángel Mancera que evidentemente no tienen experiencia alguna en este campo, imponen la construcción de bordos, diques y otras severas alteraciones a los flujos de agua que destruyen el delicado equilibrio hidráulico de estas maravillas de los saberes indígenas que son las chinampas. Se trata de obras tan absurdas que sólo puede pensarse que tengan el propósito de conseguir beneficio político y económico de los mismos funcionarios involucrados en estas obras, como ha sido costumbre en Xochimilco. Tal vez el propósito de estas obras sea acabar con las chinampas, para encontrar justificaciones a la urbanización de las mismas, proceso en el que está embarcado desde hace algún tiempo el gobierno del DF.

El día de ayer al iniciarse las obras los ejidatarios de San Gregorio Altapulco reaccionan indignados ante esta guerra contra las chinampas y realizan bloqueos para impedir el acceso de la maquinaria en la zona: el conflicto creado por el gobierno del DF con la imposición de estas obras nefastas genera una atmosfera de creciente violencia.

Con el fin de mostrar la destrucción que pueden crear estas obras, invitamos a los medios a participar en el recorrido por la zona afectada que realizaremos este jueves 23 de abril. Para recibirlos, estaremos en el atrio de la iglesia de San Gregorio, Atlapulco, Xochimilco, a partir de las 12 del día. Desde este punto iniciamos el primer recorrido a las 12.20 del día y el segundo recorrido inicia a las 12.45 del día.  

La Casa de la Chinampa AC

Contacto David Jiménez  552512-7130   y  5993-3450

jueves, 16 de abril de 2015

Votar en 2015, da legitimidad a los infames gobiernos mexicanos

Votar en 2015, da legitimidad a los infames gobiernos mexicanos

El simple acto de votar en 2015, independientemente del sentido que tenga el  voto, entraña dar apoyo, legitimidad, validez democrática, a los poderes que aprueban las reglas, los códigos, las leyes electorales; concede legitimidad a las cámaras de diputados y senadores, los tribunales, los gobernantes, los partidos que autorizan esas y otras torcidas legalidades. Entraña creer que genuinos representantes de los ciudadanos-  no redomados criminales, como los que dominan la política mexicana- han aprobado esas leyes electorales, esos códigos electorales. Entraña hacerse cómplice de los gobernantes que realizan los hechos infames de los últimos 10 años,  como: la "guerra contra el narcotráfico", con sus más de 120,000 asesinatos dolosos y más de 25,000 desapariciones forzadas; el operativo "rápido y furioso"  y sus miles de armas introducidas a México, con el apoyo de agencias policiacas de EU y México;  las matanzas de civiles concertadas, como las de San Fernando, Tlatlaya e Iguala; los más de 20 estados del país en los que no se puede viajar con seguridad aceptable, pues están  hundidos en la violencia extrema;  los asesinatos o encarcelamientos ilegales de luchadores sociales; los asesinatos de cientos de periodistas; el exterminio de policías comunitarias y grupos de autodefensa; la complicidad de los gobiernos con el crimen organizado; el encubrimiento de los crímenes del ejército y la policía federal; la tortura generalizada y la muy extendida violación de los derechos humanos en el país.

 El simple acto de votar en 2015 entraña hacerse cómplice de los gobernantes que aprobaron las concesiones otorgadas a empresas piratas internacionales: mineras canadienses, petroleras estadunidenses, españolas, inglesas; gaseras y eléctricas españolas, embotelladoras de aguas y cerveceras estadunidenses y europeas, constructoras de carreteras y segundos pisos españolas; la construcción de grandes presas inútiles, la protección a las grandes mineras mexicanas responsables de crímenes y grandes violaciones a las leyes laborales, como Pasta de Conchos, Cananea; la protección a los responsables de las muertes de 49 niños en la guardería ABC; la destrucción de empresas como Luz y Fuerza del Centro; Mexicana de Aviación, sólo para beneficiar a intereses privados;  la protección de los robos y abusos a cuentahabientes realizados por la banca internacional en México; la impunidad de políticos, como Humberto Moreira y empresarios, como Gastón Azcárraga, acusados de grandes fraudes; la demolición de los derechos laborales y de los valores necesarios para una convivencia humana enriquecedora; la intensa devastación de la riqueza natural y cultural de México en estos últimos 10 años.

 El simple acto de votar en 2015 entraña complicidad con aquellos gobernantes que aprueban las "reformas estructurales" en este periodo: energética, educativa, laboral, telecomunicaciones, electoral, financiera y otras leyes generales que favorecen principalmente a intereses extranjeros; que amparan la impunidad en la que viven los responsables de la desaparición de los miles de millones de pesos en la cuenta pública en estos años; la construcción de megaproyectos inútiles que matan ríos, lagos, territorios, pueblos, ejidos, barrios y colonias. Entraña hacerse cómplice de aquellos gobernantes que protegen, amparan, a los políticos y funcionarios públicos que años atrás autorizaron matanzas, fraudes electorales,  asesinatos políticos, grandes desvíos de recursos públicos, conversiones de deuda privada en deuda pública, tratados suicidas, acuerdos calamitosos, licitaciones fraudulentas, ventas y contratos ruinosos; entraña hacerse cómplice de la escandalosa corrupción y la impunidad histórica de los gobiernos mexicanos.     

 El simple acto de votar en 2015 entraña hacerse cómplice de los grandes fraudes electorales de los últimos 10 años, los de 2006 y 2012, en los que se permite realizar compras masivas de votos; aliarse con el duopolio televisivo, para lanzar millones de "spots" o publicidad política, crear linchamientos de opositores, inflar la popularidad de candidatos con publicidad disfrazada de información social, difundir encuestas amañadas, engaños, mentiras, desinformación;  la introducción  de algoritmos en la computadoras del instituto electoral, para alterar los resultados de las votaciones; la colocación en los tribunales e institutos electorales de magistrados y consejeros controlados por los grandes partidos, para desestimar las quejas contra campañas que violan escandalosamente las leyes, los códigos y para validar victorias nacidas del fraude electoral, con argumentos deplorables. Entraña hacerse cómplice del obsceno gasto electoral  y de la más vieja, refinada y famosa "tecnología" del fraude electoral del mundo: la hecha en México; entraña  hacerse cómplice de gobiernos que han llevado al país a una situación calamitosa, con promesas de "buen gobierno", "prosperidad", "modernidad", "desarrollo", "progreso"crecimiento"

El simple acto de votar en 2015 entraña tener ilusiones tales como que en las elecciones "elegimos a nuestros representantes",  que  "podemos cambiar a México por la vía electoral", que "vivimos en un país democrático", que la democracia moderna, convencional, que utilizan los "países desarrollados" reduce la desigualdad, el hambre, la inseguridad, la destrucción del tejido social, la violación masiva de los derechos humanos, el saqueo del  gas, el petróleo, los metales, las guerras, el desastre ambiental y climático del mundo. Entraña creer que "necesitamos otro gobierno" para corregir la calamitosa situación a la que nos han llevado los gobiernos de los últimos 70 años. Entraña refugiarse en la ilusión de la "democracia"ante la incapacidad de reconocer la realidad: que son los gobiernos los que crean los grandes problemas y las crisis, para conservarse en el poder; los nuevos gobiernos no cambian el fondo de la situación desastrosa que vivimos: no tienen capacidad de ello en tanto "son gobierno".      

"Que se vayan todos" "Y que no quede ni uno", como gritaron en Argentina a principios de este siglo. Nadie representa a persona o pueblo alguno. No hay constituyentes legítimos, todos pretenden someter, aniquilar, controlar; todos nacen de un golpe. Es necesario cuestionar el paradigma de la "necesidad de un gobierno" y  la idea que tenemos de la democracia.  La sustracción de legitimidad que hicieron en 2012 el 38% de los votantes al abstenerse de votar, ha bajado al gobierno a la tierra y lo ha dejado desnudo, como lo está Peña Nieto; aquí, la sustracción de legitimidad es la afirmación de que hay otro camino y la afirmación es parte del ataque. Salgamos del rebaño que quiere votar, apoyar, legitimar gobiernos.

La abstención en 2015 es hoy la salida digna a la infamia gubernamental.

-----------

Miguel Valencia

miércoles, 15 de abril de 2015

El #PVEM, una farsa siniestra: no es un partido, es un negocio y la otra cara del #PRI #elecciones

El PVEM, una farsa siniestra: no es un partido, es un negocio y la otra cara del PRI. Solicitamos su firma y la mas amplia difusión de este pronunciamiento

El PVEM es un falso partido fundado hacia finales de los 80 por el ex funcionario de Gobernación (Director de Migración) y empresario Jorge González Torres, heredero de una gran fortuna, con el fin de hacer negocios en la política mexicana e impedir la creación de un autentico partido verde o ecologista en nuestro país, como Die Grunnen, Los Verdes de Alemania y otros de este tipo que se fundaron en Europa en los 80. En esos años, González Torres estaba muy  ligado al negocio de medicinas similares o genéricas,  al Dr SIMI, su hermano, a su suegro Emilio González Manatou, secretario de la Presidencia con Díaz Ordaz y secretario de Salubridad y Asistencia de López Portillo y a la fracción dominante de la Iglesia Católica: la ultraconservadora. Bloquear la llegada a México de la política y el pensamiento verde ecologista les interesaba mucho a los grandes empresarios, al PRI de Salinas de Gortari y a la Iglesia Católica dominante. El secretario de Gobernación, Fernando Gutiérrez Barrios, se convierte entonces en el mayor sostén del lanzamiento de este falso partido en las elecciones de 1991.

A lo largo de su estancia en las cámaras y la asamblea legislativa, el PVEM ofrece apoyo a las tecnologías más contaminantes, como la minería a tajo abierto, el fracking y los transgénicos; apoya legislación a favor de las empresas contaminantes y a su saqueo de petróleo, gas, metales y otros regalos de la naturaleza; ofrece apoyo a las peores causas nacionales e internacionales. Su participación en las comisiones del medio ambiente en las cámaras y la asamblea legislativa del DF es clave en la creación de la muy mala legislación ambiental que tiene México y que tanto daño ocasiona a la riqueza natural de México. Tiene ahora el control de la SEMARNAT. Recientemente, su apoyo fue clave en la aprobación de la pésima reforma energética de Peña Nieto y en la legislación que promueve la introducción del fracking en gran escala en nuestro país, una tecnología súper contaminante prohibida en el estado de Nueva York, en Francia y otros países. 

En 2004, a raíz de escándalos del "Niño Muerde"- el hijo de González Torres y presidente del partido es descubierto en negociaciones inmobiliarias ilegales en Cancún- un importante grupo de ambientalistas y ecologistas hacen publico otra vez, como en 1991, un desplegado en el que se exige la Cancelación del Registro del PVEM debido a la naturaleza espuria de su origen, historial legislativo y ejecutivo, militancia falsa, estatutos y  funcionamiento antidemocráticos. En 2009, la federación internacional de partidos verdes expulsa a este partido por ser contrario a sus postulados básicos. Desde 2006, empieza a convertirse en un partido a las órdenes del duopolio televisivo. Televisa le entrega- a precios de ganga- espacios publicitarios y recetas para manipular a las masas; también el PRI redescubre la utilidad del PVEM como partido cacha votos y comparsa para su causa. El PVEM carece de autentica militancia voluntaria, solo tiene empleados y subsiste por el enorme gasto de publicidad política que realiza; basa sus campañas en propuestas que apelan a los peores apetitos del ser humano, como es la pena de muerte y la violencia, el odio al ser humano: utiliza como instrumento los más sucios trucos de la política, como la mentira, el engaño, el hostigamiento, la violencia, la demagogia. El PVEM es indispensable en la conservación de las facilidades que tienen las grandes empresas para contaminar y saquear la riqueza natural y cultural de México.

Desde hace algunos meses, el PVEM  viola sistemáticamente la ley y los códigos electorales; por medio de spots, anuncios y publicidad que no se deben difundir fuera de los tiempos de las campañas electorales. Cuenta con el poderoso apoyo del priista Manlio Fabio Beltrones, líder de los diputados priistas cuya hija está casada con Pablo Escudero, coordinador en el Senado de la bancada del PVEM. Este falso partido es hoy como nunca antes la otra cara del PRI, la clave para su supervivencia, de ahí el enorme gasto publicitario ilegal que realiza.

El PVEM, una farsa siniestra: no es un partido, es un negocio y la otra cara del PRI

Adriana Matalonga Rodríguez-Beltrán, Alejandro Galindo, Alfonso Saucedo, Alianza de la Costa Verde, Carlos Padilla de ECOMORELIA AC, Carmen Buerba del Comité en Defensa Ecológica de Michoacán; Coordinadora de Pueblos y Organizaciones del Oriente del Estado de México en Defensa de la Tierra, el Agua y su Cultura; ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México, Edgardo Mota, Edith Gutiérrez, Gustavo Romero, Hugo David Uriarte, Ignacio Peón, Jaime Lagunez, José Arias Chávez, José Enrique González Ruiz, José Ignacio Félix Díaz, Jesús Ricardo Zúñiga, Jorge Hernández, Juan Ignacio López Espinosa, Judith Espinosa, Kamay Maya, La Quijota hACe, Marcos León Goldis Ortega, Margarita Hernández Ruiz, María del Socorro Cervantes Carreón, María Elena Contreras Domínguez, Marisol Martínez, Martha Peralta Calderón, Mauricio Villegas, Miguel Valencia, Miriam Jiménez, Patricia Gutiérrez Otero, Pedro Luis Burrola Ávila, Radio Chinelo AC, Rene Torres Bejarano, Rocío Prado, Rodolfo Buentello, Rodrigo Mendoza, Silvia Olivares Lecona, Virginia Piña Morales,    

Entrega el #GDF, sin contrato ni estudios ambientales, terreno publico en la Ciudad Deportiva de la Magdalena #Mixhuca

Entrega el gobierno del DF, sin contrato ni estudios ambientales, terreno publico en la ciudad deportiva de la Magdalena Mixhuca


Esta semana está en circulación la edición 431 de Contralínea en la que viene la entrevista realizada a Miguel Valencia.

La subordinación de los gobiernos a los acuerdos del G-20 crea el #desastre urbano, social y #ambiental de la Cuenca de #México

La subordinación de los gobiernos a los acuerdos del G-20 crea el desastre urbano, social y ambiental de la Cuenca del Valle de México

Comunicado del 9 de abril de 2015 de ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México y de la Red en Defensa de la Ciudad de México

La construcción de megaproyectos en la Cuenca del Valle de México y en el resto del país, a consecuencia de los acuerdos de los últimos años en el G-20 y el Banco Mundial, orientados a impulsar la construcción de infraestructura en países empobrecidos como el nuestro, ejerce ya una gran violencia contra los acuíferos, los ríos, los lagos, los suelos, los bosques, los pueblos, los ejidos, los barrios, las colonias de este territorio: crea un desastre urbano, social, ambiental, económico, político y simbólico de categoría mundial.

La subordinación del gobierno Federal y los gobiernos del DF y los estados de México e Hidalgo a los acuerdos de los gobiernos y bancos más poderosos del mundo, produce un gran conflicto con los esfuerzos para la conservación del agua limpia, el ahorro de energía, la sanidad de los suelos, los bosques y la ciudad, la reducción de emisiones de gases que dañan el equilibrio del clima y acelera la desaparición de especies vegetales y animales; además, esta subordinación gubernamental desata ya una intensa destrucción del tejido social, muy elevados niveles de violencia intrafamiliar, escolar, laboral, urbana, una gran falta de seguridad personal y produce grandes desigualdades sociales: demasiada miseria.  La infraestructura gigantesca que hoy se pretende construir, con el apoyo de grandes bancos internacionales, tiene efectos tan devastadores, sobre todo social y ambientalmente, ya que sólo crean problemas mayores. Los empleos que se crean son caníbales, destruyen empleos en otros ámbitos; son globalizados: principalmente para extranjeros y son "walmartizados": mucho trabajo y muy poca paga. La productividad de las grandes empresas es contraria a la "productividad" de la naturaleza y de la sociedad. Los "beneficios" de estas obras sólo son para los banqueros y los grandes empresarios. Se destruyen ríos, lagos, suelos, pueblos, ejidos, barrios, colonias, para luego hacer negocio con su "remediación", "restauración", "regeneración". El lema de estos inversionistas: Construir para destruir- Destruir para construir.  

La construcción del nuevo aeropuerto de la ciudad de México, el Tren México-Toluca, los proyectos de la empresa Calidad de Vida del gobierno del DF: la "ciudad del conocimiento" en los pedregales de Coyoacán, la "ciudad de la salud" en Tlalpan, la "ciudad administrativa" en la colonia de los Doctores; el drenaje profundo, la autopista del Oriente, el segundo piso en Xochimilco, el gran deprimido en Insurgentes y Río Mixcoac, el estadio de beisbol de los Diablos Rojos en las áreas verdes de la Magdalena Mixhuca, las obras por el Gran Premio de México en esa misma ciudad deportiva, los incineradores, rellenos sanitarios, confinamientos de residuos peligrosos en el conurbado de la ciudad de México en los estados de México e Hidalgo, son el tipo de obras inútiles, devastadoras y altamente riesgosas. Decenas de movilizaciones de vecinos de pueblos, ejidos, barrios y colonias de la Cuenca del Valle de México y la utilización en contra de ellas de miles de policías y granaderos, confirman la polarización de las opiniones en torno a lo que significa "utilidad pública", "bien común" y "buen vivir"; el gran alejamiento de las opiniones de los gobiernos de las de los gobernados.  

ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México; Red en Defensa de la Ciudad de México; ¡Salir del petróleo!, ¡Descrecimiento o colapso!  

¿Qué hacer frente a los efectos devastadores de la tecnología tubera del agua? Posición de ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México y de la Red en Defensa de la Ciudad de México.

¿Qué hacer frente a los efectos devastadores de la tecnología tubera del agua? Posición de  

ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México y de la Red en Defensa de la 

Ciudad de México. 

Texto discutido el 18 de marzo de 2015, en el desayuno-conversatorio sobre la tecnología tubera 

del agua y sometido a consulta de las redes del 19 al 31 de marzo de 2015.  

En la lógica, el diseño, del excusado inglés con agua potable (Tom Crapper, la leyenda),está inscrita 

la obligada dispersión de excrementos en los ríos, los lagos, los mares; está grabado el despilfarro 

de agua y expresado el profundo desprecio por el agua de los opulentos y poderosos; con la 

aparición del excusado inglés desaparece la sacralidad del agua que por milenios impidió el tráfico 

del agua; lo mismo sucede con los tubos y las bombas que implacablemente quitan el agua de los 

sitios en los que la geología y el clima ofrecen agua en abundancia, diversidad biológica y bosques 

o selvas,  y la llevan, la transportan, a donde hay industria y sobretodo dinero  En los últimos 150 

años se impone en el mundo una siniestra tecnología del agua que es enemiga de la conservación 

del agua limpia, la ecología y el medio ambiente, la cultura del agua, las libertades, los derechos, la 

Paz, las economías de las comunidades, los pueblos y las ciudades, la democracia y los valores. 

Una tecnología que permite robar, sustraer, acaparar, concentrar, centralizar, el agua del 

subsuelo, los arroyos, ríos, lagos, humedales,  con el propósito de obligar permanentemente a las 

personas, los pueblos, los ejidos, los barrios, las colonias, a comprarla y así, hacer negocios con 

ella, acumular dinero y poder.

 Se trata de una tecnología que quita a las personas, las comunidades, las ciudades el control sobre 

sus aguas y las hace guerrear o pelear entre sí, por ellas; una tecnología que fomenta el 

desperdicio del agua, su  contaminación, envenenamiento y que arruina las matrices del agua: los 

acuíferos, los suelos, los arroyos, los ríos, los lagos, los humedales, los manglares, los mares, los 

bosques, las selvas; una tecnología que impulsa el mal uso del agua: su consumo industrial, su  

mercantilización y su privatización. Sin embargo, esta tecnología industrial del agua no nace de la 

creatividad popular, es impuesta desde muy arriba, por visionarios poderosos, empresarios, 

políticos, profesionistas, expertos, académicos, científicos,  que ven en el agua un producto 

químico llamado H2O y más importante aún, que tiene un potencial infinito de negocios, de 

mercantilización, de control político. Por sí misma, esta tecnología fundadora crea una política 

sanitarista, una industria sanitarista, un comercio sanitarista, una profesión sanitarista y una 

ciencia sanitarista.  

Como las otras tecnologías nacidas de la revolución industrial, la tecnología del agua nacida de la 

revolución sanitarista del siglo XIX- impulsada principalmente por Edwin Chadwick y Benjamin 

Latrobe, alentada por el utilitarista Jeremías Bentham e inspirada por Harvey el "descubridor " de 

la circulación de la sangre- esta tecnología hace muchas promesas que sólo le cumple al 

inversionista y al político; promete mejorar la salud y el bienestar de las personas; promete 

ofrecer servicios de "sanidad pública"; promete felicidad, progreso, desarrollo, modernidad, 

crecimiento, sin embargo, produce cada día más muertos y enfermos, por el agua que sucia que 

crea en abundancia; produce el colapso ecológico e hídrico mundial; produce infraestructuras que 

amurallan el territorio, cercan los campos, encarcelan a la mayoría de los vecinos; produce cada 

año más infelicidad y violencia, por las guerras que induce; produce reformas constitucionales, 

leyes, reglamentos y normas muy contrarias al bien común; produce cada año más tiranía, 

terrorismo y represión, por los capitales y poderes que ayuda a acumular; produce actitudes, 

opiniones, ritos y costumbres que fomentan el despilfarro del agua. 

El utilitarismo guía las acciones sanitaristas que impulsan la tecnología tubera del agua. La 

economía preside los principios, la misión, los objetivos, las propuestas, las recomendaciones de 

los sanitaristas del mundo. Los empresarios y políticos fabrican la abundancia y la escasez del 

agua, de acuerdo con los intereses del 0.1% de la población mundial.   La tecnología tubera es 

invasiva, dominante,  imperialista, omnipresente, omnipotente; está en continuo crecimiento 

como el cáncer: en los últimos 20 años satura el campo y las ciudades de excusados, tubos y 

bombas, a tal punto que los acuíferos, ríos, lagos, lagunas, humedales, mares, biodiversidad del 

país empiezan a morir con rapidez, por el volumen de extracción y por los venenos industriales y 

excrementos que en ellos se descarga. Las aguas, como las personas, viajan ahora cada día más 

lejos, consumen cada día más electricidad y dañan cada día más el clima de la Tierra, por los gases 

que se producen por  esta electricidad. Cada día se pavimenta más el territorio, impidiendo así la 

recarga de acuíferos y fomentando el uso de bombas. 

El excusado inglés con agua potable, la plomería, las cisternas, los tubos que distribuyen el agua en 

la ciudad, el alcantarillado, las bombas, crecen rápidamente en número y tamaño y matan la 

cultura de la conservación del agua limpia y la solidaridad, la complementariedad, la reciprocidad 

de los pueblos, las ciudades, las cuencas. Las infraestructuras que sostienen la permanencia de 

esta perversa tecnología del agua, como son: las plantas de bombeo, los drenajes profundos, las 

grandes presas, los acueductos o trasvases, las plantas de tratamiento, se vuelven gigantescas y 

destruyen a toda velocidad el agua potable, los suelos, las especies vegetales y animales, los  

bosques, las selvas, de las cuencas y microcuencas.  La pavimentación no sólo sirve para facilitar el 

funcionamiento de los transportes con ruedas de hule, también sirve al sostenimiento de la 

tecnología tubera del agua. Debido a la construcción de los megaproyectos del agua, a las 

migraciones que provoca la tecnología tubera del agua, desaparecen  pueblos, ejidos, barrios, 

colonias, monumentos, arraigos, tradiciones, culturas.  La tecnología tubera del agua cambia la 

legislación de manera que ahora dicta "el agua no corre libremente ni debe correr"; tiene 

prioridad legal el negocio que se hace con el agua. Los manantiales desaparecen, los pozos 

artesianos se secan, los ríos y lagos se contaminan, de manera que todo mundo debe recurrir, en 

primera instancia,  a la introducción de agua entubada del Estado y luego, al agua embotellada y al 

agua entubada del Mercado. Muere la libertad de acceso al agua limpia natural.   

El robo del agua instrumentado por el Estado, en alianza con el Mercado,  escala notablemente en 

este siglo  con el embotellamiento del agua,  los tratados de libre comercio y las industrias 

extractivas, como la minería y las operadoras del fracking, para extraer gas y petróleo shale, no 

convencional. Se pierde la calidad del agua que se distribuye por las tuberías de la zona urbana, 

hay confabulación de políticos y empresarios,  y así se introduce  el agua embotellada en plástico 

PET, lo que ahora hace más caro un litro de agua que un litro de gasolina: nace El Oro Azul. La 

globalización impulsa el comercio de agua entre países, la compra de ríos de un país para 

abastecer de agua otro país y los acueductos o trasvases entre cuencas, para hacer viables 

actividades industriales tan absurdas y contaminantes, como el fracking en Coahuila y Nuevo León 

o la producción de autos en Hermosillo, Sonora o las ciudades y los campos de golf en zonas 

desérticas. EU aprovecha el TLC o NAFTA, para exigir el agua de Canadá, el país con más agua 

dulce en el mundo,  y provoca así, una gran sublevación en ese país que conduce a la formación 

del Council of Canadians y una nueva lucha mundial contra la privatización del agua. En 2000, en 

Cochabamba, Bolivia, las atrocidades contra la población realizadas por la empresa Bechtel, dueña 

de la distribución del agua en esa ciudad por medio de la empresa Aguas del Tunari, provocan la 

mundialmente famosa "guerra del agua" que consiguió la caída de la dictadura y la aparición del 

gobierno de Evo Morales.  

En este siglo emergen con gran fuerza las transnacionales del agua, como las francesas SUEZ- 

Ondeo, Lyonnaise des Eaux-Buygues, Veolia, la inglesa RW. Thames, la estadounidense Bechtel, 

empresas que a su vez crean empresas locales, como Aguas de Barcelona o Aguas del Tunari, para 

construir y operar los servicios hídricos que ofrece la tecnología tubera del agua; para aprovechar 

los monopolios locales del Estado que crea esta tecnología. Y también emergen- debido a la 

pronunciada elevación de los precios mundiales de los metales por el agotamiento de las minas 

convencionales- las mineras piratas canadienses, de otros países y  nacionales que introducen 

criminales tecnologías de extracción- la minería a tajo abierto- y de refinación- como la 

cianuración que envenena grandes cantidades de agua. Además, debido al agotamiento del gas y 

petróleo convencional en el mundo, aparecen en gran número las gaseras y petroleras piratas que 

extraen gas y petróleo no convencional, shale, por medio del fracking o fractura hidráulica que 

contamina millones de metros cúbicos de agua en cualquier formación geológica. A tal punto es 

peligroso el fracking que está prohibido en Francia, Alemania, el estado de Nueva York y mucho 

otros lugares, sin embargo, en EU se recurrió a la rendija legal Chenney, que impide la 

intervención de la EPA en los asuntos del fracking, y en México, a una ley especial de 

hidrocarburos, para evitar la investigación de sus daños ambientales. El consumo de agua de la 

industria y los servicios se dispara a tasas superiores al 15% anual al punto que hoy en día 

representa la mayor parte del consumo de agua. Hacerse socio del grifo de agua es siempre el 

mejor negocio del mundo. 

Ante el escandaloso crecimiento del consumo industrial del agua - 500 litros de agua para producir 

un kilo de carne, 2000 litros de agua para producir un litro de leche, 10 millones de litros para 

producir un auto pequeño; 25 millones de litros de agua por cada inyección de un pozo de 

fracking- y el rápido agotamiento del agua limpia en el mundo, las transnacionales del agua, junto 

con grandes bancos y otras transnacionales, crean a finales del siglo XX el Consejo Mundial del 

Agua, para impulsar el Foro Mundial del Agua que simula ser parte de la ONU.  El propósito de 

este foro es imponer en el mundo condiciones extremas en torno al agua, como el control de las 

investigaciones sobre las operaciones hidráulicas; legislaciones macana, con el fin de utilizar la 

fuerza pública ante las protestas vecinales o ciudadanas derivadas de conflictos por el agua; la 

propiedad privada de las infraestructuras hidráulicas y los servicios de agua; uniformización de las 

tarifas por volumen de agua consumida, independientemente del tipo de consumidor- industrial o 

domiciliaria- y desde luego, una legislación que sólo conoce la visión económica del agua y que 

privilegia la privatización y la más amplia libertad de mercantilización del agua. Que el agua se 

venda, como el petróleo a precios de mercado, sin tomar en cuenta los daños ecológicos, 

climáticos, sociales, culturales que pueda ocasionar esta mercantilización abusiva; que la escasez 

del agua manipulada  por empresarios sirva para regir su consumo en el mundo; es decir: la 

muerte de la gratuidad del agua y de las culturas mitopoeiticas del agua. En 2003 nace en 

Florencia el Foro Alternativo Mundial del Agua, FAME, para resistir las acciones del Foro Mundial 

del Agua.

Con el apoyo del Banco Mundial, el gobierno de Fox empieza la misión de privatizar los servicios 

del agua del país y eliminar las gestiones comunitarias del agua; en días recientes, el PRI y el PVEM 

lanzan repentinamente un proyecto de Ley General de Aguas que quieren aprobar en el menor 

tiempo posible; se trata de un proyecto privatizador, macana, restrictivo de la investigación;  en 

estos días se desata un gran rechazo social a este nefasto proyecto. La oposición política a esta 

embestida se fundamenta en el "derecho humano al agua", con muy pobres resultados. Frente 

esta escalada del estado mexicano y el lobby nacional y transnacional contra el agua, resulta 

indispensable una gran movilización social, para informar a los vecinos de los pueblos, ejidos, 

barrios, colonias, de las amenazas que entrañan diversas disposiciones contenidas en este 

proyecto de ley y los objetivos y propósitos del lobby empresarial nacional e internacional del agua 

y de las condiciones que afectan el consumo del agua en México y en el mundo, como lo es la 

tecnología tubera del agua. Es ineludible promover la reflexión colectiva, para crear un nuevo 

consenso social sobre el agua, un consenso sensible con las dimensiones ecológica, ambiental, 

social, culturales, místicas que conduzca a la eliminación de la tecnología tubera del agua y a poner 

un freno a las ambiciones bancarias y políticas que utilizan el agua para concentrar poder y dinero. 

La resistencia contra la alianza político-empresarial  que quiere el control del agua en México, 

debe fundarse en el principio de la Libertad –individual o colectiva- de Acceso al Agua Limpia 

Natural, aplicable donde se le puede encontrar habitualmente: en la lluvia, los suelos, los arroyos, 

los ríos, los lagos, las lagunas, los humedales. Que cualquier persona, familia, pueblo, ejido, barrio, 

colonia pueda extraer el agua de la naturaleza necesaria para su subsistencia, siempre por medios 

artesanales, sin la utilización de tubos y bombas.  Las decisiones sobre el uso concreto y formas de 

conservación del agua deben recaer sobre las asambleas vecinales o ciudadanas o en las de 

cuenca. Se trata de una libertad que reconoce a la vez que el agua limpia no tiene precio, que 

debe ser proporcionada al sediento sin restricciones, que pertenece a todos los seres vivos 

humanos y no humanos; que la conservación del agua solo puede ser realizada con eficacia por las 

comunidades, los pueblos, ejidos, barrios y colonias. Exigimos el desmantelamiento de las grandes 

presas del país, los trasvases existentes, como el  Xochimilco-Condesa, el Lerma, el Cutzamala, el 

Independencia y la cancelación de cualquier proyecto de presa o trasvase, como el del Panuco o 

Zapotillo y otros. Exigimos la cancelación de la construcción del calamitoso e inútil drenaje 

profundo de la Cuenca del Valle de México que se construye a un costo exorbitante: 50,000 

millones de pesos.  Además, exigimos la eliminación gradual de la distribución subterránea del 

agua; proponemos la creación de canales y pequeñas lagunas en el vaso del ex lago de Texcoco y 

en la zona oriente de la ciudad de México y representación de cada pueblo, ejido, barrio o colonia 

en el Consejo de la Cuenca del Valle de México. Cancelación de concesiones de acuíferos, 

manantiales a empresas vendedoras de agua embotellada; racionar los usos mercantiles del agua.   

Eliminación de los metales pesados en el agua que se distribuye en la ciudad. Reducción radical de 

la extracción de agua de Tlalpan, Xochimilco y Tláhuac y entrega de agua limpia a las chinampas.  

Impulsar los proyectos piloto de tecnología alternativa del agua, como los excusados secos del 

Arq. Cesar Añorve; las depuraciones de agua por medio de plantas de pantano; las bombas 

manuales de agua; los filtros de agua caseros. 

México DF 10 de abril de 2015

 ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México y de la Red en Defensa de 

la Ciudad de México. Adriana Matalonga, Adriana Gómez, Ana María Yustis, David Jiménez, 

Edgardo Mota,  Edith Gutiérrez, Eduardo Farah, Gabriel Vega, Gabriel Valencia, Gustavo Romero, 

Guadalupe Tron, Heriberto Salas, José Ignacio Félix Díaz, Mauricio Villegas, Miguel Valencia, 

Patricia Carrera, Ricardo Zuñiga, Rodolfo Buentello,

martes, 24 de marzo de 2015

#leyDeAguas ¡No al proyecto tubero de #LeyDeAguas! ¡No a la tecnología tubera del agua! ¡Sí a la Libertad de acceso al agua limpia natural!

¡No al proyecto tubero de Ley General de Aguas! ¡No a la tecnología tubera del agua! ¡Sí a la Libertad de acceso al agua limpia natural!

Comunicado 18 de marzo de 2015 de ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México y la Red en Defensa de la Ciudad de México.

Rechazamos el nefasto proyecto tubero de Ley General de Aguas presentada repentinamente hace unos días en la cámara de diputados por el PRI, PVEM; rechazamos este proyecto por la forma de presentarlo a debate y dictaminarlo y por su fondo, depredador, mercantilista, ingenieril, ecocida.

La rapidez con la que se pretende aprobar este proyecto traiciona la intención de ocultar su contenido e imponerlo sin información y amplio debate público, como lo exige un tema de tanta trascendencia; con este proyecto tubero se pretende beneficiar a los enemigos históricos de la conservación del agua limpia: el Banco Mundial, Goldman Sachs, Morgan Stanley, City Bank, entre otros; las transnacionales Coca Cola, Jumex, Nestlé, Heineken, Suez, Bechtel, Veolia, Lyonnais des Eaux, entre otras; las mineras canadienses y las especializadas en el fracking, entre otras y las empresas nacionales Lala, Grupo México, Peñoles, ICA, CARSO, entre otras, y desde luego a la CONAGUA, refugio de los ingenieros tuberos que sólo saben poner tubos y bombas y que tanto daño hacen a México.

La codicia extrema, la desvergüenza que entraña la redacción de este proyecto tubero de ley  lo hacen totalmente inaceptable desde el punto de vista ecológico, social, económico, político y cultural.

No podemos aceptar el reforzamiento del escandaloso consumo y contaminación de agua en la agricultura, la extracción de gas y petróleo, la minería; en la industria alimentaria, embotelladora de aguas, cervecera, automotriz, textil, química;

 No podemos aceptar aumentos substanciales al subsidio desmedido existente al consumo industrial del agua;

No podemos aceptar el bloqueo a la investigación independiente en los asuntos del agua;

No podemos aceptar la rápida expansión de la tecnología tubera del agua, como son las grandes presas, los trasvases-como el del Cutzamala, el Independencia de Sonora, el  Panuco-Monterrey, el Zapotillo-el drenaje profundo del Valle de México, las grandes plantas de bombeo y de tratamiento de aguas, la red oculta de distribución donde se fuga tanta agua, los excusados que operan con agua potable.

No podemos aceptar que domine la más obscena visión del agua en la legislación y la política mexicana: la que sólo ve en ella una mercancía y un negocio y que desprecia la riqueza natural de México y las culturas que han considerado el agua como sagrada.

Exigimos poner un freno al loco crecimiento de la tecnología tubera del agua, responsable del colapso nacional en el balance hídrico y de la muerte de las matrices locales del agua;

Exigimos la eliminación de la centralización en la gestión del agua y la concentración de facultades sobre las decisiones del agua a nivel federal y estatal.

Exigimos garantías para el ejercicio de la libertad personal, colectiva, regionalista de acceso al agua limpia donde se le encuentra naturalmente: en la lluvia, suelo, subsuelo, arroyos, humedales, ríos, lagos, lagunas; libertad de captar, extraer, consumir, depurar agua,  en las cantidades de agua necesarias para la sobrevivencia de las personas, pueblos, ejidos, barrios, colonias, de acuerdo a lo aprobado por las asambleas publicas de los municipios, ciudades, o cuencas.  

 ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México  Red en Defensa de la Ciudad de México ¡Descrecimiento o colapso!

 Adriana Bermeo, Adriana Gómez, Adriana Matalonga, Aline Fernanda, Ana María Yustis, Anhai Martínez, André Prieur, Aurora Marín, Bianca Sandoval, Carmen Espino, Cecilia Brañas, Cesar A. Salamanca, David Jiménez, Edgardo Mota, Eduardo Farah, Eduardo Soriano, Emir González Calderón, Fabián Carvallo, Gabriela Vega, Gabriel Valencia, German Vargas, Guadalupe Tron, Gustavo Romero, Heriberto Salas, Jacqueline Bolaños, Javier Osorno, Jonathan Arroyo, José Ignacio Félix Díaz, José María Bilbao, Juan Manuel Pomares, Karen Zúñiga, María de Lourdes Ríos, María Díaz Santos, María Elena Contreras Domínguez, María de Lourdes Ríos, Mario Rechy, Mauricio Villegas, Miguel Valencia, Nancy Herrera, Patricia Carrera, Pedro Luis Burrola Ávila, Rafael Huízar, Ricardo Alcaraz Vargas, Ricardo Zúñiga, Roberto Christian Domínguez, Rodolfo Ramírez Velázquez, Sara Espíritu, Sharon Sánchez, Soledad Osorio, Sonia Verónica Coronado Hidalgo, Susana Clares Popoca, Susana Morales, Tulia Roa Castro. 

No al #NAICM - Organizaciones civiles impulsan frente amplio contra el #aeropuerto

Organizaciones civiles impulsan frente amplio contra el aeropuerto

La Jornada, Domingo 22 de marzo de 2015

Informar a la población sobre el desequilibrio ecológico que ocasionaría, entre las metas

Plantean desenmascarar las precarias condiciones de los empleos que el gobierno generaría con el proyecto en Texcoco

Llaman a excluir a partidos porque sólo buscan sacar beneficio

Rocío González Alvarado
 
Periódico La Jornada
Domingo 22 de marzo de 2015, p. 30

Representantes de organizaciones civiles, vecinales y ecologistas del valle de México plantean conformar un frente amplio de redes ciudadanas en contra de la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco, que en una primera etapa informará a la población sobre los impactos negativos que traería este mega proyecto de transporte.

Indicaron que bajo la bandera del progreso y la generación de fuentes de empleo las autoridades federales buscan ganar adeptos a este obra, que provocaría un desequilibrio ecológico en esa zona, relativamente poco accesible y con reducida incidencia en la población aledaña afectada.

Miguel Valencia, representante de la Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México, propuso desenmascarar el tipo de empleos que generan estos mega proyectos. Algunos de ellos: el globalizado, destinado a los técnicos especializados que vienen del extranjero; el caníbal, que al ser creado mata a otros tres por el uso de la tecnología, y el waltmarizado, común en las tiendas de autoservicio, que consiste en largas jornadas de trabajo por un salario mínimo, refirió.

En su exposición, el activista consideró que ante la avasallante estrategia gubernamental para posicionar sus mega proyectos, no se puede actuar por separado e ignorar lo que sucede en otros lados, por lo que se pronunció para que esta lucha en contra del nuevo aeropuerto sea el eje articulador para frenar otras obras de gran magnitud.

Movilización en redes sociales

Durante el coloquio Cómo fortalecer la resistencia social frente a la construcción del nuevo aeropuerto y otros proyectos, también señaló que es indispensable que estas redes ciudadanas sean rigurosamente no partidistas, pues los grupos políticos suelen alterar el movimiento social y sólo utilizarlo para su beneficio y votos.

A su vez, André Prieur, de la Asamblea de Vecinos en Defensa del Parque Reforma Social, indicó que se enfrentarán a una guerra gubernamental de imagen y de convencimiento con el lema de progreso y empleo, a la que habrá que responder con el concepto de identidad y memoria del pueblo mexicano, así como primero la tierra y la cultura.

Gabriela Vega y Heriberto Salas, de organizaciones del estado de México, manifestaron que se debe informar a la población sobre los impactos negativos de este mega proyecto, mediante medios propios y a través de las nuevas tecnologías, así como con movilizaciones.

22 DE MARZO DE 2015- 1er #COLOQUIO DE REPRESENTANTES DE #MOVIMIENTOS SOCIALES DE LA #CUENCA DEL VALLE DE MÉXICO

COMUNICADO DE PRENSA 22 DE MARZO DE 2015

1er. COLOQUIO DE REPRESENTANTES DE MOVIMIENTOS SOCIALES DE LA CUENCA DEL VALLE DE MÉXICO


"Cómo fortalecer la resistencia social frente a la construcción del Nuevo Aeropuerto y otros megaproyectos, programas, normas y leyes locales y estatales que vulneran la integridad de los pueblos, ejidos, barrios y colonias de este territorio y dañan la riqueza natural y cultural de la Cuenca del Valle de México, Ciudad de México y el área Metropolitana conurbada de los Estados de México e Hidalgo".


El 21 y 22 de marzo de 2015 se celebra en la ciudad de México este primer coloquio convocado por la Coordinadora de Pueblos y Organizaciones del Oriente del Estado de México en Defensa de la Tierra, el Agua y su Cultura, el Colectivo Zapotlán de Juárez y el Movimiento Tlaxiaca Despierta del estado de Hidalgo, la Red en Defensa de la Ciudad de México, ECOMUNIDADES Red Ecologista Autónoma de la Cuenca del Valle de México y el Parque Reforma Social.

En el evento se reafirma y amplía la alianza no partidista entre colonias, pueblos, ejidos,  comunidades indígenas y organizaciones de la Cuenca del Valle de México en contra de la construcción del Nuevo Aeropuerto (NAICM), todos los megaproyectos, el despojo y la exclusión de los pobladores en su derecho a ser consultados antes de decidir obras sobre sus territorios.


Los grupos ahí representados que se reconocen a sí mismos como los verdaderos dueños del territorio, manifestaron su absoluto rechazo a la destrucción de un ícono de identidad nacional con un enorme significado cultural y regulador ecológico de toda la Cuenca del Valle de México:  el Lago de Texcoco; e hicieron patente su solidaridad a otras luchas como la de los Vecinos Unidos de Santa Fé en contra del viaducto vehicular elevado y el tren suburbano México-Toluca, Vecinos Pedregales-Coyoacán en contra de la ZODE-Ciudad del Conocimiento, pobladores originarios de Acolman, Estado de México en contra de la urbanización y explotación de la Cuenca,  pobladores originarios de Tlapacoya, Ixtapaluca en contra de la destrucción del Cerro Tepeolollin ó del Elefante para la extracción de material para la construcción del Nuevo Aeropuerto, Cooperativa "La Casa de la Chinampa" en contra de 7 proyectos en la zona chinampera promovidos por la SEDEREC,  Frente en Defensa de la Unidad Deportiva de la Magdalena Mixiuhca en contra de la construcción del estadio de los "Diablos Rojos" y las adaptaciones del autódromo por el Gran Premio de México, Espejo Red Polanco en defensa de las áreas verdes de Chapultepec y la Delegación Miguel Hidalgo, Vecinos en defensa de la Colonia Viaducto Piedad, Defensa Regional Ciudadana Texcoco en contra de la Unidad Habitacional ARA "Nueva Alameda Texcoco", Comunidad Terapéutica Madreselva por la salud de la Madre Tierra y de organizaciones anti-capitalistas.


Se llega a la conclusión de que el megaproyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México nos va a costar a todos los mexicanos,  no solo en dinero público que el gobierno cobra a los ciudadanos  a través de impuestos  en una deuda que seguramente será heredada a las generaciones venideras, sino también en afectaciones graves a la tierra, la cultura, el agua y otros recursos naturales, razón por la cual se pronunciaron a favor del saneamiento de los ríos y la restauración del Lago de Texcoco y la Cuenca del Valle de México.


Se acuerda impulsar la creación de un frente amplio no partidista en contra del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.


Finaliza con un llamado a las asambleas de vecinos,  ejidos, pueblos, comunidades, artistas, académicos, organizaciones y grupos ó personas que enfrentan una problemática, a acercarse para coordinar esfuerzos y fortalecer la vinculación y el diálogo permanente, para  frenar la embestida de los gobiernos y sentar las bases de un cambio de fondo.



Heriberto Salas Amac, Gabriela Vega Téllez, Eliseo Jiménez González, Miguel Valencia Mulkay y André Prieur.


coordinadoradepueblosdelorienteedomex@hotmail.com

redendefensaciudaddemexico@gmail.com


martes, 10 de marzo de 2015

#ecocidio Los #megaproyectos arruinan la Cuenca del Valle de México y los pueblos, ejidos, colonias, barrios en este territorio. Posición de la Red en Defensa de la Ciudad de México

Los megaproyectos arruinan la riqueza natural de la Cuenca del Valle de México y los pueblos, ejidos, colonias, barrios en este territorio. Posición de la Red en Defensa de la Ciudad de México

Texto consensuado en el desayuno del 11 de febrero de 2015 de la Red en Defensa de la Ciudad de México y consultado con sus integrantes hasta el 23 de febrero de 2015.

Ciertamente toda construcción humana daña el ambiente y los bienes comunes, tal como lo alegan frecuentemente las autoridades amantes de los grandes negocios publico-privados, para justificar sus actos atroces. Olvidan que hay diferencias abismales entre las diferentes formas de construir infraestructura a lo largo de la Historia; las construcciones de la era industrial, hasta la mitad del siglo pasado, resultan al menos diez veces más destructivas que las construcciones artesanales de las épocas preindustriales. Esta vieja devastación de los primeros 150 años de industrialización, provoca desde hace algunas décadas la aceleración  del colapso ambiental, social y cultural global y el desastre climático. Pero, las construcciones gigantescas de los últimos 30 años, los megaproyectos de nuestros días, como las centrales nucleares, las grandes presas, las supercarreteras, los puentes, los acueductos o trasvases, los trenes de alta velocidad, los grandes túneles, las plantas de generación eléctrica, los rellenos sanitarios, los complejos militares, los desarrollos turísticos, las explotaciones mineras, las grandes vialidades, las torres, los aeropuertos, los muelles, los estadios, las unidades habitacionales, entre otros, destruyen con mayor rapidez los territorios afectados: tienen una "huella ecológica", al menos diez veces mayor que los proyectos realizados antes de la segunda mitad del siglo XX.  Ahora son mucho más grandes y numerosos, y se construyen con mayor rapidez. Las tecnologías utilizadas hoy en día ejercen una violencia mucho mayor sobre el medio ambiente, los dones de la Naturaleza,  el tejido social y las culturas. No existe el desarrollo sustentablela economía verde, o el crecimiento verde. Palabrería hueca que consigue diferir el cambio de actitud frente a las infraestructuras.  

El tamaño o las dimensiones de un proyecto determinan en gran medida los daños ocasionados al pueblo, ejido, colonia o barrio. Un edificio de 100mx100mx100m (1, 000,000 de metros cúbicos) puede tener más de 8 veces el impacto socio- ambiental o la "huella ecológica",  al de un edificio de 50mx50mx50m (125,000 metros cúbicos); es decir: el impacto crece exponencialmente con el aumento de tamaño del proyecto.   Evidentemente, cada megaproyecto y cada tipo de megaproyecto tiene impactos específicos sobre el clima, el aire, el agua, el suelo, el subsuelo, las comunidades,  sin embargo, existen afectaciones culturales, climáticas, ambientales, sociales, económicas, financieras, políticas que tienen un patrón común en todos los megaproyectos. Por otra parte, las principales afectaciones de los megaproyectos son las erosivas; es decir: las que dañan cotidianamente, insidiosamente, a lo largo de muchos años hasta que logran colapsar las matrices de la vida en la región.  Los llamados efectos secundarios de los proyectos se vuelven primarios a lo largo de los años. El conjunto de afectaciones producido por un megaproyecto es sólo una parte de la valorización de su impacto: hay que tomar en cuenta, además, el conjunto de infraestructuras o megaproyectos en un mismo territorio: la cercanía entre megaproyectos tiene efectos multiplicadores del daño. Por otra parte, las infraestructuras afectan aspectos inconmensurables o infinitos, es decir: que no tienen precio: no hay manera de valorizarlos numéricamente, como lo son: la pérdida de vidas, biodiversidad, salud de los suelos, bosques, ríos, lagos, humedales; sólo los pueden valorizar las comunidades afectadas o la observación histórica. Los impactos de los megaproyectos son siempre excesivos: en los hechos son contraproducentes, inútiles, genocidas, ecocidas, suicidas.  No hay justificación alguna para construir grandes infraestructuras. Veamos de cerca algunos efectos comunes de los megaproyectos.

Las torres, segundos pisos, aeropuertos, supercarreteras, presas, trasvases o acueductos, trenes rápidos o de cercanía, rellenos sanitarios, plantas de generación de electricidad,  drenajes profundos, estadios, unidades de vivienda popular, túneles, puentes,  y otras grandes infraestructuras, cambian los valores inmobiliarios de los terrenos situados en su cercanía en un radio que puede llegar a ser de hasta decenas de kilómetros ; es decir: afectan el valor de las propiedades en cientos de kilómetros cuadrados alrededor de ellas: sube el valor del terreno y las rentas, baja el valor de la vivienda existente. Estos valores inmobiliarios se elevan desde el momento en el que se anuncia su construcción y suben consistentemente hasta tiempo después de que se inauguran; convierten en especuladores a los propietarios del área afectada y destruyen así la economía tradicional de la zona; los pobres son gradualmente expulsados del área afectada, llegan a residir migrantes de otras regiones y se asientan en ella nuevos usos del suelo que se caracterizan por una mayor rentabilidad. Debido al cambio en el uso del suelo en su área de influencia, los megaproyectos introducen en los barrios, colonias, ejidos y pueblos una nueva economía y con ella nuevas urbanizaciones y actividades industriales muy contaminantes. Impulsan vigorosamente el uso del auto y del transporte pesado, disparan la producción de basura, residuos tóxicos y peligrosos; la producción de descargas de aguas muy contaminadas; la producción de emisiones de micro partículas altamente nocivas, gases que contaminan el aire y que dañan el clima de la Tierra. 

En pocos años, los megaproyectos alteran profundamente el medio ambiente en la zona afectada: provocan la tala de muchos grandes árboles, convierten arroyos y ríos en drenajes, envenenan bastante los humedales, las lagunas y los lagos o los desecan; inducen la desaparición de plantas y animales endémicos; eliminan cultivos tradicionales, pavimentan grandes superficies de tierras fértiles, elevan substancialmente la contaminación del aire en la zona, provocan "islas de calor", obligan a los vecinos a recorrer cotidianamente mayores distancias y a dedicar bastante más tiempo en el transporte. De acuerdo con Michel Kraveik , el efecto de la urbanización , de la industria, de la agricultura, de la deforestación, de la construcción de presas, y de la infraestructura  y pavimentos  construidos por encima de los sistemas hidrológicos es alarmante, pues ocasiona la destrucción del hábitat natural del agua lo que no solo genera una crisis de abastecimiento que afecta a la población, flora y fauna, sino que disminuye gravemente la cantidad de agua potable de la que dispone un país y en suma el planeta. (El Oro Azul, Maude Barlow, 2001)  

Los megaproyectos vuelcan sobre las comunidades vecinas una gran cantidad de actividades muy destructivas, como la circulación y estacionamiento de autos y camiones de carga, la descarga de sustancias peligrosas o muy toxicas que pueden provocar decenas de miles de enfermos entre los vecinos y cientos o miles de muertos por accidentes y afecciones a la salud de los mismos. Elevan los riesgos de catástrofe por: explosiones, derrames de sustancias venenosas, "nubes" de gases venenosos, grandes colisiones. Disparan los niveles de migración y violencia en la zona afectada, tal como ha pasado en las zonas que han sufrido un proceso de intensa urbanización e industrialización. La construcción de la Ciudad Universitaria, la Central de Abasto, el acueducto Xochimilco- La Condesa, el Sistema Cutzamala,  la Torre Latinoamericana, la Torre Mayor, la supercarretera a Acapulco, los ejes viales, Santa Fe, las presas El Infiernillo, La Angostura, el Estadio Azteca, el drenaje profundo,  el WTC, han tenido un gran impacto en los procesos urbanizadores de México a lo largo de mucho años. Son inversiones cataclismicas.

La destrucción de la economía tradicional de la zona afectada, provoca la destrucción de las relaciones familiares y comunitarias en los pueblos, ejidos, colonias, barrios, en la cercanía del megaproyecto: deportan a muchos vecinos; se dispara la violencia intrafamiliar, escolar, laboral, urbana; se disparan las migraciones,  el narcotráfico, la formación de organizaciones criminales; se eleva el gasto en policías, equipos de seguridad y agencias de procuración de justicia.  Los nuevos vecinos de la zona eliminan las costumbres, las fiestas tradicionales; mueren las relaciones de apoyo mutuo y se reduce el tiempo promedio de residencia en la zona. Se dispara el número de usuarios de la zona. La construcción de un megaproyecto en una cuenca o microcuenca  atrae, propicia la construcción ulterior de otros megaproyectos en la cercanía. La construcción del distribuidor vial San Antonio sirvió de base para la proliferación de distribuidores viales y segundos pisos en todo el país. La línea 12 del Metro tiene el propósito de urbanizar Tlahuac, Milpalta y varios municipios al pie de los volcanes, así como recibir muchos usuarios del norte de Morelos. Los megaproyectos son responsables de las principales afectaciones al ambiente y a la riqueza natural del territorio; estas afectaciones resultan evidentes cuando aparece en su cercanía la irreparable catástrofe ambiental y social. 

Por otra parte, los megaproyectos se convierten hoy en día en uno de los mejores instrumentos para crear monopolios "legales" que producen enormes rendimientos financieros y permiten conseguir desmedidos subsidios del Estado y grandes rescates por quiebra: "son demasiado grandes para quebrar", por lo que son una inversión muy segura, pero muy nociva: colocan a la Sociedad al servicio de un pequeño grupo de inversionistas nacionales e internacionales que se apropian de los bienes de todos:  el espacio público, el aire, el agua, los suelos, la biodiversidad, las riquezas del subsuelo, la seguridad personal, la salud, los conocimientos y los saberes, las reservas monetarias, las normas, las leyes, la Constitución. Los megaproyectos permiten amasar grandes fortunas  a costa del agotamiento de los acuíferos, las reservas de gas y petróleo, los suelos fértiles; a costa de los pueblos, los ejidos, las colonias, los barrios. Son una estrategia fundamental  de la economía que se vuelve dominante en el mundo después de la crisis del petróleo de los 70, la economía neoliberal que busca privatizar y mercantilizar todo lo que existe en el mundo, incluyendo el aire, el agua, los suelos y los subsuelos.  La legislación mexicana facilita la construcción de megaproyectos: las Manifestaciones de Impacto Ambiental. MIA,  son ejemplo de mala ciencia y corrupción estructural: no consideran los impactos principales, solo analizan el impacto durante la obra, pero, ocultan o minimizan los impactos diferidos, estratégicos o profundos de los megaproyectos; no toman en cuenta la "capacidad de carga" del territorio afectado por ellos. La intervención del PVEM en la legislación ambiental ha sido una gran ayuda para los inversionistas altamente depredadores, pues habitualmente controlan las comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales. La SEMARNAT ha estado controlada por los grandes empresarios desde el final del siglo XX: sus autorizaciones de impacto ambiental son literalmente criminales por la enormidad de la destrucción ambiental que legitiman. Las llamadas "mitigaciones" que aceptan los gobiernos son un subterfugio para justificar estas atrocidades contra la Naturaleza. 

La lucha contra las centrales nucleares en el mundo sienta las bases de la histórica lucha ecologista contra los megaproyectos desde los 70 del siglo pasado, en Francia, Inglaterra, España y EU; en México se da de la misma forma: al fragor de la lucha contra la central nuclear de Laguna Verde a finales de los 80 es cuando se crea el sustento teórico de las primeras declaraciones ecologistas contra los megaproyectos, cuando Salinas de Gortari y Camacho Solís, anuncian la construcción de "megaproyectos", con esta palabra; la insistente denuncia ecologista de los megaproyectos hace que los gobiernos mexicanos eliminen de su vocabulario la palabra megaproyecto hacia el final del sexenio de Salinas. La Declaración ecologista de 1990 Salvemos al Anáhuac,  sienta las primeras bases contra los megaproyectos. En la ciudad de México se tienen referencias de la lucha contra los ejes viales de Hank Gonzalez, pero no es sino hasta cuando Salinas de Gortari anuncia primero en 1991 el "tren magnético" japonés, que luego se convertiría en el "Tren Elevado" de Bellas Artes a Santa Mónica, el proyecto Alameda, el proyecto WTC, la carretera La Venta-Colegio Militar, la Cuarta Etapa del Sistema Cutzamala que se desata la primera gran lucha contra los megaproyectos en la ciudad de México, lucha que luego sería replicada en muchos lugares del país afectados por megaproyectos. Hoy, muchos movimientos indígenas, campesinos, vecinales enarbolan la bandera ¡No a los megaproyectos!, una consigna que se extiende en la sociedad mexicana y que debe llegar a la Constitución y a la legislación ambiental. El movimiento contra los megaproyectos se extiende en Sudamérica y Europa desde finales del siglo XX; existen ONG y organizaciones sociales que luchan contra la Incitativa Regional Sudamericana, IRSA, que establece la construcción de un conjunto de supercarreteras, muelles, y otros megaproyectos, en diversos países de Sudamérica. En EU, la lucha contra el oleoducto Keystone X unifica a las organizaciones sociales de ese país. En Francia la lucha contra el aeropuerto de Nantes recibe apoyo nacional e internacional.  Por su parte, la iniciativa Europea contra los megaproyectos califica a los megaproyectos de "inútiles", por sus efectos contraproducentes. Son, en efecto, un gran elemento en la mercadotecnia y propaganda política que lamentablemente todavía produce muchos votos a los políticos. La mentira de que los megaproyectos producen muchos empleos  queda al descubierto cuando se analiza la realidad laboral de estas infraestructuras: producen muy pocos empleos por cada millón de pesos invertido: los micro proyectos producen diez veces más empleo. El empleo de los megaproyectos es caníbal- por su tecnología, su creación destruye empleos en otros ámbitos; es globalizado: por la capacitación y control requerido, exige personal que proviene de muchos países- es walmartizado- por la desprotección laboral en México, implica trabajo esclavo de muchas horas diarias y muy bajo sueldo.  Las aberrantes ideas de progreso, desarrollo, competitividad, crecimiento colonizan el imaginario de una gran parte de la sociedad que considera aceptables los megaproyectos  y contra esta colonización de las mentes, realizada principalmente por la escuela y los grandes medios, es que hay que luchar. La era de los megaproyectos puede llevar a la extinción de la especie humana si no se detienen a tiempo.  En la ciudad y en el campo proliferan hoy en día los megaproyectos, como una expresión del cáncer urbanizador, industrializador que devasta la complejidad de la Tierra. Centrales nucleares, eólicas, oleoductos, acueductos, supercarreteras, puentes, túneles, aeropuertos, bases militares, torres, vías rápidas, rellenos sanitarios, incineradores, unidades habitacionales ARA, GEO, Homex, ZODES, AGES, ADES, polígonos de actuación destruyen la vida en el mundo y en nuestra ciudad. Fracasa estrepitosamente la tecnociencia, la economía, la modernización.

¡No a los megaproyectos!   

México DF 10 de marzo de 2015

Red en Defensa de la Ciudad de México

 Adriana Bermeo, Adriana Gómez, Adriana Matalonga, Aline Fernanda, Ana María Yustis, Anhai Martínez, André Prieur, Aurora Marín, Bianca Sandoval, Carmen Espino, Cecilia Brañas, Cesar A. Salamanca, David Jiménez, Edgardo Mota, Eduardo Farah, Eduardo Soriano, Emir González Calderón, Fabián Carvallo, Gabriela Vega, Gabriel Valencia, German Vargas, Guadalupe Tron, Gustavo Romero, Heriberto Salas, Jacqueline Bolaños, Javier Osorno, Jonathan Arroyo, José Ignacio Félix Díaz, José María Bilbao, Juan Manuel Pomares, Karen Zúñiga, María de Lourdes Ríos, María Díaz Santos, María Elena Contreras Domínguez, María de Lourdes Ríos, Mario Marroquín Castillo, Mario Rechy, Mauricio Villegas, Miguel Valencia, Nancy Herrera, Patricia Carrera, Pedro Luis Burrola Ávila, Rafael Huízar, Ricardo Alcaraz Vargas, Ricardo Zúñiga, Roberto Christian Domínguez, Rodolfo Ramírez Velázquez, Sara Espíritu, Sharon Sánchez, Soledad Osorio, Sonia Verónica Coronado Hidalgo, Susana Clares Popoca, Susana Morales, Tulia Roa Castro.