viernes, 26 de junio de 2015

[alai-amlatina] El Papa Francisco y los movimientos populares

- - - Servicio Informativo "Alai-amlatina" - - -

La importancia de una aproximación histórica
El Papa Francisco y los movimientos populares

João Pedro Stedile

ALAI AMLATINA, 25/06/2015.-  Con sus posturas y pronunciamientos referidos a las injusticias en la humanidad y su posicionamiento a favor de los más pobres, de los trabajadores y, en general, de los excluidos, el Papa Francisco, desde el inicio de su Pontificado, sorprendió gratamente a los militantes de movimientos populares de todo el mundo, por contraste con sus dos antecesores.

El mismo hecho de haber elegido el nombre de Francisco, con toda la carga simbólica que tiene San Francisco de Asís, sea para el comportamiento de las personas o incluso al interior de la Iglesia, representa en sí mismo un hecho histórico y revolucionario.  Ningún otro pontífice ha tenido el coraje de honrar a Francisco de Asís.

En todos los asuntos sobre los que se ha pronunciado –la guerra en Siria, el hambre, la migración de africanos a Europa, la cuestión del desempleo, las personas sin hogar, etc.–, lo ha hecho siempre con una posición clara y firme; sin temor a señalar culpabilidades, abandonando la postura diplomática anterior, que justificaba la postura del Vaticano de estar siempre al lado de los poderosos y de organismos internacionales.

Por otra parte, desde un primer momento también viene impulsando cambios conducentes a un proceso de democracia interna dentro de los organismos del Vaticano, que se han convertido en verdaderas monarquías centralizadas, al tiempo que con valentía ha establecido sanciones contra aquellos miembros de la Iglesia comprometidos en actos criminales, pero que antes se los escondía bajo la alfombra.


El diálogo con los movimientos populares

Con estos vientos de cambio, desde el segundo semestre de 2013 comenzamos a recibir señales de que le gustaría tender puentes con movimientos populares de todo el mundo.  Como tenía lazos históricos con movimientos de trabajadores precarios de Argentina, a través de ellos iniciamos los primeros diálogos respecto a cómo organizar una reunión mundial de movimientos populares.

A finales de 2013, en el Vaticano, con la participación de la Pontificia Academia de Ciencias y de la Comisión de Justicia y Paz, tuvimos diversas conversaciones para hacer realidad la voluntad del Papa Francisco.  Realizamos un primer seminario para debatir las razones de las desigualdades sociales en el mundo, y cómo las veíamos desde los movimientos populares.

Después, propusimos y entregamos un documento elaborado por nueve científicos de todo el mundo, vinculados a Vía Campesina internacional, que trata de explicar al Papa las razones de por qué las semillas transgénicas y los agrotóxicos son un peligro para la humanidad y la naturaleza.

En esta secuencia de nuestro diálogo permanente, realizamos un Encuentro Mundial de Movimientos Populares con el Papa Francisco en octubre de 2014.  En la preparación del encuentro, por consenso se estableció que la representación debía ser de movimientos populares que se organizan y luchan por resolver tres derechos fundamentales de las personas: tierra para sembrar, techo para vivir y trabajo digno.  También quedó explícito en nuestras articulaciones que deberíamos evitar tanto representaciones viciadas de mecanismos internacionales, como representaciones de la Iglesia, porque ya tienen otros espacios para articularse a nivel internacional.

De modo que nos encontramos más de 180 representantes de movimientos de trabajadores de todo el mundo, con una amplia pluralidad de credos religiosos, etnias, género, juventud, orientación sexual y representación geográfica, de todos los continentes.  No hubo de parte del Papa Francisco o del Vaticano ningún condicionamiento.

El encuentro fue histórico.  Por primera vez en la historia del Vaticano, el Papa se encontró con representantes de movimientos populares.  Nos reunimos en el salón del Sínodo viejo, utilizado por siglos solamente por cardenales.  Él mismo reveló que nunca antes había estado en ese lugar.  Y ahí analizamos los problemas que enfrentan los trabajadores/as, sus causas y las propuestas para encontrar salidas.

Y en su exposición, el Papa Francisco defendió un programa síntesis de toda nuestra lucha, en la cual debemos perseverar, para que no haya más en la humanidad: ¡ninguno campesino sin tierra, ningún trabajador sin trabajo digno y ninguna familia sin vivienda digna!

Ahora, nuevamente vamos a encontrarnos en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia (9 julio 2015), con ocasión de su visita a ese país.  La representación de los movimientos populares será más grande, con cerca de 1.500 compañeros y compañeras, principalmente de América del Sur, con los mismos objetivos: reflexionar sobre nuestra realidad y buscar las verdaderas soluciones que puedan contribuir para construir una sociedad más igualitaria, justa y fraterna.

- João Pedro Stedile es miembro de la Coordinación Nacional del Movimiento Sin Tierra -MST- y de la Vía Campesina Brasil.

* Artículo publicado en la edición 505 (junio 2015) de la revista América Latina en Movimiento, sobre  "Francisco y los movimientos populares: Tierra, Techo y Trabajo". http://www.alainet.org/es/revistas/170627

URL de este artículo: http://www.alainet.org/es/articulo/170672

Mas informacion: http://alainet.org
RSS:  http://alainet.org/rss.phtml Twitter: http://twitter.com/ALAIinfo

La Corte de Holanda ordena al gobierno de ese país reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en 25% en los próximos cinco años

La Corte de Holanda ordena al gobierno de ese país reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en 25% en los próximos cinco años


LA HAYA, Holanda - En una amplia victoria para los activistas ambientales holandeses que podrían tener repercusiones mundiales, un tribunal ordenó al gobierno el miércoles  reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del país en al menos un 25 por ciento en 2020.
El fallo de la Corte de Distrito de La Haya podría sentar las bases para casos similares en todo el mundo, dijo el director de la organización que llevó al gobierno a los tribunales en nombre de 900 ciudadanos holandeses.
Los demandantes argumentado - y el tribunal acordado - que el gobierno tiene la obligación legal de proteger a su población contra los peligros inminentes, incluidos los efectos del cambio climático en este país de baja altitud, mucha de la cual está por debajo del nivel del mar y vulnerables al aumento del nivel del mar causado por el calentamiento global.
"Esta es una gran victoria - el juez dijo exactamente lo que quería y tuvo el valor y la sabiduría para decir al gobierno que tiene un deber de cuidado hacia sus ciudadanos '", dijo Marjan Minnesma, director de Urgenda, el grupo que presentó el caso.
Activistas del clima en la sala del tribunal repleto aplaudieron y vitorearon como Juez Presidente Hans Hofhuis leer el fallo.
"Un juez valiente. Esto es fantástico ", dijo Sharona ceha, otro trabajador Urgenda. "Esto es para mis hijos y nietos."
Esto es para mis hijos y nietos
Los abogados del gobierno holandeses dejaron rápidamente la sala del tribunal después de que el juicio y no pudieron ser contactados inmediatamente para hacer comentarios.
El tribunal dijo que, con base en la política climática actual gobierno, los Países Bajos reducirá sus emisiones en sólo el 17 por ciento en 2020, en comparación con los niveles de referencia de 1990.
"El Estado debe hacer más para evitar el peligro inminente causado por el cambio climático, también en vista de su deber de cuidado para proteger y mejorar las condiciones de vida", decía un comunicado de la corte.
El gobierno holandés puede apelar la sentencia ante un tribunal superior.
No está claro exactamente cómo el tribunal puede hacer cumplir su fallo. Tiene la facultad de imponer multas por no llevar a cabo sus órdenes, pero nunca usa esos poderes contra el gobierno y Urgenda no solicitó esa medida, dicho juez Peter Blok.

miércoles, 24 de junio de 2015

#Ecomunidades Privatización global del agua por «megabancos» de Wall Street y el Banco Mundial

Privatización global del agua por megabancos de Wall Street y el Banco Mundial

Bajo la lupa

Privatización global del agua por megabancos de Wall Street y el Banco Mundial

Alfredo Jalife-Rahme

El muy crítico portal Project Censored –con sede en la Universidad estatal de Sonoma, uno de los 23 campus del sistema público universitario de California– comenta que el Banco Mundial (BM) adoptó una política de privatización del agua con un precio de pleno costo, cuando el "consumo global del líquido se duplica cada 20 años, más de dos veces la tasa del crecimiento de la población humana (http://goo.gl/Ny0TrV)".

Según la ONU, más de mil millones de personas carecen ya de acceso al agua potable fresca.

En caso de persistir estas tendencias, en 2025 la demanda del agua fresca aumentaría 56 por ciento (¡supersic!) que la presente cantidad asequible.

Las megatrasnacionales estadunidenses, como Monsanto y Bechtel (la mayor constructora de EU), intentan monopolizar el abasto de agua en el mundo, por lo que buscan el control de los sistemas mundiales de agua y su abasto.

Project Censored refiere que una de las grandes batallas por la privatización global del líquido se escenificó en Bolivia, donde fracasó hasta ahora debido a la revuelta ciudadana que impidió el cobro por la captura de lluvia (¡supersic!).

El investigador Jo-Shing Yang revela la identidad de los megabancos de Wall Street y la City/Londres que han iniciado el asalto de los países en el planeta entero para privatizar el recurso: Goldman Sachs, JP Morgan Chase, Citigroup/Banamex, UBS, Deutsche Bank, Credit Suisse, Macquarie Bank, Barclays Bank, Blackstone Group, Allianz y HSBC (http://goo.gl/wY77xp).

Tales megabancos están consagrados a la especulación de los derivados financieristas que equivalen a un mínimo de 20 veces el PIB global.

Valen algunas precisiones a la excelente investigación de Jo-Shing Yang: Blackstone está ligado genealógicamente a Black­Rock, que dirige el israelí-estadunidense Larry Fink (http://goo.gl/QC5VLg).

Se recuerda que el organigrama de la triada financierista Blackstone/BlackRock/Evercore Partnership (Protego) se despachó con la cuchara grande de la privatización exógena del petróleo del cada vez más fallido "México neoliberal itamita (http://goo.gl/WlOYm7)", a costa de la extinción gradual de Pemex (http://goo.gl/qlHkmw).

Los megabancos israelí-anglosajones consideran el agua una "materia prima crítica ( critical commodity)", mucho más importante que el petróleo.

Ya en 2008 la polémica Goldman Sachs –con crapulosos fraudes a cuestas en todo el planeta– calificó el agua como el petróleo del próximo siglo y uno de los "cinco grandes riesgos globales (http://goo.gl/D39cB8)".

Goldman Sachs explota las carencias del género humano para sacar enormes ganancias, por lo que lleva(ba) colectados más de 10 mil millones de dólares para inversiones en infraestructura que incluyen al agua y cuyo supernegocio ascendía hace siete años a estratosféricos 425 mil millones de dólares.

Junto a Blackstone, Goldman Sachs ha incursionado en la adquisición de muchas empresas consagradas al agua.

Para Williem Buitler, principal economista de Citigroup/Banamex en 2011, el agua es un activo de clase (¡supersic!) que será eventualmente la más importante materia prima física (sic) que empequeñecerá al petróleo, cobre, las materias primas agrícolas y los metales preciosos. ¡Súper uf!

En la conferencia Inversiones del agua, de 2008, Citigroup/Banamex identificó las 10 principales tendencias del sector hidráulico: 1) sistemas de de­salinización, 2) tecnologías de reutilización, 3) instalaciones/producción, 4) membranas de fil­tración, 5) desinfección ultravioleta, 6) tecnologías de trata­miento de agua de lastre, 7) ósmosis para la desalinización, 8) tecnologías de eficiencia, 9) sistemas de tratamiento punto de uso y 10) competidores chinos (sic).

Se desprende que cada una de las 10 tendencias representa un rubro multimillonario de lucro pantagruélico.

Escasez de agua en la colonia El Paraíso, en Iztapalapa, DF. Imagen de archivoFoto Jesús Villaseca

A mi juicio, EU libra(rá) una guerra del agua contra China –mediante su privatizacion tangencial– cuando Pekín enfrenta una grave carestía con 20 por ciento de la humanidad y el control de sólo 7 por ciento del abasto global de agua, además de una clase media demandante de agua embotellada.

Para Citigroup/Banamex, el letal fracking (fractura hidráulica) constituye una oportunidad lucrativa (sic), ya que genera demanda masiva de agua y sus servicios. La desgracia de la humanidad es la felicidad financierista para Citigroup/Banamex, que admite que "80 por ciento del agua del fracking no (¡supersic!) puede ser reutilizada ya que es de tres a 10 veces más salada que el agua de mar".

The New York Times expone a las entidades financieristas que han colectado 250 mil millones de dólares para inversiones en infraestructura, primordialmente en agua (http://goo.gl/N8JqqG): Goldman Sachs, Morgan Stanley (quefichó al ex director de Pemex: Jesús Reyes-Heroles González Garza, http://goo.gl/JUN5AX), Credit Suisse, KKR y el Grupo Carlyle (vinculado al nepotismo dinástico de los Bush y a su empleado local Luis Téllez Kuenzler).

New Scientist revela la identidad (http://goo.gl/p06ycx) de la plutocracia bancaria (uno por ciento) que controla al mundo (99 por ciento) y que, coincidentemente, se encuentra detrás de la privatización global del agua.

Russia Today devela las cuatro entidades financieristas condensadas que controlan a los megabancos privados que dominan a su vez a la Reserva Federal: BlackRock, State Street, Vanguard Corp. y FMR/Fidelity (http://goo.gl/UjlfE3).

Existen señalamientos polémicos de que los banqueros esclavistas Rothschild controlan a estas cuatro entidades financieristas cupulares –BlackRock, State Street, Vanguard Corp. y FMR/Fidelity– que dominan a su vez a las principales 500 empresas globales de Fortune (http://goo.gl/uF7142).

El término agua es muy amplio para los financieristas de la banca israelí-anglosajona de Wall Street/la City, ya que incorpora los derechos acuíferos –el derecho a extraer mantos freáticos y ríos–, terrenos con agua en la superficie o subterrá­neos –lagos y estanques–, proyectos de de­salinización, purificación de agua y tecnologías de trata­miento, irrigación, fracking, mantenimiento y construcción –acue­ductos, agua embotellada–, etcétera.

En mi reciente participación en el Congreso mexicano, durante el foro El campo en México, la reforma pendiente, alerté a los legisladores sobre los alcances geoestratégicos/regionales/locales de la privatización del agua y su amenaza a la seguridad nacional y a la inhumana dislocación de 30 millones de miserables campesinos locales (https://goo.gl/2ygZMD).

A propósito, el portal texano-israelí Stratfor amenazó que "México se quedará sin agua si no la privatiza (http://goo.gl/z3fMKQ)".

En mi conferencia en Ciudad Neza advertí sobre el impacto a los asentamientos irregulares y a la propiedad catastral (https://goo.gl/VrM3ea) por la perniciosa ley Korenfeld, que favorece los interses de la empresa estatal (sic) Mekorot de Israel mediante sobornos al equipo íntimo del premier Netanyahu (http://goo.gl/DpgNlF).

Ante la depredación financierista de Wall Street y la City, hoy la última batalla, que libran los humanistas que quedan en nombre del último reducto de la democracia en vías de extinción, es el agua: principal botín plutocrático del siglo XXI.

http://alfredojalife.com

@AlfredoJalifeR_

https://www.facebook.com/AlfredoJalife

jueves, 18 de junio de 2015

#Ecomunidades 18 de junio: Décimo aniversario de la fundación de #ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México

18 de junio: Décimo aniversario de la fundación de ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México

El 18 de junio de 2005, en el salón de los espejos de la Universidad de Londres, con la asistencia de distinguidos ecologistas y ciudadanos interesados en los temas ambientales se funda ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México, como refundación del Foro Ecologista del Valle de México, fundado en 1991.

ECOMUNIDADES impulsa en 2005 las Cinco Declaraciones ante el Foro Mundial del Agua2006 y la Petitoria sobre el Trasvase del Cutzamala ante el Tribunal Latinoamericano del Agua; en 2006 promueve la integración de la red EDENAT, En Defensa de la Naturaleza y el Foro de Chalco, para unir a los pueblos del oriente del Valle de México. En 2007 crea el primer grupo de Descrecimiento en América Latina: ¡Descrecimiento o colapso!; en 2008, promueve la creación de la Red en Defensa de la Ciudad de México, para fortalecer la resistencia en esta entidad contra los megaproyectos.  

 En 2010 organiza las conferencias sobre descrecimiento de Serge Latouche en grandes universidades y promueve la integración del comité organizador del Klimaforum10 de Cancún, cumbre de los pueblos paralela a la cumbre climática COP-16 de la Naciones Unidas, por encargo del Klimaforum09 de Copenhague. En 2011, lanza la iniciativa Ante el desastre nacional y mundial ¿qué hacemos?; en 2012, promueve el grupo Ecologistas por la democracia ante el fraude electoral de ese año; en 2014 promueve la creación del grupo ¡Salir del petróleo!, para impulsar conciencia social sobre el fracking, la extracción de petróleo en aguas profundas y la transición hacia un época pos petrolera.   

Este esfuerzo se ha realizado sin aportaciones económicas de entidad alguna, salvo el Klimaforum10 de Cancún que recibe fondos del gobierno mexicano por recomendación del gobierno de Dinamarca y el Klimaforum09 de Copenhague. 

En el próximo desayuno en el centro Kuii,  celebraremos este aniversario.

Agradecemos el apoyo y la confianza que hemos recibido de aquellas personas que han hecho posible esta labor voluntaria. Un abrazo a los amigos e integrantes de esta red ecologista.

Saludos
Miguel Valencia 

jueves, 4 de junio de 2015

#Ecomunidades - En México, perversa política de protección del #MedioAmbiente y de los Bienes Comunes

En México, perversa política de protección del Medio Ambiente y de defensa de los Bienes Comunes

Comunicado del 3 de junio de 2015 de ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México, la Red en Defensa de la Ciudad de México y del Grupo ¡Salir del petróleo!, con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente2015

En las campañas electorales de 2012, el Medio Ambiente y la defensa de los Bienes Comunes no fueron tema de los debates de los candidatos a la presidencia de la Republica o de los candidatos a Jefe de Gobierno del DF. No es sorpresa que la gestión del Medio Ambiente y los Bienes Comunes haya caído en México a los niveles deplorables en los que hoy se encuentra. Basta con mencionar al secretario Guerra  Abud de la SEMARNAT, integrante del PVEM, quien defiende la muy nociva técnica de la fracturación hidráulica o fracking y acepta o da validez a unas manifestaciones de impacto ambiental del nuevo aeropuerto de la ciudad de México, del tren México-Toluca, de presas, trasvases, exploraciones mineras, petroleras, grandes eólicas, desarrollos turísticos, y sobre todo de cultivos de transgénicos, que ocultan, minimizan y desinforman sobre los verdaderos impactos ambientales y sociales  de estos megaproyectos; acepta mala ciencia y peor tecnología, para legitimar proyectos inaceptables. Oculta y minimiza el daño terrible que se hace al Vaso del Lago de Texcoco y a sus territorios contiguos.  Hace consultas amañadas e ignora el verdadero sentir de los ciudadanos.  La SEMARNAT en manos de los peores depredadores del Medio Ambiente y los Bienes Comunes.

Mientras que Tanya Muller, secretaria del Medio Ambiente del DF, impone un Hoy No Circula que sólo beneficia a la industria automovilística; no promueve programa alguno para reducir el uso masivo del auto particular y el transporte; no impulsa programa alguno que permita reducir el despilfarro y mal uso del agua; no promueve programa alguno que facilite la eliminación de los rellenos sanitarios, la transferencia y recolección de basura y residuos tóxicos y peligrosos.  Autoriza torres y proyectos urbanizadores que desquician barrios y colonias; vialidades que trastornan zonas urbanas; grandes talas de árboles que reducen la masa de arboles en la ciudad de México.  Se desentiende de la prolongada caída de la precipitación pluvial en esta entidad y su consecuente desertificación; sin dejar opción para su captación; se desentiende del gran aumento en las inundaciones y otros eventos climáticos extremos. No defiende a la ciudad de México de los terribles impactos urbanos, ambientales, sociales, económicos y políticos que provocan ya los megaproyectos Megalópolis, Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México y el Tren México-Toluca. La secretaría del Medio Ambiente del DF está en manos de los cárteles  inmobiliarios, de la construcción, de la banca y de la política.

En la medida que se incrementa la devastación ambiental en México, aumenta la desvergüenza y el gasto en publicidad y mercadotecnia del PVEM- un falso partido que hemos denunciado desde hace 24 años- que no sólo defiende en las cámaras el fracking, los megaproyectos y los transgénicos, sino que viola descaradamente las leyes electorales, con la protección de los tribunales y los institutos electorales. Las elecciones del 7 de junio están irremediablemente falladas, deslegitimadas, por las escandalosas omisiones del TEPJ y el INE, ante las campañas ilegales y  multimillonarias del PVEM.   La cancelación del registro del PVEM es obligada, si es que se quiere recuperar la credibilidad en los procesos electorales mexicanos. 

 La coartada política de los grandes destructores de los regalos de la Naturaleza- transnacionales, inversionistas extranjeros, grandes empresarios- representada por el PVEM, constituye la mayor amenaza para el Medio Ambiente y los Bienes Comunes de México y para su equilibrio social, económico y político. En México tenemos una perversa política de Medio Ambiente y de defensa de los Bienes Comunes.

Urge la cancelación del registro del PVEM, para frenar las contaminaciones y el agotamiento de los hidrocarburos baratos, los acuíferos, los minerales y otros regalos de la Naturaleza.      

ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México: Adriana Matalonga, Edith Gutiérrez; Gustavo Romero; José Ignacio Félix Díaz; Mauricio Villegas.

Red en Defensa de la Ciudad de México: Adriana Gómez,  David Jiménez, Eduardo Farah, Gabriela Vega, Gabriel Valencia, Guadalupe Tron, Heriberto Salas, Patricia Carrera, Ricardo Zuñiga.

¡Salir del petróleo!   Ana María Yustis, Edgardo Mota, Rodolfo Buentello

miércoles, 3 de junio de 2015

#Ecomunidades - El debate por la autonomía e interdependencia de los pueblos, ejidos, barrios, colonias, delegaciones, municipios de la Cuenca del Valle de México. Posición de la Red en Defensa de la Ciudad de México, #ECOMUNIDADES, ¡Salir del petróleo!, ¡Descrecimiento o colapso!

El debate por la autonomía e interdependencia de los pueblos, ejidos, barrios, colonias, delegaciones, municipios de la Cuenca del Valle de México.  Posición de la Red en Defensa de la Ciudad de México,ECOMUNIDADES, ¡Salir del petróleo!, ¡Descrecimiento o colapso!, discutida en el desayuno del 14 de mayo de 2015 y sometida a consulta hasta el 25 de mayo de 2015.

En la Cuenca del Valle de México cambia rápidamente el uso del suelo; se pavimenta la mayor parte del territorio; se urbanizan los campos de cultivo y los cerros y montañas; desaparecen bosques, lagos, ríos, arroyos, humedales, barrancas, glaciares; se agotan y contaminan los acuíferos y el subsuelo; se eleva la contaminación del aire, por ruido y del paisaje; se construyen "bombas " contra los acuíferos, como lo son los rellenos sanitarios; se deporta a los vecinos más pobres de sus pueblos, ejidos, barrios o colonias; aumentan las migraciones diarias debido al transporte; se multiplica las migraciones anuales hacia este territorio y fuera de esta territorio( Mover a México); aumenta el uso del transporte de personas y de carga; aumenta el tiempo perdido en el transporte; aumentan  las cifras de muertos y discapacitados ocasionadas por el transporte, la industria y los servicios; se incrementan los riesgos de desastre debido a las nuevas tecnologías que se utilizan en el transporte, la generación de electricidad y la distribución de gas y gasolina;  aumentan la cifras de muertes y enfermos provocados por la industrialización de los alimentos; se multiplica la violencia intrafamiliar, escolar, laboral y urbana; aumentan las conductas de riesgo y los deportes extremos; aumenta la violencia contra los niños, las mujeres y los ancianos; crece el secuestro, la desaparición forzada de personas, el robo con violencia, la tortura, la violencia policiaca, la represión; aumenta la fuerza y el control del crimen organizado; se fortalecen los carteles de empresarios legales e ilegales; crece la miseria, el desempleo, la economía informal, la desigualdad, la riqueza de unos pocos; se destruye la economía de los más pobres, se encarece el costo de la vivienda y la subsistencia de los más débiles; crece sin pausa la corrupción, la impunidad y el ocultamiento de la información.

Crece cada año la violencia del gobierno federal, de los gobiernos del DF, y de los estado de México e Hidalgo, contra la integridad de los pueblos, ejidos, barrios y colonias de la Cuenca del Valle de México; contra la limpieza de los suelos, subsuelos, acuíferos, ríos, arroyos, lagos, lagunas, humedales  y de la atmosfera de esta cuenca; contra las culturas, el tejido social, el arraigo existente en estas comunidades territoriales; contra el clima de la Tierra; contra la economía de los más débiles. Por medio de las reformas constitucionales,  leyes, programas, normas, proyectos y políticas, el gobierno federal y los gobiernos estatales, destruyen la riqueza natural y cultural de esta cuenca. Megaproyectos como el nuevo aeropuerto de la ciudad de México, los segundos pisos, el Tren México-Toluca, el nuevo emisor profundo, el estadio de beisbol en la Magdalena Mixhuca, las "ciudades" de la salud, del conocimiento, de administración, la autopista del oriente, los rellenos sanitarios en Tepozotlán, entre otros amenazan  con desquiciar ecológica, social y culturalmente lo pueblos, ejidos, barrios y colonias de este territorio. Por su parte, las administraciones municipales y delegacionales refuerzan esta destrucción ecológica y cultural, por medio de sus principales acciones.

 

Además, en la Cuenca del Valle de México se manifiestan crecientemente los efectos destructivos del desastre climático mundial, el agotamiento del petróleo barato, la desaparición de especies, la mundialización o globalización, los tratados de libre comercio, el trafico de drogas, armas, personas, órganos y la "guerra contra el terrorismo" librada por las potencias del mundo. La caída de los precios del petróleo y la caída del crecimiento de la mayor parte de las grandes economías del mundo amenazan cada día más la economía de la Cuenca del Valle de México. La catástrofe mundial: climática, ambiental, social, económica, política, simbólica, invade los ámbitos de nuestro territorio como una nube de gases letales. Presenciamos en esta cuenca las consecuencias del fin de un mundo: el mundo construido después de la Segunda Guerra; después de la revolución industrial; después del nacimiento del crecimiento económico, hace más de tres siglos. Parece inevitable la aparición de mayores desastres.

Como consecuencia de la emergencia de estos desastres mundiales, los partidos políticos de México se han convertido en grandes enemigos de la sociedad y de la Naturaleza: impulsan ahora reformas, leyes y políticas desesperadas que son totalmente contrarias a los mejores intereses de las futuras generaciones y desde luego, de la mayor parte de los ciudadanos: desde hace décadas los gobernantes no representan a  la población de este territorio: son producto de un nuevo sistema político creado por la fusión de la globalización, con la vieja tiranía priista que está al servicio de los intereses de los gobiernos poderosos del mundo y de los más grandes financieros internacionales. Este nuevo sistema político no sólo utiliza las viejas trampas priistas, como la compra del voto, la manipulación mediática del duopolio Televisa-Tv Azteca y el control partidista de los institutos y tribunales electorales, sino que depende en lo fundamental del sustento político que le dan EU y otros gobiernos poderosos que saquean al país; este nuevo sistema crea nuevas formas de violencia y despotismo, y lleva al poder a los enemigos de la Naturaleza, las culturas y el tejido social: lleva al poder a la escoria social, a verdaderos criminales. Este nuevo sistema político, voraz, depredador y antidemocrático,  representa una gran amenaza para los habitantes de la Cuenca del Valle de México y sus bienes comunes: suelos, agua, aire, cultura, tejido social, ámbitos de la comunidad.    

Frente a este panorama, no debe sorprendernos  que se multipliquen y se fortalezcan las protestas y las resistencias vecinales, contra los actos de los gobiernos delegacionales, municipales, estatales y del gobierno federal; contra las nuevas legislaciones aprobadas por los diputados y senadores de todos los partidos y contra los partidos mismos. Tampoco debe sorprendernos que se desarrolle la economía informal y que aparezcan  y se diversifiquen las iniciativas para introducir los cultivos de hortalizas en ventanas, terrazas, azoteas, jardines, huertos urbanos; la venta en tianguis especiales de hortalizas cultivadas en la cercanía de la ciudad; la compra-venta de productos artesanales fabricados en la misma cuenca; la movilidad metabólica: la caminata o el viaje en bicicleta; la captación de agua de lluvia; la depuración domiciliaria del agua; los excusados ecológicos; la separación de los residuos en la fuente y su acopio o tratamiento en la cercanía; la educación y la salud en casa o en  la cercanía; las comunas o cohabitación; las asambleas en la plaza pública de los pueblos, barrios, colonias. Para sobrevivir a la terrible degradación ecológica, social, económica y política en curso, es necesario dar soluciones locales a los problemas globales o mundiales, por medio de dos tipos diferentes de esfuerzo: el cambio en el modo de vida de las comunidadesy la resistencia contra los proyectos, las políticas, los programas, las normas y las leyes impulsadas por los gobiernos y los partidos.

La integración de estos esfuerzos, por medio de asambleas vecinales, debería conducir al establecimiento de consensos vecinales mínimos; es decir: de lo que debería hacerse en la comunidad para garantizar la sobrevivencia de la misma- y a la definición de la interdependencia de la comunidad, con otras comunidades en la misma delegación o municipio, o en la cuenca o cuencas vecinas. Todo pueblo, ejido, barrio o colonia debería asegurar su abasto de agua y alimentos limpios y de formas de calentamiento e iluminación, en casos de emergencia; debería asegurar su integridad territorial, la seguridad de las personas que allí residen, la limpieza de sus suelos y sus aguas, el cuidado de sus árboles,  parques y jardines, animales, niños, mujeres y ancianos.  Estas consideraciones constituyen la base de la  autonomía comunitaria y de la interdependencia entre comunidades de la cuenca; sólo con el apoyo de otras comunidades cercanas y lejanas puede sobrevivir una comunidad. La supervivencia y prosperidad de una comunidad de la Cuenca del Valle de México depende de su interdependencia con las demás comunidades. La supervivencia de la Cuenca del Valle de México depende de su interdependencia con las demás cuencas del país. Sin embargo, una comunidad con suelo, agua, aire envenenado, contaminado no puede sobrevivir y sus habitantes están condenados a migrar a otras comunidades lejanas en las que pueden enfrentar grandes sufrimientos; tampoco puede sobrevivir sin arraigo y fuertes relaciones comunitarias de sus integrantes. Para sobrevivir, una comunidad requiere una buena relación con la ecología, con la Naturaleza; necesita volverse una comunidad ecológica o ecomunidad. Los pueblos, ejidos, barrios y colonias de la Cuenca del Valle de México deberían trabajar  prioritaria y permanentemente en los asuntos del agua, del suelo, del aire, de las plantas y los animales. Sin este principio político las comunidades no pueden sobrevivir a los desastres mundiales y locales que se avizoran para los próximos años. La comunidad fue la primera víctima de la industrialización del mundo.   

Pocos pueblos, ejidos y barrios de esta cuenca son realmente comunidades: han sido devastados por los cambios en el uso del suelo, las nuevas infraestructuras, las migraciones, la industrialización y por la violencia de gobiernos y grandes empresarios pasados y presentes: quedan en ellos pocas personas cuyos abuelos y bisabuelos vivieron allí mismo; quedan pocas relaciones que sirvan para realizar fiestas y conservar las tradiciones; queda poca vida campesina en la cuenca. Las colonias no son propiamente comunidades: son urbanizaciones dormitorio en las que existen muy débiles relaciones comunitarias. No obstante, las diversas agresiones gubernamentales y empresariales han ido creando cierto acercamiento entre los vecinos, lo que permite suponer que pueden llegar a tener cierta integración comunitaria debido a los desastres mundiales y locales que se avizoran para los próximos años. Las catástrofes educan a las comunidades, los pueblos y las naciones. Sin embargo, es posible evitar  la dureza de las catástrofes, con el reconocimiento de que se vive mejor en una comunidad madura, integrada a otras comunidades maduras y en buena armonía con la Naturaleza.  Muchas fuerzas conspiran contra la existencia de comunidades unidas por lazos de solidaridad y de comunidades ecológicas, sin embargo, los vecinos deberían hacer un esfuerzo de gran calado, para lograr que sus comunidades lo sean.     

La autonomía comunitaria se construye por medio del consenso vecinal sobre el modo de vida más adecuado a la historia, clima, situación geográfica de cada pueblo, ejido, barrio o colonia; se define por lo que NO QUIEREN que se haga en su territorio. Las decisiones deben ser tomadas por los afectados por las decisiones. El consenso vecinal nace de un dialogo permanente cara a cara, de los grupos vecinales de la comunidad; del acuerdo de grupos vecinales existentes en la comunidad. Mientras más grupos vecinales existan en la comunidad habrá mayor nivel de autonomía. Este proceso político hacia la autonomía comunitaria puede ser producto tanto de la cultura existente en viejas comunidades, como de las resistencias contra las agresiones gubernamentales y empresariales.  En años recientes, se perfila una lucha política de naturaleza diferente a la convencional: la lucha política en parte no partidista y en parte antipartidista de los vecinos de los pueblos, ejidos, barrios y colonias. No partidista, en la medida que representa una coalición de afectados por un mismo problema concreto- un megaproyecto, norma, programa o ley- y antipartidista en la medida que se opone al sistema económico y político que padecemos, a la excesiva dependencia de entidades muy lejanas, como gobiernos de potencias extranjeras, organizaciones financieras, como la OCDE, el Banco Mundial, el FMI, el G-7. De esta forma, la lucha local participa de debates mundiales frente al libre comercio, el desastre climático, la guerra monetaria, financiera, económica, cultural y otros procesos políticos que amenazan a todos las comunidades territoriales del mundo. La lucha por la autonomía de los pueblos, ejidos, barrios, colonias de la Cuenca del Valle de México exige por lo tanto esfuerzos ecorregionales, regionales, nacionales e internacionales; exige una organización compleja adecuada a la complejidad de la nueva situación del mundo.

La rapidez de la devastación ecológica, social, económica, política y cultural es tan grande en la Cuenca del Valle de México que se requieren esfuerzos extraordinarios para hacer frente a esta situación crítica. Es urgente crear una plataforma política extraordinaria que pueda realizar esta tarea con mayores posibilidades de éxito. Se trataría de una plataforma política de naturaleza muy diferente a las creadas por los partidos que son habitualmente enemigos de la ecología, el medio ambiente, el tejido social, la economía de los más débiles y la democracia. Para ello es necesario establecer principios para la acción política que puedan dar consistencia a esta tarea fundamental y  considerar los obstáculos que existen para lograr la autonomía de las comunidades de esta cuenca, como lo son la jurisprudencia nacional, las legislaciones estatales y nacionales, las estructuras gubernamentales, incluyendo a los partidos y a las organizaciones vecinales o locales creados por ellas, como lo son los comités ciudadanos o de participación ciudadana. Además, considerar las propuestas de los partidos, con respecto a la autonomía de la ciudad de México y los manejos de cuenca para el agua, el transporte, la limpia, la biodiversidad, la calidad del aire, las culturas.

Para avanzar en este camino, es indispensable que la acción política a favor de la autonomía de las comunidades de la Cuenca del Valle de México sea presidida por los siguientes principios:

  1. Autonomía de los pueblos, ejidos, barrios y colonias de la Cuenca del Valle de México: No al aislamiento, a la fragmentación política, a la división partidista de los vecinos: Solidaridad, reciprocidad, complementariedad entre las comunidades: libertad de acceso al agua: libertad de cultivar alimentos; libre tránsito de personas; libre asociación, libertad de expresión.

  2. No partidismo: no participan en la organización vecinal y regional militantes de partido o de organizaciones directamente ligadas a un partido (corporativos partidistas)

  3. Nada contra la calidad del aire, del agua y de los suelos;

  4. Nada contra los vestigios arqueológicos, los monumentos históricos y las edificaciones de valor arquitectónico.

  5. Nada contra la integridad de los pueblos, ejidos, barrios y colonias de la Cuenca del Valle de México

     

México, DF  30 de mayo de 2015

ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México

 Adriana Matalonga, Edith Gutiérrez; Gustavo Romero; José Ignacio Félix Díaz; Mauricio Villegas; Red en Defensa de la Ciudad de México

 Adriana Gómez,  David Jiménez, Eduardo Farah, Gabriela Vega, Gabriel Valencia, Guadalupe Tron, Heriberto Salas, Patricia Carrera, Ricardo Zuñiga.

¡Salir del petróleo! 

Ana María Yustis, Edgardo Mota, Rodolfo Buentello

domingo, 31 de mayo de 2015

Votar en México 2015

Votar en México, en 2015, implica legitimar, validar, al súper corrupto sistema político mexicano, a los criminales de cuello blanco que se ostentan como gobernantes, senadores, diputados y a las perversas legislaciones, códigos, institutos y tribunales electorales que ellos nos imponen, a los descomunales fraudes electorales del 2012 y 2006, a la malvada y corrupta "oposición política" que le hace el juego, le da apoyo para subsistir al podrido sistema político mexicano, a la farsa electoral de 2015 que implica gastos electorales exorbitantes y la creación del voto más caro del mundo, a la política de seguridad que provoca desde 2006 la muerte violenta de cientos de miles de personas, la desaparición forzada de decenas de miles de personas, las matanzas de Tlatlaya e Iguala, a la política económica que facilita el saqueo del petróleo, minerales , biodiversidad y otros bienes comunes y que lleva a la miseria extrema a millones de mexicanos. Implica hacerse cómplice del sometimiento del estado mexicano a gobiernos y poderes extranjeros y a la corrupción y la impunidad que aniquila a México. Hay circunstancias históricas en las que votar perjudica a la democracia y al cambio benéfico: 2015 acarrea demasiada historia de fraude electoral: el fraude que coloca a México como el histórico país del fraude electoral por excelencia; demasiada historia de mentira, engaño, burla, robo, despojo, desprecio por la mayoría de la población.  

No me uno a campañas políticas impulsadas por militantes o defensores de partidos o candidaturas. No busco en estas campañas un empleo o un mejor empleo o un negocio "publico-privado". 

Propongo, donde pueda, abstenerse de votar en 2015, para poder declarar publicamente con justicia que quienes resulten electos en estas elecciones ¡NO NOS REPRESENTAN! ¡SON ESPURIOS! 
----------------------------
Miguel Valencia

#Ecomunidades -- Alternativas frente a la negación del #Desastre Climático y #Ambiental del Mundo- Posición de ECOMUNIDADES y la Red En Defensa de la Ciudad de México

Alternativas frente a la negación del Desastre Climático y Ambiental del Mundo

Posición de ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca del Valle de México y de la Red en Defensa de la Ciudad de México, resultante del debate en el desayuno-conversatorio del 22 de abril, Día de la Tierra y quinto aniversario de la integración del Klimaforum10, cumbre de los pueblos, paralela a la cumbre del clima de las Naciones Unidas de 2010, en Cancún, QR, la COP-16, y de la consulta del borrador realizada entre el 24 de abril y el 5 de mayo de 2015.

¿Qué cosa o parte de la ecología o de la Tierra no ha sido contaminada, devastada, desquiciada, por la pavimentación, el bombeo de agua, la industrialización, la urbanización, la ciencia y la tecnología, el progreso, el desarrollo, el crecimiento económico? ¿Por qué el clima de la Tierra no podría ser alterado radicalmente por los gases, humos, contaminaciones, producidas por los transportes, la generación de electricidad, la gigantesca actividad ganadera, el bombeo de agua de los últimos 30 años; por la industrialización del mundo?  ¿Por qué la producción descomunal de basura, residuos tóxicos o peligrosos; las colosales descargas diarias de aguas envenenadas a los ríos, humedales, lagos, lagunas, mares; las excesivas emisiones de gases y micropartículas, de los últimos 50 años no iban a desquiciar en algunas décadas los fundamentos de la vida en la Tierra y detonar el colapso ecológico mundial en el que ahora vivimos? La Tierra absorbe ahora más energía del Sol de la que devuelve al espacio. Este desequilibrio energético de la Tierra es el más grande problema que haya confrontado la especie humana. Estamos sólo al inicio de sus consecuencias, pero, todos los indicadores ambientales están en rojo: desastre climático, acelerada desaparición de especies; excesiva contaminación del aire, del agua, de los suelos; agotamiento de los regalos de la Naturaleza; muerte de los ríos, lagos, lagunas, humedales y muchas cosas más. Y no olvidemos los riesgos de las nuevas tecnologías: acumulación de desechos nucleares; contaminaciones genéticas irreversibles, la "nube" nanotecnológica.

De acuerdo con los reportes del profesor Belpomme[1] en torno a los canceres y a los análisis del profesor Narbonne, toxicólogo renombrado, el fin de la humanidad podría acaecer mucho antes de lo previsto, hacia 2060, por la esterilidad generalizada del esperma masculino bajo el efecto de los pesticidas y otros contaminantes orgánicos persistentes, COP, entre los cuales están los cancerígenos, mutagénicos, reprotoxicos, CMR.  El Grupo Intergubernamental para el Cambio Climático estima que la temperatura planetaria media podría aumentar de aquí al fin del siglo un 5.8%, o sea el doble de las previsiones anteriores: unos 4 grados. El Instituto de investigación meteorológica británico estima que el aumento podría ser de 8.8 grados. La pregunta no es la de saber si la Tierra va a resentir cambios climáticos, sino hasta que temperatura se puede elevar la superficie de la Tierra sin que los equilibrios de la vida se paralicen o se desquicien.   Nos deslizamos cada día con mayor rapidez hacia el precipicio, hacia la catástrofe. De acuerdo con Sir Martín Rees, titular de la cátedra de Newton en Cambridge, sólo hay un 50% de posibilidades de que  la especie humana sobreviva este siglo[2]. Nos dice" La interconexión creciente de nuestro mundo es vulnerable a nuevos riesgos, "bio" "ciber", terror o error". Los países europeos requieren 3 planetas Tierra para sostener su modo de vida, los estadounidenses requieren siete planetas Tierra. Sin embargo, nuestros gobernantes  aprueban la aplicación de tecnologías que dañan mucho más el clima, los acuíferos, los suelos, los ríos, como lo es el fracking para la extracción de gas y petróleo shale; están dispuestos a dejar en ruinas grandes territorios, con tal de poder ofrecer gas y petróleo barato y construir megaproyectos;a conducir a la enfermedad y la muerte temprana a cientos de millones de personas, con tal de evitar la desaparición de los pesticidas, la agroindustria, la industria automotriz, la industria eléctrica, el libre comercio; a crear guerras nucleares, biológicas, climáticas, con tal de que sobrevivan los bancos, los estados-nación, la sociedad de crecimiento. El desastre climático, que puede desencadenar terribles guerras, migraciones,  hambrunas, epidemias, rebeliones, caídas de gobiernos, es la consecuencia de más de 250 años de industrialización y de desarrollo tecnocientífico.

 No sólo los hermanos Koch, famosos supermillonarios, o el partido Republicano, o diversos científicos de poca relevancia internacional niegan la existencia o el origen industrial, tecnológico, del desastre climático, también lo niegan, por su conducta, sus acciones, la mayor parte de los grandes empresarios, los políticos más poderosos, y una buena parte de los académicos del mundo. No lo niegan explícitamente, lo ignoran, pues carecen de elementos científicos para negar lo que los indígenas, los campesinos y los meteorólogos descubrieron hace muchos años, por estar cercanos a los procesos de la Naturaleza; lo niegan con su rechazo a reconocer que no tiene futuro el modo de vida de los países desarrollados, especialmente el de Estados Unidos,  la producción industrial del mundo y la sociedad de crecimiento. De no ser así, estaríamos ya involucrados en una movilización mundial como si la Tierra fuera invadida por extraterrestres. Sin embargo, este negacionismo de los políticos, los grandes empresarios y de buena parte de los académicos no es el único en el mundo: una buena parte de la sociedad, la más dañada por la "educación" que ofrecen las escuelas, la propaganda que difunden las televisoras y  un modo de vida consumista, niega la existencia o el origen industrial del desastre climático: sueña que la tecnociencia resolverá la amenaza, no quiere aceptar que el uso del auto, del avión, del tren de alta velocidad provoca el desastre climático; no comprende que el consumo de carnes rojas es causa central del desastre climático, no quiere aceptar que aquello que llaman progreso, desarrollo, ciencia y tecnología, crecimiento económico, produce el desastre climático, el colapso del medio ambiente y la catástrofe hídrica.

El desastre climático, la catástrofe ambiental e hídrica mundiales, no son procesos aislados, sino que vienen acompañados de otras catástrofes, como  la social, la económica, la política, la institucional y la cultural. Hace más de un siglo que desapareció la civilización occidental: las legislaciones del mundo hoy son más contrarias a los derechos humanos, a la democracia, a la convivencia entre los pueblos. La  economía lleva a su destrucción a los valores, la democracia, los derechos, las subsistencias de la gran mayoría de la población. En la opinión mayoritaria de los más ricos del mundo, sobran las tres cuartas partes de la población humana y se aplican para que desaparezcan. El desastre ecológico mundial es sólo un reflejo  del estado desastroso, miserable de las mentes de los poderosos, quienes, como Sansón, están dispuestos a morir llevándose a la muerte a todos los seres humanos. Un ambiente de enfermedad y muerte invade al mundo como consecuencia de la fundación de los bancos hace más de 800 años, de la creación de la propiedad privada de la tierra y de la creación del empleo, de las llamadas falsas mercancías, según  Karl Polanyi.

La colonización de las mentes por las ideas de la economía- el concepto de la escasez- impide ahora la movilización general del mundo en la defensa del clima, del medio ambiente y de las fuentes del agua limpia. La percepción de la escasez en la que hemos sido educados desde la infancia, preside la vida diaria de las mentes más influyentes del mundo; por todos lados vemos escaseces  y valoramos mucho las ambiciones económicas, el tener o poseer más, más grande, más rápido;  aceptamos colocar a la productividad de las empresas por encima de la productividad de la Sociedad y de la Naturaleza; miramos sin sobresaltos las grandes talas de árboles, para construir trenes, carreteras, centros comerciales;  aprobamos que los gobiernos tengan como objetivo principal el crecimiento económico. Y despreciamos lo que no es escaso, por lo que llegamos al absurdo de convertir al agua y el aire limpios en mercancía. A todo queremos ponerle precio, para darle valor. Hemos aprendido desde hace décadas a ignorar la desaparición de decenas de miles de especies vegetales y animales; a tolerar la contaminación de mares, ríos, lagos, lagunas, humedales; a ver con indiferencia la eliminación de los bosques y selvas, la producción de millones de toneladas diarias de basura y de cientos de toneladas diarias de residuos tóxicos y peligrosos.  Hemos aprendido a despreciar la pérdida de convivencia derivada del uso del celular, el auto, el empleo, la urbanización, la industrialización de la vida.  

 A lo largo de cuatro siglos, el pensamiento económico, la economía, se convierte en una religión que toma el control de las mentes dominantes del mundo y desplaza y degrada a todas las demás religiones. La economía de la ciudad, del país, del mundo, creada por los seres humanos, escapa desde hace siglos del control de la sociedad y se mueve cada día con más autonomía, como un autómata que impone sus caprichos a la humanidad: aquellos que se "benefician" con su operación pierden contacto con la realidad y al igual que un copiloto depresivo, llevan a una muerte atroz a decenas o cientos de millones de personas, ya sea por medio de guerras o por medio del consumo de alimentos industrializados. El famoso 1% de la población que tiene el control del mundo no tiene la intención de hacer cambio alguno en la ruta hacia el Apocalipsis. No podemos esperar de ellos alguna acción que no sea de muerte y destrucción.

En 2010, gracias al encargo del comité organizador del Klimaforum09, cumbre de los pueblos realizada en Copenhague durante la cumbre del clima de las Naciones Unidas la COP-15, organizamos el Klimaforum10 de Cancún, con base en una plataforma política sometida a consenso que finalmente quedó así:

1) El cambio climático es un eufemismo gubernamental, la realidad es que existe un desastre climático.

 2) No hay solución tecnológica para el desastre climático; los gobiernos y las grandes empresas sólo pueden ofrecerFalsas Soluciones a este predicamento. Es necesario cambiar la visión del mundo, descolonizar el imaginario social de las ideas de la escasez y la economía.

 3) No hay solución estatal, gubernamental, para el desastre climático, sólo los pueblos, los ejidos, los barrios, las colonias pueden ofrecer las soluciones que requiere su historia y topología.

4) Reducción radical del consumo de los poderosos y de la producción industrial; eliminación del modo de vida de los países desarrollados, especialmente de EU.

5) Dejar bajo tierra el petróleo, el gas, el carbón y otros regalos de la Naturaleza.

 6) Desnuclearizar el mundo.

 7) Apoyar el desarrollo de pequeñas soluciones al desastre climático que den prioridad a lograr un muy bajo consumo de electricidad, gas, gasolina; que tengan alto contenido artesanal; que garanticen la subsistencia de los más vulnerables; que fortalezcan a la comunidad territorial donde se aplican; que sean críticas del mundo industrial  y consumista moderno.  

En noviembre-diciembre de 2015 tendrá lugar la mega cumbre del clima, la COP-21 de Paris en la que algunos gobiernos esperan se den acuerdos significativos relacionados con la reducción de las emisiones que afectan el clima de la Tierra. La mayor parte de los científicos del mundo exigen estos acuerdos que ahora pueden ser ya muy pequeños y muy tardíos. No hay hasta el momento indicio alguno de que realmente se puedan conseguir estos acuerdos. Todas las cumbres del clima han sido decepcionantes por la intervención perversa de los gobiernos poderosos encabezados por el gobierno de EU.  En cambio estos gobiernos realizan grandes esfuerzos de mercadotecnia política para aparentar que están muy preocupados por el desastre climático. Inventan conceptos de fantasía como la economía verde, el crecimiento verde, precedidos por otros creados previamente, como lascompensaciones,(offsets), los mecanismos de desarrollo limpio, los REDD plus o reducciones de emisiones por deforestación y degradación, el desarrollo sustentable, la ecoeficiencia, conceptos que han servido para maquillar de verde a los esfuerzos gubernamentales y empresariales, pero que no tienen efecto significativo en la contención de la guerra contra el clima de la Tierra y contra los pobres, conducida por los banqueros y los políticos. Literalmente, los esfuerzos gubernamentales y empresariales para enfrentar el desastre climático, ambiental e hídrico son hasta la fecha un engaño, no sirven sino para fingir que se hace algo.

No es posible lograr avance alguno en los asuntos climáticos, ambientales e hídricos sin la necesaria descolonización del imaginario social, sin  el abandono de la religión de la economía que se traduce en el rechazo al culto a la ciencia y la tecnología, a la tecnociencia que producen las grandes organizaciones publico-privadas, a la tecnología que destruye la relación entre las personas; que se traduce en la resistencia a la pavimentación, la industrialización y el crecimiento económico; en la denuncia de la productividad y la competitividad empresarial; en el reconocimiento del potencial de los pueblos, las comunidades en la solución de sus problemas sin la intervención de los gobiernos nacionales. En el rechazo a la escolarización, las certificaciones y  los servicios mercantilizados. La descolonización del imaginario implica entender que el imaginario dominante es sistémico, lo que significa que los valores actuales son suscitados, estimulados, por el sistema económico y que en contrapartida refuerzan al mismo sistema. La clave está en cuestionar lo que está detrás del sistema económico, como la concepción del tiempo, del espacio, de la vida, de la muerte. Paul Aries, gran teórico del descrecimiento dice El discurso del crecimiento se fundamenta en el engrandecimiento del espacio como condición de su banalización mercantilista" Según la fórmula de Jacques Ellul , "la contracción del espacio preludia su intensificación humana". Es necesario un descentramiento cognitivo: la desconstrucción del progreso y el progresismo; entender lo que perdemos con el progreso y el desarrollo, en breve, repensar la idea de educación. El descrecimiento propone líneas de trabajo que favorecen este cambio de actitud: la revalorización de las relaciones humanas y nuestra relación con la Naturaleza; la reconceptualización de la riqueza y la pobreza; la restructuración de las relaciones económicas, la redistribución de la riqueza y el trabajo, la relocalización de la vida y la economía( consumir lo que se produce en la cercanía, producir lo que se consume en la cercanía), la reducción radical de nuestros tiempos de trabajo y consumos de agua, energía, metales; la reutilización de los objetos; el reciclamiento de edificaciones, equipos, instrumentos. Cambios de mentalidad y de modo de vida.  

México, DF  26 de mayo de 2015

ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México: Adriana Matalonga, Edith Gutiérrez; Gustavo Romero; José Ignacio Félix Díaz; Mauricio Villegas; Rodolfo Buentello

Red en Defensa de la Ciudad de México.-  Adriana Gómez,  Ana María Yustis, David Jiménez, Edgardo MotaEduardo Farah, Gabriela Vega, Gabriel Valencia, Guadalupe Tron, Heriberto Salas, Patricia Carrera, Ricardo Zuñiga.  

 


[1] Ces maladies creés par l'homme, Dominque Belpomme, Albin Michel, París2004

[2] Rational Choice Before the Apocalypse, Jean Pierre Dupuy, For Jean Robert, La Mirada Invertida. 

Foro en defensa del agua en San Pedro Atlapulco, EdoMex


Estado y elecciones:- Javier Sicilia


lunes, 25 de mayo de 2015

#Ecomunidades Opciones vecinales ante colapsos que matan la Cuenca del Valle de México

Opciones vecinales ante los colapsos que matan las bases de la vida en la Cuenca del Valle de México.

Posición de ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México y de la Red en Defensa de la Ciudad de México,  sometida a debate en el desayuno-conversatorio del 9 de abril de 2015 y a consulta entre los integrantes y simpatizantes de estas redes hasta el 30 de abril

La excesiva pavimentación de la Cuenca del Valle de México eleva demasiado la temperatura ambiente; impide la infiltración de agua; fomenta las inundaciones, la violencia y los accidentes; contamina las aguas; elimina áreas verdes; desertifica el territorio; degrada el ambiente y la ciudad. El transporte mata a demasiados animales, árboles y personas ; elimina a ríos, barrancas, humedales y a las áreas verdes; altera mucho el uso del suelo; segrega a los débiles;  daña el clima de la Tierra; consume más de cuatro horas diarias, en promedio; contamina el aire en exceso; enferma e incapacita a muchas personas; degrada la vida. Los excusados, los tubos, los drenajes, las bombas, devastan, aniquilan, los freáticos, los manantiales, los ríos, los lagos, los humedales, los suelos, los subsuelos, las matrices del agua, la biodiversidad,  fomentan el desperdicio  del agua, consumen demasiada energía,  cancelan la libertad de acceso al agua, elevan indebidamente los costos del agua. La industria y los servicios de esta megalópolis consumen demasiada electricidad, gas, gasolina, agua y metales; contaminan en exceso los suelos, el agua y el aire; producen demasiados residuos tóxicos o peligrosos. La concentración de población en la Cuenca del Valle de México destruye rápidamente las bases de la vida en este territorio y crea excesivos riesgos y problemas.

 Los nuevos megaproyectos destruyen rápidamente los regalos de la naturaleza en este territorio, como sucede con: el nuevo aeropuerto de la ciudad de México, el Tren México-Toluca, las ZODES o zonas de desarrollo especial, como la "ciudad del conocimiento", la "ciudad de la salud", la "ciudad administrativa", el estadio de beisbol de los Diablos Rojos en las áreas verdes de la ciudad deportiva de la Magdalena Mixhuca, las graderías del autódromo Hnos. Rodríguez para el Gran Premio de México sobre estas mismas áreas verdes de la ciudad deportiva, el gran deprimido en el cruce de Insurgentes y Río Mixcoac, la autopista urbana oriente, la construcción del segundo piso del periférico sobre Xochimilco, el nuevo drenaje profundo, los incineradores, rellenos sanitarios y confinamientos de residuos peligrosos en los municipios conurbados de los estados de México e Hidalgo, la introducción de tubos para el gas natural FENOSA en diversas colonias de la ciudad de México, el proyecto de norma 26 de vivienda, las leyes de desarrollo urbano y de movilidad del DF. Existen más de 60 de movilizaciones vecinales contra proyectos o decisiones gubernamentales que atentan contra la integridad de pueblos, ejidos, barrios, colonias de la Cuenca.

En la Cuenca del Valle de México mueren los acuíferos, los lagos, los ríos, los humedales, los glaciares, los bosques, los suelos, las especies vegetales y animales. Se desperdician como nunca antes el agua, la electricidad, el gas, la gasolina, los metales, las maderas. Se elevan periódicamente los daños ocasionados por el desastre climático, el libre comercio, la delincuencia organizada. Aumentan las amenazas de explosiones, derrames, dispersión de isotopos radiactivos. Desaparecen los monumentos, las casas de valor arquitectónico. Muere el tejido social, la seguridad personal, las culturas, los saberes milenarios, las fiestas, las tradiciones, el buen vivir. Se elevan las migraciones hacia este territorio y fuera de él; suben mucho los niveles de alcoholismo, suicido, depresión, angustia, stress, violencia intrafamiliar, escolar, laboral, urbano; se mantienen muy elevados niveles de pobreza, desigualdad, hambre, miseria, desempleo.

La economía destruye ahora demasiadas familias, lanza fuera de la escuela y de la Ley a muchos jóvenes y sólo favorece a grandes inversionistas. Aumenta la violencia y la ilegalidad de la policía y el ejército. El contubernio gobierno-empresarios se endurece, criminaliza la protesta contra sus negocios y utiliza la fuerza pública en gran escala. Se eleva la corrupción de los funcionarios públicos, legisladores y jueces; también,  el tiempo perdido en trámites, las complicaciones administrativas. Se multiplican las inversiones público-privadas, los conflictos de interés, las normas y leyes impuestas por los inversionistas y los grandes empresarios. Los partidos, los gobiernos, las legislaturas, los tribunales no representan a los habitantes de este territorio: están al servicio de los grandes inversionistas y empresarios. Muere el respeto por la naturaleza, por el ser humano; se vuelven valores positivos principales la agresividad, el cinismo, la seducción, la manipulación, la capacidad de dar golpes cada día más bajos, la indiferencia ante el sufrimiento de los demás, el consumismo, la riqueza a cualquier precio. Estamos ante las primeras fases del colapso ecológico, hídrico, climático, ambiental, urbano, social, económico, político y simbólico de la Cuenca del Valle de México. Estamos frente a una catástrofe de categoría mundial. Nos precipitamos hacia un abismo sin que las autoridades, los medios y las escuelas informen de la gravedad de la situación que vivimos en este territorio, pues ellos lo han creado, para su beneficio.

Opciones vecinales ante los colapsos en la Cuenca del Valle de México y en el mundo.

  1. Tomar conciencia de la gravedad de la situación que vive la Cuenca del Valle de México, el país entero y el mundo,  especialmente en lo que concierne a la ecología, el medio ambiente, el tejido social y las culturas. Reconocer que se vive en una urbanización inaceptable por todos conceptos; que nada bueno augura la situación en la que vivimos los habitantes de la Cuenca del Valle de México.

  2. Tomar conciencia de sí, de la propia vida; de la vida infernal que llevamos en la Cuenca del Valle de México; de la violencia que nos rodea; reconocer que la única manera de cambiar lo que nos rodea es cambiar la propia vida, que por medio de nuestros consumos contribuimos a la destrucción de nuestro entorno, a la guerra contra la naturaleza y las culturas, a la aniquilación de todo lo amable que da sentido a la vida.  Admitir que el uso del celular, el automóvil o el avión o el consumo de bebidas embotelladas o comida chatarra,  la compra de productos en WalMart o en OXXO ayudan mucho destruir la ecología, el ambiente y nuestra vida. 

  3.  Aceptar que para tener una vida mínimamente sana, plena, vigorosa, alegre, necesitamos flores, ramas, pájaros, manantiales, mariposas, venados, tlacuaches, víboras, arroyos, ríos, lagos, bosques, freáticos, glaciares,  aire limpio; necesitamos una ecología y un ambiente liberados de autos, camiones, bombas; necesitamos comunidades unidas por fuertes lazos de solidaridad y libertad; comunidades estables, creativas, con tradiciones y cultura propia, con mezcla íntima de generaciones; Para vivir bien, necesitamos mucha mayor cercanía con las plantas y los animales, con la vida silvestre.

  4. Admitir que los pueblos, los ejidos, los barrios, las colonias, son las víctimas principales de los procesos de urbanización, industrialización y crecimiento económico. Aceptar que estos procesos imponen dolorosas migraciones y destrucción de historias, tradiciones, saberes, culturas, monumentos, obras de arte, riquezas ecológicas. Admitir que estos procesos son como el cáncer; es decir: que conducen a la muerte de todo lo que nos rodea y la da sentido a la vida. La productividad que las provoca es enemiga de la ecología.

  5. Tomar conciencia del origen de estos grandes colapsos: el histórico mal uso de la ciencia y la tecnología que desde hace siglos funciona principalmente para hacer la guerra a la naturaleza, las culturas milenarias, los pobres; para hacer ganar poder y dinero a una muy pequeña minoría menor al 1 % de la población. Con el fin de realizar estas guerras multidimensionales, se exaltan los logros de la ciencia y la tecnología, las vidas que salva, lo mucho que beneficia a nuestras vidas,  pero se ocultan las vidas que se pierden por sus creaciones, como la energía nuclear, los transgénicos, la nanotecnología, los transportes y las riquezas que perdemos por estas creaciones. El culto a la ciencia y la tecnología es hoy la causa principal de la destrucción ecológica y ambiental de la Tierra y desde luego, de la Cuenca del Valle de México.

  6. Aceptar que se necesita considerar la opinión de las comunidades de la Cuenca del Valle de México en su conjunto, para defenderlas con éxito. Admitir que la ciudad de México sufre una gran contaminación del aire por las partículas y gases que se producen en el conurbado de los estados de México e Hidalgo, que comparte en buena medida las mismas fuentes de agua, el mismo sistema de transporte, el mismo clima, la misma contaminación del aire.

  7. Aceptar que las grandes obras, programas y violaciones a la ley que dañan severamente a las comunidades territoriales, nacen de acuerdos gubernamentales con banqueros y grandes empresarios nacionales e internacionales: no son de utilidad pública. Los vecinos de estas comunidades no pueden frenar ni modificar estas agresiones gubernamentales por sus propios medios, por lo que es necesario crear ligas, alianzas, frentes, coordinaciones de afectados en cada cuenca del país, para conseguir algún resultado positivo. Aceptar que los megaproyectos, la urbanización, la industrialización y el crecimiento de la población y el crimen en el conurbado de los estados de México e Hidalgo afecta muy directamente a la ciudad de México; que tanto el gobierno del DF, como la asamblea legislativa del DF son notoriamente incapaces de defender a la ciudad de México de las afectaciones que produce su conurbado. 

  8. Reconocer que no hay solución gubernamental, legislativa, judicial a estos grandes colapsos de la Cuenca del Valle de México, dentro del Estado mexicano vigente: los partidos que tenemos son en estos momentos grandes beneficiarios de esta situación, por lo que sistemáticamente mienten, engañan, desinforman, niegan la realidad, bloquean a quien quiera decir la verdad de nuestra situación. Las votaciones han perdido sentido en México, por la miseria en la que se encuentra una gran parte de la población, condición que facilita la compra del voto; por la escandalosa desinformación que impone el duopolio televisivo, condición que facilita la manipulación de la opinión pública; por la histórica subordinación de los gobernantes, legisladores y magistrados a grandes poderes extranjeros y nacionales, condición que facilita la realización de grandes fraudes electorales, como los perpetrados en 2006 y 2012. Votar en México en 2015 significa validar, legitimar, honrar, hacerse cómplice de los políticos criminales que crean los códigos y leyes electorales que garantizan la permanencia del calamitoso estado en el que nos encontramos.

  9.  Aceptar que los partidos, los gobiernos, las legislaturas, los tribunales, federales y locales, crean el desastre ecológico, ambiental, climático, urbano, social, económico, político y simbólico de la Cuenca del Valle de México. Admitir que no se puede esperar nada bueno de estas "instituciones", pues están  al servicio de los banqueros y los grandes empresarios nacionales e internacionales.

  10. Aceptar que se requiere una estrecha colaboración vecinal, con el fin de impulsar una movilización permanente, para frenar los megaproyectos, los programas, las normas, las leyes, las reformas que destruyen los pueblos, ejidos, barrios y colonias de esta Cuenca; crear organizaciones vecinales autónomas, para impulsar la defensa de las comunidades, por medio de micro proyectos sobre hortalizas(huertos urbanos), captación de agua de lluvia, movilidad metabólica, generación de electricidad, restauración y remodelación de edificaciones, entre otros; desarrollar una intensa participación vecinal, por medio de reuniones cara a cara por calles, plazas, jardines; organizaciones de municipio o delegación, de zonas, de la ciudad, de la Cuenca en su conjunto. Reconocer que la libertad y la espontaneidad dentro de los pueblos, los ejidos, los barrios, las colonias permite crear las autonomías locales. La espontaneidad no elimina el aprendizaje: cada persona o comunidad aprende de sus errores. Aceptar que el único recurso de importancia que tienen hoy en día los vecinos, para defender sus comunidades, es el de la desobediencia civil, preconizada por Thoreau, Gandhi, Martin Luther King.

México, DF  15 de mayo de 2015

ECOMUNIDADES, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México: Adriana Matalonga, Edith Gutiérrez; Gustavo Romero; José Ignacio Félix Díaz; Mauricio Villegas; Rodolfo Buentello

Red en Defensa de la Ciudad de México.-  Adriana Gómez,  Ana María Yustis, David Jiménez, Edgardo Mota,Eduardo Farah, Gabriela Vega, Gabriel Valencia, Guadalupe Tron, Heriberto Salas, Patricia Carrera, Ricardo Zuñiga.